Acerca de JascNet

Docente, devoralibros y creador de historias. Tal vez no llegue a ninguna parte, pero como lo importante es disfrutar del camino, ¡pues ahí estamos!

VadeReto (Septiembre 2021)

Descripción del logo.-
De fondo, una mesa de escritorio, con avíos de escritura: Cuaderno abierto con borrones, una cartera, un cubilete con lápices, un despertador y, destacando, una pluma roja de ave dentro de un tintero. Todo esto queda enmarcado por una corona de laurel dorada. La parte exterior, queda oscurecida. En la parte inferior, aparece en horizontal, una cinta, también dorada, donde aparece escrito el texto "VadeReto" y debajo de éste el mes abreviado y el año, dentro de un rectángulo plateado.
Nota.- Para esta ocasión, he añadido un fondo de cielo tormentoso. Azules y violetas se alternan entre las nubes.

Buenos días/tardes/noches sean…

Diciembre es el mes oficial, según el calendario, en el que termina un año para empezar otro. A efectos prácticos, es una de las formas en que medimos las etapas de nuestra vida. Sin embargo, el mes que realmente nos da la sensación de cambio es Septiembre.

Septiembre da finalización a las vacaciones oficiales, las que suelen disfrutar la mayoría de la gente, los que pueden. Pero Septiembre también es el mes del comienzo del curso escolar, para todos los que están en edad de colegio o en etapa de formación. Es el mes del regreso al trabajo. Del fin de las buenas temperaturas, para los que gustan de la “caló”, y del comienzo del frío, o al menos de la sabanita en la cama y la rebequita en la calle.

Septiembre para la mayoría es un mes apático, por no decir antipático, desagradable, desteñido… Vamos que andan locos por que llegue al calendario.

Para otros, sin embargo, entre los que me encuentro, es el mes de las vacaciones tranquilas; del comienzo de nuevos proyectos; del tiempo templado, ni frío ni caló; del descanso antes de la vorágina ante, pre y navideña. Un mes para volar.

¿Volar? ¿Quién ha dicho volar? Pues ya que lo mencionáis…

Vamos a coger un vuelo en el VadeReto de este mes.

Imagen de un avión en vuelo realizada a contraluz. Se ve la silueta del aparato sobre un cielo con tonos amarrillos, predominante, y marrones, nubes. El sol está tapado por la aeronave y ésta apunta hacia arriba.
Imagen de Gerhard G en Pixabay

¿Qué os parece si nos inventamos una historia que se desarrolle en el interior de un avión?

Seguro que a más de uno y una se le ha pasado por la cabeza ya una historia terrorífica de accidentes, secuestros, virus o criaturas malévolas flotando en el aire.

Pero, también tienen cabida las historias románticas, de conocimiento, de cambio, de amistad, de nuevas relaciones, de compartir momentos, de vivir unos minutos u horas en un lugar cerrado y a mucha distancia de la sólida y segura tierra.

Interior de un avión. No se ven detalles enfocados, solo la mirada desde el fondo del pasillo (parte trasera del avión) y la tanda de sillones a cada lado de la imagen.
Imagen de Nick Zigic en Pixabay

Como casi siempre, tenéis libertad para usar el género que más os guste: drama, terror, comedia, thriller… mezcolanzas y mixturas, incluidas. Dejaos llevar por las emociones.

Nunca mejor que en este caso, dejad volar vuestra imaginación y que aparezca la musa entre las nubes y os llene de inspiración.

El Comandante y todos los miembros de la tripulación del Acervo os dan las gracias por elegir este vuelo para vuestra travesía escritoril. Esperamos que el viaje sea de vuestro agrado y que nos hagáis disfrutar de vuestros maravillosos relatos.

Reclinad vuestros sillones, conectaros a una buena música y… ¡DEJAOS LLEVAR!
Besos y achuchones.
😊😉😘😘😘

Aventuras de una Noche de Verano

Llego a mi casa y abro la puerta, intentando dejar fuera todos los problemas del día, pero es difícil. Tengo un trabajo duro, intenso, complicado y la gente está en estado permanente de histeria. Cuesta mucho que te devuelvan la sonrisa que tú, de forma honesta y voluntaria, les dedicas. No es obligatoria, pero forma parte de mi manera de ser. Intento contagiar los buenos modos y que la atención no sea más engorrosa de lo que ya de por sí es. Suele surtir efecto con la mayoría, pero algunos se empeñan en seguir ofuscados y malhumorados. No se dan cuenta lo que agota y desgasta esa disputa psicológica. Pero es la ocupación que he decidido ejercer y no me rendiré ante los intransigentes.

