La Liberación del Monstruo

Sobre el fondo de una carta manuscrita, amarillenta por el tiempo, aparece la imagen de una especie de monstruo, levemente difuminada. Lo más significativo de este son sus imponentes hombros desnudos; una perilla blanca y muy larga; y los ojos blancos y relucientes. Su pose es descarada mirándote de frente.
Composición a partir de las imágenes de: Artemtation en Pixabay (Fondo); Kalhh en Pixabay (Monstruo).

Buenos días, no van a ser, inspector Kelly.

Tampoco le diré que deseo que se encuentre bien al recibo de esta misiva, porque sé perfectamente que no es así. Cada una de las cartas que le he mandado ha tenido la misión de minarle la moral, jugar con sus emociones y reírme de su inteligencia.

Siempre fue mi intención dejarlo derrotado tras leerme, porque quería que sintiera como suyo lo que yo siento con cada víctima que dejo en el camino. Quería que supiera lo que siente el Monstruo, como me han apodado los medios, esos que se nutren con mis crímenes cual carroñeros. ¡Qué ironía!

Sin embargo, como comprenderá al terminar de leer, esta vez será distinto, porque esta será la última carta que reciba. Ya no le dejaré más pistas falsas, ni habrá más notas de prensa, ni más burlas a sus fatídicas pesquisas. Por fin podrán dormir tranquilos todos los miembros de su departamento y descansar, sobre todo usted, en paz y sosiego.

Mi captura se ha convertido en su gran obsesión y obligarme a dejar de matar su gran preocupación. En lo primero no lo voy a complacer. En lo segundo, puede estar seguro que así será. Esa es la intención de esta carta.

Siempre hemos estado en lados opuestos del bien y el mal, o eso es lo que usted siempre ha querido creer. Yo me he limitado a limpiar nuestra ciudad de indeseables, corruptos, ladrones y delincuentes. Los mismos que usted y sus amos han estado encubriendo y salvando del castigo. Permitiendo que se mofen de sus víctimas y otorgándoles privilegios para seguir pisoteando a quienes se les antojen.

No, no me malinterprete. De ninguna forma le estoy presentando una excusa. Mi primer instinto nunca fue establecer una misión de justicia allí en dónde ustedes apartaban la vista. No. Mi impulso natural siempre ha sido matar. Así de sencillo. El que las primeras víctimas fueran de tal calaña solo fue cosa del destino y la casualidad. Luego, los medios, la gente y jugar a burlarme de la autoridad, estableció el camino.

Tranquilo, no desespere, ya estoy terminando. Solo necesitaba prolongarme lo necesario para que este comunicado fuera lo suficientemente extenso. Soy consciente de la ansiedad que le creo y de su manía de humedecerse los dedos con saliva para pasar las páginas. Ambas cosas han determinado su destino, nuestra fatalidad.

¿Qué le pasa, empieza a tener dificultad para leer? ¿Comienza a ver borroso? ¿Le falta la respiración? Ya queda muy poco.

Quería matar al Monstruo, pero nunca se ha visto capaz. Se lo puse en bandeja muchas veces. De hecho, se lo mostré continuamente. Incluso, se lo dejé intuir en cada misiva. Pero es verdad ese dicho: No hay peor ciego que el que no quiere ver.

¿Aún no lo entiende? ¿No le dice nada el regusto en su boca? El veneno que ha chupado ya está haciendo su efecto y no tiene vuelta atrás. Al final ha sido sencillo, muerto el Hombre, muerto el Monstruo.

Sé que en el fondo terminará de leer esta carta con una sonrisa en los labios.

Siempre dentro suyo, Inner Freak.

Este relato es mi aportación para el VadeReto de este mes:
Escribe una historia contada a través de una Carta.

P.D.: Cabecera creada con la Imagen de fondo de CocoParisienne en Pixabay.

