Conoce a la escritora de relatos Virtudes Torres

Tengo el placer de presentaros a una compañera de relatos que ha tenido a bien mostrarme algunos de sus trabajos. Eso sí, no se os ocurra escucharlos a solas y con poca luz porque dan mucho miedito.

Esta primera historia, fascinante e intrigante, se llama Vértigo” y fue dramatizada en el programa “La Rosa de los Vientos” de la cadena de radio Onda Cero. La narración corre a cargo de Remedios Márquez y la realización de Pepe Menchero. (2013)

Enlace a iVoox.

El segundo relato está realizado en vídeo por la propia Virtudes, que lo ha dramatizado con un arte que te pondrá los vellos de punta. Se denomina Desesperación. Es una historia de terror presentada al concurso ‘La Noche de Ánimas‘ de Interpubli y ‘El Último Peldaño‘, programa de radio de Onda Regional de Murcia (2015).

Enlace original a YouTube

El tercer relato también está realizado en vídeo, pero aunque no aparece Virtudes podemos escuchar su desgarrada y dramática voz escenificando maravillosamente la historia. Esta se llama El Relato y también fue presentada al programa ‘El Último Peldaño‘, de Onda Regional de Murcia. (2016).

Enlace original a YouTube

Espero que os gusten. Podéis encontrar más relatos en el blog Esta Noche te Cuento. Y también, leer sus aportaciones a los Retos Literarios de Jessica Galera (@Jess_YK82) en su blog.

Anuncios

Matar a la Bruja

Relato publicado en el Reto Literario “Lo que ves es lo que Lees
de Jessica Galera (@Jess_YK82)

Matar a la Bruja

Muchas lunas me habían ido señalando el camino pero cuando llegué al lugar, ésta parecía haberse escondido. La oscuridad y la niebla me dieron la bienvenida y aunque el calor de la chimenea entibiaba todo el recinto, mis huesos seguían helados y quejumbrosos.

Cuando sus caras tristes y sus almas desoladas me miran comprenden que soy el que vengo por la recompensa, pero no saben que lo que menos me importa es el dinero. En realidad piensan que soy la próxima víctima. Por eso me invitan a comer y beber, porque presienten que será mi última noche.

Tras recuperar algo de fuerza con la comida y el breve descanso me interno en el bosque. No tengo miedo porque llevo demasiado tiempo buscándola. Y por eso, cuando la veo me horrorizo. Porque esperando encontrar al ser más maléfico y horroroso que acostumbra aparecer en mis pesadillas, mis sorprendidos ojos ven a una hermosa criatura. Llena de belleza y ternura. Con una inmaculada e inocente apariencia.

Ahora entiendo por qué la leyenda dice que es imposible de matar. Y yo mismo me pregunto cómo podré destruir esta maravilla angelical.

Sin embargo, consigo convencerme que es parte de un hechizo. No he atravesado medio mundo para caer ahora rendido a su encanto. Saco de mi interior toda la maldad que he ido acumulando durante mi existencia y también el puñal bendecido que porto como un tesoro en mi pecho.

Ella, la bruja, me mira. Pero no con maldad sino con una bondad y dulzura que me hace estremecer. Me recuerda aquellos tiempos en que éramos solo uno. Cuando veíamos el mundo como una sola alma. Y en ese momento, cuando levanto mi arma para hundirla en su pecho, vislumbro cuál es el final de mi camino.

La bruja ríe y me hace saber que solo yo podía salvarla. La maldad que me envuelve ha sido la llave de su libertad y ahora soy yo el que ocupa su lugar. Me he convertido en la bestia que vendrán a matar los que quieran conseguir fama y dinero.

Reto 5 Líneas – Diciembre 2018

Relato publicado en el Reto “5 Líneas
de Adella Brac (@adellabrac)

Este reto consiste en escribir, cada mes, un microrrelato en 5 líneas
que incluya las tres palabras propuestas.

(Cadena, Primera, Casa)

Como cada atardecer, la primera en despertar era la bruma. Recorría las calles del pueblo inspeccionando los rincones. Besando las puertas de cada casa. Deseando buenas noches hasta que el sol la obligara a disolverse en la tierra. Nada cambiaría ese 25 de diciembre porque la rutina se repetía indefinidamente. Como si una cadena la sujetara inexorablemente a FirstHouseChain, el pueblo donde solo vivían piedras porque la otra vida hacía mucho que se había mudado.