Dejo las llaves en la mesita de la entrada y le cierro la puerta a mi otra vida. Me ducho, como algo y me preparo para mi aventura nocturna. Me dirijo hacia mi cuarto secreto y me siento en el sillón desde el que ejerzo el control de viajes. Respiro profundamente varias veces hasta relajarme. Ha llegado mi momento favorito del día. La NOCHE.

Hoy voy a empezar con un viaje en el tiempo.

Busco entre las opciones y me decanto por un año en el pasado. Cierro los ojos brevemente y al abrirlos ya estoy allí.

Deambulo por las solitarias calles, entre miradas escondidas y carteles del Gran Hermano. Siento la opresión del ambiente, el silencio de los sometidos, el control absoluto sobre mis pasos. Mi mente divaga entre tantas prohibiciones e intenta gritar para liberarse.

Fotografía de una calle solitaria iluminada por farolas. Solo se ve una al fondo y la que está oculta en primer plano solo se adivina por la luz que ofrece.
Los árboles en las aceras se ven como sombras y el adoquinado del suelo brilla con las tenues luces.
Predominan los tonos marrones y el negro de las sombras.
Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay

Como si hubieran sido capaz de escuchar mis cavilaciones, aparece un grupo uniformado, totalmente de negro, con porras amenazantes e insignias  aun más intimidadoras. Corro por calles desiertas, sin ayuda posible, e intento esconderme en los callejones sombríos y desolados, pero estos policías del pensamiento no pierden mi rastro. Me toma pocos segundos decidirme, esta noche no estoy preparado para esta lucha angustiosa. Cierro el dispositivo y vuelvo a mi habitáculo.

Suspiro varias hasta que mis emociones se apaciguan. Me tomo demasiado en serio estas aventuras. Sin embargo, todavía es muy temprano para acostarme. Necesito probar otra cosa.

Esta vez, deshecho el tiempo y prefiero viajar en el espacio.

Miro los epígrafes que tengo y encuentro uno referente a una isla. Maravilloso, es lo que ahora mismo necesito, un viaje a una isla desierta.

Abro el artilugio, cierro los ojos unos instantes y, cuando la brisa marina me acaricia la cara, los vuelvo a abrir. Estoy rodeado de palmeras, una espesa fronda verde, fresca, aromática, deliciosa. Al fondo diviso el mar que rivaliza en azules con el cielo. Percibo los ruidos de la jungla que no se han visto perturbados por mi presencia. Distingo aves y monos, y algún rugido que me hace pensar que esta isla desierta tiene más vida que mi barrio.

Me alejo de los bramidos para prevenir un encuentro desafortunado y deambulo hacia la playa con la esperanza de darme un baño en las aguas frescas y cristalinas. Sin embargo, cuando me acerco a la orilla, veo salir del agua un ser bello, aunque inquietante. Tiene aspecto humanoide, pero el cuerpo lleno de escamas. Sus ojos son más grandes de lo normal y en los laterales del cuello parece tener agallas.

—Hola —me dice con una voz dulce, delicada y profunda.

—Ho… la —le respondo balbuceando las sílabas.

—¿Tú no eres de por aquí, verdad? —Esta vez me habla mostrando una enorme sonrisa que deja entrever unos grandes y afilados dientes.

No me lo digo dos veces y salgo corriendo. Vuelvo a entrar en la selva, buscando la protección de la espesura. Esquivo árboles, salto matorrales e intento no caer en ninguna trampa. Cuando mis pulmones parecen estar a punto de reventar, salgo a un espacio abierto dominado por un extenso lago, ocasionado por una preciosa y ensordecedora catarata. Me quedo pasmado ante tanta belleza.

Fotografía de una cascada que cae sobre un lago lleno de enormes piedras, verdes por el musgo que las cubre.
La imagen aparece con el agua difuminada, dándole una apariencia de algodón o nata.
La escena está enmarcada por precipicios también llenos de musgos y pequeños y delgados árboles.
Predomina el verde, del musgo y la hierba, y el blanco del agua.
Imagen de Florian Dittmar en Pixabay

Disfrutando de la escena no me he dado cuenta que estoy rodeado de seres … ¿Humanos? ¿Animales? En realidad son una mezcla de ambos, como la criatura que me encontré en la orilla. Chicas y chicos con cabezas y garras de felinos, osos, aves, monos… El espectáculo es grotesco, pero no se muestran amenazantes, al contrario, me invitan a adentrarme en la laguna y de forma amigable me ofrecen comida y bebida. Algo me impide rechazarlas y me integro en su fiesta.