45 comentarios en “La Liberación del Monstruo

  1. Pingback: VadeReto (JUNIO 2022).- | Acervo de Letras

  2. Magistral, amigo mío. Intrigas en las intrigas de las intrigas. Me encantan las historias con muchas lecturas. Obviando las más evidentes, encuentro una vuelta de tuerca importante en esa relación especial entre la mente (presuntamente) perversa del asesino en serio y el investigador que le persigue, donde frecuentemente se entierran los verdaderos motivos del criminal; en este caso, el (presunto) psicópata opta por la opción más insospechada: renunciar a su némesis, lo que va en contra de los cánones del género: si el criminal se carga a su espectador favorito, mal motivo le queda entonces ara seguir matando. Entonces, ¿es una redención? ¿Se completa una lista con este crimen? A mi me parece que este asesinato, que tiene un Eco demoledor, cumple la función argumental de transformarlo de psicópata en justiciero, haciendo que la historia sea otra: es un giro final con triple salto mortal y tirabuzón. ¿Triple? ¿Por qué?

    Porque, efectivamente, además de un asesinato, es un suicidio: con ese veneno muere también el justiciero, por mucho que el individuo que lo albergó en su mente salga indemne. O sea, que ese suicidio es también un acto de justicia, porque la ley del Talión tiene su precio, y el justiciero lo es por añadidura al acabar consigo mismo, contagiado tal vez por vulnerar la ley de los mismos pecados que sus propias victimas. Pero falta otro salto mortal.

    ¿Cómo que siempre dentro suyo? ¿Me estás contando que ese espiritu justiciero vivía, precisamente, en la mente del investigador quien, como un doctor Jeckyll, alojaba en su propio interior al Mr Hide que decía perseguir? ¿Que el tal Kelly se había montado todo el numerito el sólo, incluso incluyendo su propia perdición? Muerto el hombre, muerto el monstruo… eso adquiere una dimensión mucho mas tangible y estremecedora si hombre y monstruo son, en realidad, la misma persona. ¿Me estoy inventando yo este tercer salto mortal o eso de verdad está ahí? Ah, es lo que tiene los finales abiertos que se visten de cerrados…

    Coño, ¡el tirabuzón! Voy con él.

    El tipo va a morir con una sonrisa en los labios. No con un rictus. No con una mueca estrafalaria causada por el veneno. Con una sonrisa. (Me pierden los detalles). Después de esos tres saltos mortales que (a mi corto entender) desvelan una trama tan inverosímil y evidente como una cinta de Moëbius, damos un tirabuzón saltando al plano moral. Pues si el que sonríe es el detective, supone un intrigante punto de ironia que, a modo de moraleja, establece que el tipo finalmente comprenderá y asumirá lo que ha hecho su otro yo pero, si el que sonríe es el monstruo, esa sonrisa expresa mucho más: el infinito descanso de quien se va con la convicción de que ha hecho lo correcto. En cualquier caso, esa sonrisa esta fuera de la acción, trasciende al plano ético y eleva la historia un peldaño por encima de lo que hubiera sido sin ella porque está diciendo que en realidad el detective era el monstruo (y por eso hay que envenenarlo), y que el monstruo era la justicia (y por eso mata, se mata y se ríe encima). Toma yá. Tres mortales y un tirabuzón, en una carta que casi cabría en un folio.

    Lo mejor que te he leido.

    Un enorme abrazo!

    Le gusta a 2 personas

    • ( Me doy cuenta de que acabo de hacer un tremendo spoiler. Y eso dice mucho. Una historia que, aún después de haberla leido, sigue corriendo el riesgo de que alguien te haga un spoiler contandote algo más que tu no habías visto… es, como poco, Una Buena Historia )

      Le gusta a 2 personas

      • Bueno, no creo que alguien lea los comentarios antes que el propio relato.
        A mí me encantan estas críticas e interpretaciones. Cuando uno escribe algo nunca está seguro de haber logrado comunicar lo que realmente quería. Y como te he dicho en el otro comentario, a veces el lector es capaz de sacar muchísimos más mensajes del escrito que el propio escritor.
        Cuando esta mañana estaba pendiente de que se publicara (lo dejé anoche programado) tenía muchísimas dudas, siempre las tengo, pensaba que me dejaba muchísimas cosas en el tintero o que no había sido capaz de darle a la carta el carácter que pretendía. Tú me has hecho un regalazo impagable, amigo mío. Muchísimas Gracias.