—Al Doctor le va a encantar nuestro nuevo invitado —escucho a alguien decir entusiasmado.

—¡Desde luego! Hacía tiempo que no llegaban nuevos especímenes —comenta otro.

En lugar de sentir miedo, me entra una gran somnolencia que me hace relajarme y abandonarme en los brazos de dos preciosas gacelas. No sé que me van a hacer, pero no tengo fuerzas para resistirme. Cierro los ojos…

Algo me hace dar un respingo. Despierto y vuelvo a estar en mi salón. El libro se me ha caído de las manos y me ha hecho regresar a la realidad. Creo que es momento de irme ya a la cama.

¡Qué maravilla poder viajar y vivir mil aventuras sin moverse del sillón de lectura!

Este relato se corresponde con la propuesta para el VadeReto de este mes:
Crea una historia donde la noche sea la protagonista.

VadeReto (Agosto 2021)

Descripción del logo.-
De fondo, una mesa de escritorio, con avíos de escritura: Cuaderno abierto con borrones, una cartera, un cubilete con lápices, un despertador y, destacando, una pluma roja de ave dentro de un tintero. Todo esto queda enmarcado por una corona de laurel dorada. La parte exterior, queda oscurecida. En la parte inferior, aparece en horizontal, una cinta, también dorada, donde aparece escrito el texto "VadeReto" y debajo de éste el mes abreviado y el año, dentro de un rectángulo plateado.
Nota.- En esta ocasión he realizado las siguientes modificaciones:
-Añadida una luna blanca y espléndida, como fondo, en la esquina superior dcha.
-Colocado algunas nubes, con aspecto de algodón; en la parte superior, a la dcha, tapando ligeramente la luna; en el centro, por encima del texto "VadeReto"; en la parte inferior, por debajo del mes y año.
Todas las nubes aparecen superpuestas, pero permitiendo ver bien los elementos originales.

Buenos días/tardes/noches sean…

Cuando llega el veranito, ansiado por unos, odiado por otros, las temperaturas se disparan y lloramos por todos los poros de la piel. Durante el día nos sentimos como un kiwi en una sauna. Andamos locos buscando la sombrita y deseosos de ir al río, la playa, la piscina o meter la cabeza debajo del grifo, para estar más a gustito que un garbanzo en un lebrillo. Por eso la noche, que durante todo el año se muestra misteriosa, cautivadora y, a veces, terrorífica y esquiva, es en esta época cuando más nos lleva a desear su llegada y que nos invada el esperado refresquito.

Pues, ¡atemperémonos con su oscuridad!

En el VadeReto de este mes os propongo crear una historia donde la noche sea la protagonista.

Sirva como inspiración, que no como condición, la siguiente fotografía:

Sobre un fondo totalmente negro, se ve, a la derecha de la fotografía, una luna desenfocada, anaranjada con tonos amarillos. Sobre esta, un gato negro posado sobre una rama, silueteado.
No hay más. Así de simple, pero bonito.
Imagen de  Bessi en pixabay.

Noche de terror, de amor y pasión, de sueños desvelados o de pesadillas oscuras.

Noches de aventuras misteriosas o descubrimientos inesperados.

Noches de brujas traviesas o de princesos sin melindres.

Noches de apacible descanso o bacanal desenfreno.

Noches de lecturas donde convertirnos en protagonistas de nuestros propios cuentos.

Porque, en definitiva, las noches son como los libros, puedes convertirte en partícipe de su escenario o contentarte con ser simple espectador de su representación.

Tú decides si la oscuridad te reconforta o te transmite los miedos ancestrales.

Para mí la noche es el momento de aplazar la inexorable existencia y encerrarme en mi otra vida, la del lector y/o escritor, dónde cierro los ojos a la realidad y los abro a la imaginación.

¿Y tú? ¿Qué es para ti la noche?

¡No lo digas! ¡Cuéntanoslo mejor con una historia!

¡Que la Luna sea vuestra musa y os inspire pasiones escritoriles!

Besos y achuchones múltiples.
😊😉😘😘😘

Tras la Puerta

Después de una catástrofe mundial, la Tierra está desolada. Según todos los indicios, eres la última persona viva en el mundo. Estás encerrado en tu casa, dentro de tu habitación, cansado de vagar solo por parajes desiertos, pensando con desesperanza en tu futuro. En ese momento, unos golpes llaman a la puerta…

¡Pom, Pom, Pom!

El buche de Whisky que paleaba salió de mi boca como si fuera una fuente de jardín, el vaso y el cigarrillo que tenía en las manos hicieron un descenso ralentizado con destino funesto y el corazón me brincaba en el pecho queriéndose ir de paseo él solito.

Congelado en el sofá, pensé que hasta hacía unos segundos había decido disfrutar de mi involuntaria soledad, despreocupándome de mis infructuosas salidas. Cansado de deambular de ciudad en ciudad, transitar de pueblo en pueblo, buscar barrio por barrio, andar calle por calle. ¡No iba a estar cansado! Ni un alma viviente devolvió mis gritos. Me había hecho a la idea de que estaba más solo en el mundo que Laika de viaje espacial, cuando…

¡Pom, Pom, Pom!

Los nuevos golpes me hicieron levantarme apresurado, trastabillar y caer de bruces. Me quedé espatarrado mirando desconcertado la puerta. ¿Estaban llamando de verdad o era mi ansiedad la que me hacía imaginar?

¡Pom, Pom, Pom!

Esta vez los golpes hicieron temblar la madera. ¡Parecían reales! Me levanté, lo más rápido que pude, y me dispuse a abrir la puerta antes de que la echaran abajo sin contemplación.

Miré atónito hacia el pasillo. Fuera no había nadie. ¡Joder con la imaginación! Cerré rápidamente para que no se fuera el calorcito de la habitación.

¡Pom, Pom, Pom!

¡Pero bueno! Esta vez abrí diligente y, al no volver a ver a nadie, miré en ambos sentidos del pasillo.

—Shurra, que estoy aquí abajo.

Menos mal que no tenía el cigarrillo en la boca porque me lo habría tragado del susto. Miré hacia el suelo y vi un perrillo de diminutas dimensiones y cara lastimera y dulzona.

—¿Qué pasa, nunca has visto a un perro? —me dijo ante mi estúpida y pasmada expresión.

—Esto… sí, pero tú… Eres muy…

—¿Te gustan los mordiscos? Porque puedo ser pequeño, pero te aseguro que mis dientes son como los de un Dóberman y te puedo dejar el tobillo como una breva pasada de tiempo.

—No, no, … perdona. Yo no quería …

—Pues, para no querer, te ha faltado un pelo. ¿Así es como tratas a tus vecinos?

—¿Ve… ci… no? —Mi boca se empeñaba en balbucear y me salían las palabras a trompicones.

—Sí, vecino. Esa gente que vive en tu misma edificio, pero en la puerta de al lado. ¿Tú tienes que ser por lo menos licenciado, eh?

—…

—Soy un Teckel de pura raza. Del mismito Brandemburgo. Aunque dicen que mi padre era de Milán. Ya se saben los italianos, son gente de mundo y van por ahí haciendo gala de romanticismo. Mi madre que, a pesar de ser alemana, era muy zalamera…

—Disculpa… estooo…

—¿Qué pasa, no te interesa mi vida? Con tu sonrisita estúpida en la cara pareces muy guay, peo tienes menos sangre que un gato de mármol, ¿sabes?

—Perdona… yo…

—¡Deja, deja! Ya te dejo tranquilo, artista. Solo necesito una cosa y te dejo enfrascado en tu interesantísima y filosófica vida. ¿Tienes sal?

—¿Sal?

—Vaya tela, tío. A ti te echaron de la Universidad porque ensombrecías a tus compañeros, ¿verdad? Sí, sal. Esa cosa blanca, hecha de cristales de sodio y que sirve para darle sabor a las comidas. ¿Capisco? Estoy haciendo unos macarrones a la napolitana para chuparse las patas, pero me he dado cuenta que no tengo sal y, como comprenderás, la pasta sosa no es el mejor manjar para convencer a una Fox Terrier que tengo en el piso que…

Lo dejé con la palabra en el hocico, sin siquiera responderle. Volví adentro de mi apartamento, miré en la cocina y cogí un paquete con restos de sal que tenía por allí. Se lo di y el bonachón, después de darme las gracias, lo atrincó con su boca y se fue tan campante, cimbreando con swing su pequeña colita.