        Le gusta a 1 persona

    • Jodeee, Isra.
      Tus críticas hacen que mi relato parezca muchísimo mejor de lo que siempre creo. Me has dejao los vellitos de punta.
      Eres un diseccionador maravilloso. De hecho, creo que me has hecho entender muchas de las cosas que han salido de mi cabeza inconscientemente. 😅😝
      Sí, el relato es una interpretación/homenaje a los personajes de Robert Louis Stevenson. (Kelly => Jekyll; Inner Freak => Monstruo Interior). Aunque invirtiendo los papeles. Aquí el Monstruo es el que parece más sano cerebralmente y el que cobra conciencia de la maldad. Como bien dices, el justiciero. No por sus víctimas, sino por su determinación final.
      En realidad la carta es una metáfora o interpretación de los monstruos mentales que tenemos, sobre todo yo. Nunca estoy seguro de lo que hago, por qué lo hago y cómo lo hago. Hay un diálogo/discusión interior continuo. Lo mismo tengo que visitar a un pishiquiatra. 😅😂
      Siempre me han atraído estos personajes cuando están bien interpretados y caracterizados, porque se abusa mucho de ellos. Esa dicotomía entre cuerpo y mente que algunos llaman locura; esa lucha interna entre el bien y el mal, sin discernir muy bien cuál es cuál; la doble personalidad que hoy dulcemente se nombra como bipolaridad… Todas estas cosas crean un personaje demasiado atractivo para los amantes del thriller, la psicología y la actitud social de los «Monstruos».
      Cuando escucho a los conocidos de alguno de estos decir: «Si era un chico normal», «se veía una persona super educada y amable», «siempre saludaba con una sonrisa». «es imposible que alguien como él sea capaz de hacer esas cosas», me aterra muchísimo más que sus propios crímenes. Porque de alguna manera, se demuestra que podemos convivir con monstruos sin llegar, incluso en ningún momento, a saberlo.
      La última frase tiene muchas lecturas, sí. La aceptación del hombre como monstruo, la reconciliación de ambos, la unión definitiva en uno solo tras la muerte…
      En fin, Isra. No sé como agradecerte tus palabras. Enriqueces muchísimo mi relato con tus comentarios. Te debo tantas que tendré que alquilar una cervecería. 😜😝
      Un abrashazo grandísimo, amigo.

      Le gusta a 1 persona

      • La creación no siempre es un acto consciente y deliberado, al contrario, existe bastante jurisprudencia sobre artistas que consumían sustancias para crear sus obras (nótese el uso de jurisprudencia en lugar de bibliografía).

        Ehh… no es tu caso. Espero. Bueno, dejémoslo estar 🤣🤣. Pero es cierto, nos pasa a todos, esas ideas que brotan del subconsciente (donde tienen estructura y sentido) y, sin pasar por el filtro de la razón, acaban en el relato. Despues viene otro y lo casca, y uno se queda pensando: ¿en serio? Pues si, en serio, tu escribiste eso, tenias esa intención aunque no te dieras cuenta, y este componente de despiste fructífero es parte esencial de todo proceso creativo. A un nivel muy superior, donde el despiste predomina sobre cualquier otra intención consciente, tenemos ya a Tapies, pero esa es otra historia.

        Porque yo creo que lo que funciona es que la historia este completa y compleja en la mente del escritor, aunque el no sea plenamente consciente de ello, pues al escribir eso se refleja en el relato. ¿Nunca has leído aquello de «a partir de aquel momento la historia ya se escribía sola»? Bien, ¿Sabes que quiere decir en realidad? Pues que el despiste creativo tomó las riendas.

        Le gusta a 2 personas

        • Pues llevas toda la razón del mundo mundial. Es maravilloso cuando te lees a ti mismo y te das cuenta de lo que ha salido de tu desconocida cabeza.
          Gran misterio la escritura y una experiencia mística.
          No, no, de momento ni con güisquito. Mis alucinógenos son las lecturas de los demás y la activación que esas historias hacen en mi imaginación y el subconsciente.
          Cuando hablaba de inspiración en aquella entrada, me refería a esto, supongo. Las Vivencias, la experiencia de la edad, las lecturas, lo que ves, lo que oyes, lo que sientes, todo se queda almacenado de alguna forma en el subconsciente y va saliendo de forma dosificada, espontánea e involuntaria.
          Creo que por eso disfrutamos escribiendo. Por eso y por la comunicación que establecemos con quién nos lee, claro.
          Otro abrazo.

          Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: La Liberación del Monstruo – Kykubi intenta decir

  4. Buenísimo. Yo eliminaría la referencia al nombre de la rosa: hay incluso evidencias anteriores al uso de venenos como el arsénico en libros de los siglos XVII. Y es comprensible que si las cartas anteriores eran la pistola de Chévoj, fuese también la vía para que el monstruo interior se librara de su carcasa.

    Le gusta a 1 persona

    • Tenías razón. La alusión a la novela de Umberto Eco era más una aclaración que un homenaje a un libro que me encanta y admiro. Creo que no es necesario, se sobreentiende bien el modo de ejecución.
      Ahora lo veo más sutil y sencillo, ¿no sé que opinarás?
      Muchas gracias por la aportación.
      Un abrazo.

      Me gusta

      • En el relato breve, la economía de recursos es una virtud. Ahora, además de claro, evitas que alguien que no haya leído el libro o visto la peli (que los hay) no entienda la referencia. Dicho sea de paso, ojalá a ningún sesudo se le ocurra hacer un reboot inclusivo – no cancelable del filme original, o el multiverso comenzará a fraccionarse.

        Le gusta a 1 persona

  5. Ufff José Antonio, no quisiera verme en el lugar del inspector…
    En mi tierra (bueno la de mis padres, Ceuta) se dice; muerto el perro se acabó la rabia.
    Excelente misiva la que nos muestras, disfruté imaginando la cara del inspector y el regocijo del monstruo.

    Cómo siempre un auténtico placer. Abrazos

    Le gusta a 2 personas

    • Buenas tardes, Nuria.
      Bueno, la cara del inspector la verá ya el forense. 😜
      En realidad no hay que irse a este extremo, a veces con solo mirarse uno al espejo y dejar volar la memoria, te das cuenta de lo que hiciste, bien o mal, en la vida. Contemplas muchas sorpresas cuando crees verlas desde fuera.
      Me encantó que disfrutaras con mi relato. Ese es el regalo que me dais, o el salario del que hablaba Marlen en otro comentario. 😉
      Un abrazo 🤗☺️👍🏼

      Le gusta a 1 persona

    • Buenas tardes, Luis,
      Claro. De hecho nadie es 100% bueno o malo. Como dijo alguien, todos tenemos un ángel y un demonio dentro, sin entrar en simbologías religiosas, que aparece según el momento o la situación.
      Muchas gracias por tus palabras, un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  6. ¡Genial! Primero pensé en lo cruel que era el asesino al dejar de matar… pensé en el inspector lleno de frustración porque al final de tanto mirarse en él, también se ha convertido en parte de él. Lo necesita para vivir, seguramente es la cosa que hace que se levante y tenga sentido su vida. El final es muy bueno y no tengo nada que añadir a los acertados comentarios de Isra. Quiero señalar que es algo muy diferente a lo que usualmente leemos de tí. Un abrazote.

    Le gusta a 3 personas

    • Muchísisimas gracias, Ana.
      La verdad es que me gustaría explorar todos los géneros y el thriller policíaco lo tenía pendiente. Supongo que por eso mi total inseguridad. Es un género que me encanta como lector e intentar escríbirlo me da mucho respeto.
      Me encanta que te haya gustado.
      A Isra lo vamos a poner en la terracita más cerquita de los bocatas gourmet, se lo está ganando. 😝☺️
      Gracias, un abrazo.