Cerré la puerta, cogí la botella de whisky, dado que ya no disponía de vaso, y recogí el cigarrillo del suelo. Me tiré de nuevo en el sofá, totalmente atónito. Miré el cigarrillo, mal liado y lleno en exceso, y, suspirando, me dije:

¡¡¡Qué pasada, tío!!!

.

Historia para la propuesta literaria VadeReto de este mes:
Prosigue el texto que encabeza la entrada.

La Espera Incondicional

Estoy en la playa, junto a la orilla, y me acerco tímidamente a las olas que mueren ante mis pies intentando acariciarme. Yo retrocedo con rapidez, no me gusta el agua, nunca me ha gustado. De hecho, odio bañarme, pero por lo visto es un mal necesario.

Cada vez que la espuma retrocede y deja la arena empapada, yo la persigo de puntillas, pero sin pisarla, no llevo zapatos. Me gustaría penetrar en el mar, seguir su rastro, estar cerca de ÉL, pero no lo veo. Me siento demasiado sola y abandonada. Necesito de su compañía, de su presencia, de sus caricias.

Llevo aquí varias horas, jugando con la marea, que traviesa e incansable, me persigue para mojar mis pies. Yo la rehúyo y ella me esquiva. Yo la persigo y ella se escapa. Me distraigo un poco, pero no dejo de mirar hacia el mar, deseando que ÉL aparezca.

Alguna gente se acerca y me habla y, aunque yo no los entiendo, ellos insisten. Intentan tocarme, pero yo los sorteo y salgo corriendo. Será porque les atrae mi pelo rojizo. Los niños juegan a mi alrededor sin darse cuenta que molestan. Salpican arena y agua. Uno me ha mirado mal y me ha amenazado con lanzarme una piedra, pero yo no le he respondido. No quiero que ÉL se enfade, me hizo prometer que nunca volvería a reaccionar con violencia. Los evito, salgo corriendo y me oculto debajo de una barca envarada en la arena. Allí nadie me molesta y puedo mantener mi vista en el mar. El mar por donde ÉL regresará. Porque sé que volverá.

Allí fresquita a la sombra y acostada, se me ha pasado el tiempo sin darme cuenta. La gente se ha ido de la playa y la luz ha empezado a decaer. Las sombras se han ido alargando hasta que el sol se ha ocultado por completo. Qué sosegado es el entorno de la noche. Nunca he estado fuera tanto tiempo, ni siquiera con ÉL. No le gusta la oscuridad. Dice que en ella se esconden monstruos. Puede que estuviera bromeando, porque ÉL nunca me engañaría.

Ya es noche cerrada, la oscuridad me aterroriza y me mantengo escondida. Esperando. El olor del mar ha cambiado. La brisa trae aromas que me recuerdan al maíz y las verduras cocidas. Solo se escucha el rumor de las olas que parecen entonar una canción de buenas noches. Estoy tan cansada y es tan relajante y placentero que…

.

¡Nooo, me he quedado dormida! El ruido de gente moviendo la barca me ha despertado justo a tiempo de que no me aplasten. «Qué hacías ahí abajo» me han dicho. Pero yo no he contestado, he salido corriendo y he vuelto a la orilla.

La arena está totalmente lisa, el mar se ha ido retirando y ha dejado un lienzo perfecto en dónde mis pequeños pies dejan huellas dibujadas. No se ven más señales, así que deduzco que ÉL no ha salido todavía del mar. Me siento intranquila, ha pasado demasiado tiempo desde que se fue. ¿Se habrá ahogado? No, estoy segura de que volverá.

Mientras veo como la playa cobra vida, me pongo a pensar en el día de ayer.

Cuando nos montamos en el coche me puse muy contenta, hacía tiempo que no salíamos de paseo. Durante el trayecto no paraba de hablarme y, aunque intentaba mostrar normalidad, mis sentidos me transmitían un dejo de tristeza. ¿Le dolería algo? Yo tampoco aguanto el dolor.

Llegamos a la playa y enseguida me bajé del auto. Me encanta salir corriendo y sentir la humedad de la arena en mis pies, el olor salino del ambiente, la brisa marina que acaricia mi cara, me roza las orejas y me remueve el flequillo. Permanecí ensimismada con ese entorno tan fresco y limpio hasta que el golpe brusco, tosco y rotundo de un portazo me despertó. Volví a buscarlo, pero ya no estaba. El pánico invadió mi cuerpo y me sentí abandonada. Pero me animé cuando vi una silueta en la distancia que corría hacia el mar. Salí tras ÉL, nos encanta jugar al pilla-pilla y al escondite, aunque esta vez hizo trampas, sabe que el agua es un lugar prohibido para mí.

¡Otra vez me he vuelto a distraer!

Miro nerviosa al mar, a la arena, a la orilla, a las huellas, a… una sombra. ¡Hay una sombra en la lejanía! Alguien viene nadando. Doy pequeños saltos de ansiedad. Cuando se acerca se yergue y se transforma en una enorme silueta negra que a la tenue luz del naciente sol parece un… ¿monstruo?

En lugar de escapar, el miedo me hace correr, trazando círculos sobre la arena, hasta que mi imaginación me aclara la vista y compruebo que no es un monstruo. ¡Es ÉL! ¡Ha regresado!

Sin pensar en la reprimenda que me aguarda, por haber pasado toda la noche esperándolo, sola en esta playa, corro hacia ÉL. Me ve y se acerca. Pone una rodilla en la arena para colocarse a mi altura y me acaricia el pelo. Me está diciendo algo y, aunque no lo entiendo, sé que no está enfadado, porque sus palabras suenan suaves y agradables. Escupe agua por la boca y se le ve cansado, han sido demasiadas horas en el mar.

Se quita la máscara que le tapa la cara y me mira. ¡No es ÉL! El pánico me explota dentro como si me hubiera tragado un petardo. Esta vez sí que escapo corriendo, con el rabo entre las piernas. Literalmente.

«A dónde vas» me dice ÉL. Pero él, no es ÉL. Cuando se acerca le ladro y le enseño los dientes. Esta vez estoy dispuesta a defenderme. Él, que no es ÉL, se encoge de hombros y se marcha. Yo le lanzo un par de ladridos más y vuelvo a la orilla.

Seguiré esperando. Por muchas horas que tarde, por muchos días y noches que se demore, aquí estaré para recibirlo. Porque sé que volverá.

(994 palabras, incluido el título)

El siguiente relato participa en el concurso #elveranodemivida.
Iniciativa organizada por ZendaLibros.
Las condiciones básicas son:
Cuéntanos una historia ambientada en el verano con una extensión mínima de 100 caracteres y máxima de 1.000 palabras.

Registrado en SafeCreative
Safe Creative #2107273923147

VadeReto (Julio 2021)

Descripción del logo.-
De fondo, una mesa de escritorio, con avíos de escritura: Cuaderno abierto con borrones, una cartera, un cubilete con lápices, un despertador y, destacando, una pluma roja de ave dentro de un tintero. Todo esto queda enmarcado por una corona de laurel dorada. La parte exterior, queda oscurecida. En la parte inferior, aparece en horizontal, una cinta, también dorada, donde aparece escrito el texto "VadeReto" y debajo de éste el mes abreviado y el año, dentro de un rectángulo plateado.

Buenos días/tardes/noches sean…

Ya estamos en pleno verano y, aunque todavía se recomienda la distancia social, será difícil encontrar tranquilidad y lugares sin embotellamientos ni aglomeraciones. Anda la gente muy loca por recuperar los viajes perdidos y si tu pueblo, tu ciudad, es elegido como destino turístico, te vas a rozar más que unos zapatos nuevos.

Dicen que más de uno va a añorar los días de confinamiento, de calles solitarias y escondite tras la máscara. No a todo el mundo le gusta las noches de fiesta, jarana y desenfreno. Algunos preferimos, al salir la luna, degustar un buen libro en nuestro tranquilo rincón favorito, acompañados de buena música y algo que engañe nuestros sibaritas paladares. Nuestras aventuras están entre las páginas y no en las calles.

Andaba yo intentando aislarme de la algazara nocturna de mi barrio, perdiéndome entre cuentos y relatos, cuando me llegó la inspiración para nuestro reto acervolense. Cosas de los hados maléficos, que parecieron responder a mis pensamientos de emigrar a algún lugar desierto y despoblado

Estaba leyendo el cuento “Llamada“, que pertenece al libro “Lo Mejor de Fredric Brown“. Si no conocéis a este autor os lo recomiendo encarecidamente. Así como esta colección de relatos: imaginativos, originales, impactantes, divertidos, con finales increíbles…

Al grano, Acervollano.