      Le gusta a 3 personas

  7. Pues por fin he leído tu reto de junio. No sé qué pasó, pero se me traspapeló. Revisando lo que me faltaba por leer, me di cuenta que aún no había leído tu relato. Y esta vez, te lo digo yo ¡¡¡lamarequeteparió!!! Menos mal que aún no me voy a dormir, porque tendría pesadillas.
    ¿Qué es eso de que «muerto el Hombre, muerto el Monstruo» y lo de «Siempre dentro suyo, Inner Freak», o sea Monstruo INTERIOR. Pero entonces ¿el inspector y el monstruo son la misma persona? Me encantan los finales abiertos, pero que inspector y justiciero sean el mismo ser… Porque si el inspector es el encubridor de los corruptos y el monstruo acaba con ellos y con toda la lacra, ¿quién es Jeckyll y quién es Hide? ¿El inspector es el monstruo y el monstruo es el justiciero? No, no me contestes, que tengo para pensarlo durante un buen rato.
    Doble personalidad, bipolaridad, lucha interna de las de toda la vida. No sé por qué me invaden imágenes de esos chicos norteamericanos (o de cualquier parte, pero son los que aparecen en los noticieros) tan calladitos y buenos chicos que un día aparecen en la escuela con un rifle y se cargan a unos cuantos. Ya sé, las armas, las malditas armas al alcance de cualquiera. Pero ¿y sus conflictos entre el bien y el mal?
    Desde luego, decir que me encanta sería una estupidez, más bien diría que me engancha. Ya lo he leído como 5 veces y aún me quedan detalles por descubrir, esa confrontación entre el bien y el mal sin decir la obviedad de que nadie es totalmente bueno o totalmente malo y esa risa final que me resuena sin tener claro de quién la emite.
    Amigo Jose, disfruto escribiendo, pero disfruto mucho leyendo, sobre todo con textos como este. ¡¡Felicitaciones!! Te damos permiso para descansar un rato antes de seguir trabajando, que te has ganado ampliamente tu sueldo y tus neuronas estarán exhaustas. Un abrazo grandotote.

    Le gusta a 2 personas

    • Buenos días, Marlen
      Estos cajetines se hacen demasiado pequeños para nuestros comentarios. Cuando te sale la vena argentina me encanta.
      Me has recordado con tus cábalas un pensamiento que leí en alguna parte que decía algo así:
      «De niño pensabas que el Monstruo era Frankenstein.
      Al crecer, o ir leyendo la novela, te das cuenta que no, Frankenstein es el doctor.
      Pero al terminarla y pensarlo detenidamente confirmas que llevabas razón: Frankenstein era el Monstruo.
      »
      🤷🏻‍♂️😉😊
      La verdad es que, como dice Isra, me ha salido un relato con muchas lecturas y, lo mejor, es que la mayoría estaban en mi inconsciente. 🥰
      Odio esas películas o novelas donde el malo es malo-malísimo y el bueno es bueno-buenísimo. Si encima los matan o mueren y resucitan repetidamente, tesquiyá chavá (te quiere ir a dar un paseo, muchacho). Como todo en la vida, nada es totalmente blanco o negro, y lo importante está en los matices de los grises.
      Como he dicho en algún comentario, todos llevamos dentro bondad y maldad, en nosotros está decidir qué dejar salir. Porque el momento y la situación nos pueden hacer sorprendernos.
      Muchísimas gracias por tus palabras, tus pensamientos y tus sabias reflexiones. Llevas razón en casi todas tus interpretaciones, pero puede que haya más. 😜
      Sí, creo que lamarequemeparió disfrutaría con estas lecturas y comentarios. 😍😍😍
      Abrazo multiplicado.

      Le gusta a 2 personas

      • Buenos días Jose y buen domingo
        Acabo de leer los comentarios a tu reto, además de tu respuesta. Me gustan los comentarios de Isra, siempre me hacen pensar en otros puntos de vista. Y, cuando os ponéis los dos a reflexionar, ¡pues qué lujo!
        Siii, los cajetines se nos quedan chicos. Vamos que tener que hablar con Don WordPress para que se invente «cajetichicles».
        ¿Que a mí me sale la vena argentina? ¡Qué va, para nada! Y eso que omito los «che». El otro día me llamaron unos amigos argentinos y mis sobrinos, que estaban pasando la tarde conmigo, se tiraban al piso de la risa y me imitaban, los muy cabritos. Claro, sin darme cuenta, cambio el chip y me aporteño en medio segundo. ¡Gracioso escucharlos a ellos! Porque ahora dicen que hablan castellano, euskera, inglés y argentino. ¡Ja!
        El pensamiento sobre Frankestein y el Monstruo es tal cual. Tu mente va variando a medida que lo piensas. Y tú lo lograste. ¡No está nada mal!
        Yo también odio las películas, las novelas, las historias donde todo es tan asquerosamente blanco o negro.
        Gracias a tí por el regalo. Pero otra vez me quedo in albis. Me dices: «Llevas razón en casi todas tus interpretaciones, pero puede que haya más.» Totalmente de acuerdo en que no llevo razón en TODAS mis interpretaciones. ¿Pero qué quiere decir que puede haber más? ¿Puede haber más interpretaciones? ¡¡Bien, las espero!! ¿Puede haber una continuación del relato? ¿El inspector Kelly no se ha muerto? ¡¡¡Sería genial!!! Ya estoy otra vez con mis cábalas. ¡Ay, qué domingo me espera!
        Un abrazo con achuchón incluído.

        Le gusta a 1 persona

        • jajajaja
          ¿Segunda parte? Creo que va a ser que no. En otros relatos siempre me queda la posibilidad en el aire, en este lo veo cerrado. Los dos están muertos y, como decía el anuncio aquel, bien muertos. Y no veo hacer una segunda parte con sus fantasmas. Eso lo dejamos para noviembre. 😜
          Lo de «más interpretaciones» lo dije para que penséis, vosotros/as sois capaces de sacarle más enjundia el relato que yo mismo. Aunque en el camino entre el bien y el mal hay muchas opciones reguleras. 😅😂
          …Se me acaba de ocurrir antes de darle al ENTER… ¿y si el Monstruo interior es en realidad un alienígena que vive parasitario al inspector? No, eso sería un plagio de la novela que estoy leyendo: «Simbiosis», de Bruno Puelles. Aunque aún no la he terminado, la estoy disfrutando mucho y la recomiendo. La idea es genial.
          Dejemos a estos dos descansar en paz. 😉
          Abrazo casi lunero.

          Le gusta a 1 persona

            • Te lo cedo, Marlen.
              Escríbelo tú que seguro que le sacas una continuación jugosa. 😜
              Estoy flojete con la escritura, o mi coco se ha resecado con las calores, o mi musa se fue de vacaciones sin avisarme. 🥺🤷🏻‍♂️
              A propósito, este es un reto que tengo pendiente de hacer algún día: yo empiezo un relato, digamos 100-200 palabras, y se lo paso a otro acervolense que lo continúe. Así de uno a otro hasta llegar, o no, a alguna conclusión.
              Ya lo intentamos una vez en un grupo, pero los tiempos de redacción, elegir el orden de escritura, y otras cosillas, dieron al traste con un juego muy divertido y que iba sacando una historia muy curiosa. Además, se iba a publicar y destinar a un buen fin.
              Quién sabe, algún día. Se aceptan sugerencias. 😝👍🏼

              Le gusta a 1 persona

              • Buenas tardes Jose. Noooo, no me atrevería a seguir este relato. Así como está, está perfecto. «Dejemos a estos dos descansar en paz». Sólo te estaba buscando un poco las cosquillas.
                Pero el día que inventes más horas y te inventes el reto «Sigue mis pasos», me avisas, que me apunto. Me gusta la idea, y con los y las acervolenses que se sientan en la terracita, podemos tener un show divertido. ¡Te imaginas!
                Ya que aceptas sugerencias y sabes que me gustan los órdagos, yo que tú definiría un sitio donde cada uno, si quiere participar, se podría apuntar. Luego tú harías un sorteo para saber el orden de escritura y el primero tendría que comenzar con un tema cualquiera, pero con una frase dada, o con la imagen o descripción del protagonista. Acabada la parte, seguiría el segundo, que debería respetar la esencia del texto ya escrito y el tercero, cuarto…
                Creo que la longitud la dejaría, como a ti te gusta, libre. Pero el tiempo no sé, porque si pasa mucho tiempo para terminar el relato completo, puede llevar al aburrimiento.
                También está la opción del «cadavre exquis». Yo he jugado muchas veces y aunque suelen salir cosas divertidas, no siempre.
                Bueno, no te embarullo más. Un abrazote.

                Le gusta a 1 persona

                • Tomo nota de todo, Marlen. 😜
                  Lo del tiempo para cada uno es crucial. Esa fue la causa de que se fuera a tomar por… al traste aquel proyecto maravilloso.
                  Lo de la extensión libre también puede ser un problema, que aquí hay alguno que se inspira se inspira se inspira y saca él solo la novela. 😅😂
                  Voy a investigar qué es eso del «cadáver esquisito» , porque si es el de un cochino me apunto. 🤣🤣
                  Si lo hago, tendríamos que trabajarlo a través de un email y una carpeta compartida en Dropbox o similar. Iré dándole volteretas al molondro (cabeza en gaditano) y os tendré al tanto.
                  Un abrazo.

                  Le gusta a 1 persona

  8. ¡Hola! Vaya pedazo relato que te has marcado. Me ha gustado mucho, desde el principio cuando pensaba que el asesino era un nuevo «superman justiciero» eliminando la carroña que nos envuelve, lobos con piel de cordero. Luego he pensado que le iba a decir que era su mano derecha, quien siempre estaba a su lado (soy así de elemental, jejeje) y al final… la frase final… Genial.Y lo del veneno. Total. Y poco más puedo decir después de leer todos los comentarios (es una costumbre que tengo, me gustan tanto los relatos como vuestros diálogos en los comentarios). Eso sí, aunque me he perdido alguna convocatoria al reto, antes o después vuelvo a participar. Además, tengo un relato de un reto pasado que no tuve tiempo de enviar, y no digo yo que no lo recupere y te lo envíe. ¡Me encanta pasarme por aquí!
    ¡Hasta la próxima!

    Le gusta a 3 personas

    • Buenos días, Jose.
      En primer lugar muchísimas gracias por tus palabras. Que te haya gustado y disfrutado con esos giros en la trama es mi mayor regalo .
      Los comentarios enriquecen el relato con las distintas interpretaciones y mensajes entrelineas que cada uno observa. Son un tesoro.
      Con respecto a las convocatorias, no os sintáis en el compromiso de participar siempre. Hay meses que hay otras prioridades, no aparece la inspiración o simplemente no gusta la idea. No hay ningún problema en «pasarse» varios meses y volver a escribir cuando se pueda. Aunque os echaremos de menos, SIEMPRE tendréis el sitito reservado en nuestro rincón. Sois familia acervolense y la familia puede tardar en reunirse, pero cuando lo hace lo celebra.
      Y por penúltimo, podéis participar en cualquier VadeReto pasado. Siempre será un regalo leeros. Aquí, como ya he dicho muchas veces, no hay caducidad. El juego es escribir, qué más da el mes. Eso sí, se supone que recibiré una notificación por email cuando lo hagáis, pero si tardo en comentar es que WordPress se ha despistado, o yo 😜, no dudéis en avisarme.
      Te esperamos por aquí siempre que te apetezca, no dejes de coger un montaito con su bebida de nuestra mesa virtual. ☺️
      Un abrazo. 🤗😊👍🏼

      Le gusta a 2 personas

  9. Hola, JA. Siendo yo del género y conociéndote nada más empezar a leer he tomado mis precauciones. Todavía tengo material de la pandemia y me he puesto los guantes de látex y la mascarilla, no fuera que me salpicara algo de esa envenenada carta. Sí, porque cada vez que leía lo de monstruo me daba que te referías a mí y quisieras quitarme de en medio.
    El caso es que solo he notado un regustillo a la espuma de la cerveza recién tirada y he pasado de melindrices, así que te he acompañado debidamente. 🍻🍻🍻🖐🏼

    Le gusta a 2 personas

    • ¿Tú Monstruo? ¡Por supuesto! Pero en la forma en que lo decimos por aquí abajito. ¡Ereh jun mossstruo! 😉🥰
      Tranquilo, la cerveza neutraliza el veneno. En todo caso, te hace coger el puntito antes. 😜😝
      Aunque, el verdadero venenillo está en los montaítos de jamón, te hace adicto. 😅😂
      Un abrazo 🍻🍻🍻🍻🤗

      Le gusta a 2 personas

  10. ¡¡¡Madre mía!!!
    Relatazo, relatazo. De diez amigo y maestro. Me ha encantado esa forma de ir deslizando pistas para que nos vayamos metiendo en el papel. Vemos al personaje leer esa carta y «devorar» las letras impregnadas de ese veneno que su «monstruo» ha puesto con alevosía y, posiblemente, nocturnidad.
    Me alegro de volver al redil. No puedo perdonarme dejar de leer y lo que es mejor APRENDER.
    Enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s