La propuesta para el VadeReto de este mes es la siguiente. Primero, leed el siguiente pasaje, que se corresponde, en parte, con el inicio del mencionado cuento:

Después de una catástrofe mundial, la Tierra está desolada. Según todos los indicios, eres la última persona viva en el mundo. Estás encerrado en tu casa, dentro de tu habitación, cansado de vagar solo por parajes desiertos, pensando con desesperanza en tu futuro. En ese momento, unos golpes llaman a la puerta…

Una puerta, blanca, en un pared empapelada en tonos blancos y negros.  Creo que los motivos son ramas ornamentales.
La vista simula un ojo que deja en penumbra el resto de la habitación.
Imagen de Arek Socha en Pixabay

Y ahora… ¡seguid vosotros la historia!

Como siempre, tenéis libertad para extenderos lo que consideréis necesario, así como, en este caso, para elegir el género, los personajes, la situación, los detalles.

Sacadnos de dudas: ¿Qué o quién se esconde tras la puerta?

Tened cuidado al abrirla, pero dejad entrar a la musa difusa que siempre engatusa para que os llene de inspiración vuestra imaginación.

Besos y achuchones múltiples.
😊😉😘😘😘

El Día de mi Muerte

Hoy es el día de mi muerte. Me lo repito mentalmente, mientras me hundo en estas frías y cristalinas aguas que se van volviendo oscuras y opacas. Miro hacia arriba, mis últimas burbujas de aire se elevan creando una estela de serenidad, que pasa del azul al verde hasta explotar en la superficie y gritar con el blanco de la espuma. Se va perdiendo la luz del sol que rebota en las pequeñas ondas, producidas por mi zambullida, y conforme me adentro en la oscuridad me digo a mí mismo: ya no hay vuelta atrás.

Lo sabía mucho antes de saltar. En el momento en que tomé la decisión de abandonar este cuerpo. En el justo instante en que me atreví a dar un paso más allá del acantilado. Cuando decidí ir al encuentro de las turquesas aguas. Cuando mis pies dejaron de sentir la firmeza del suelo y creí volar por unos míseros instantes, hasta que la gravedad me impulsó violentamente contra el azul espejo.

Mi mente empieza a hacer la selección de las imágenes que formaron parte de mi vida. Tantas vivencias, tantas experiencias, tantas aventuras y desventuras incapaces de sentir en una sola vida que me hacen perder el sentido mientras embotan mi cabeza. Personas, lugares, sentimientos. Una maravillosa familia que no me llorará, porque hace tiempo que me dejó, pues soy el más longevo. Tal vez haya quien me añore, quien me sueñe o quién me recuerde, pero el tiempo irá difuminando mi actual existencia. Mejor así. Mis amigos no han puesto reparo, saben que necesito morir. Es la única forma de dejar atrás todo lo que soy, lo que hice, en lo que me convertí. Este cuerpo ya no me obedece y se muestra reacio a esforzarse un día más. Ya no hay vuelta atrás.

El agua del mar en un primerísimo plano que muestra sus ondulaciones.
Imagen de Public Co en Pixabay

Mientras su cuerpo se deposita con suavidad en el fondo, una última burbuja expele de su boca y asciende muy lentamente, recorriendo el camino inverso al cuerpo, hasta salir a la superficie, donde huye dejando espuma y pequeñas gotas que saltan y agujerean el cielo espejado en el mar. La perfecta esfera parece absorber una porción de ambos, encerrándolos en su transparente jaula y se pasea bailando y dando vueltas, desconcertada, intentando orientarse en su nueva naturaleza.

Se impulsa hacia el este y regresa, inicia un tímido recorrido hacia el norte y vuelve, desecha el oeste y contempla fijamente el sur. No mira con los ojos, pues no tiene, pero sabe ver sin ellos. Divisa la playa al fondo y, flotando impulsada por la suave brisa, hacia allí se dirige.

Conforme se va acercando a la orilla comienza a vislumbra una pequeña multitud. Parecen celebrar algo. Bailan sobre la arena y cantan felices, pero no distingue las notas de la melodía, ni las palabras que entonan las canciones. Visten de manera informal, con atuendo playero, y llevan adornos festivos. Todo está pintado con tonalidades azules, o eso piensa ella al verlos a través de la capa esférica que la mantiene en vilo.

Aunque su translúcida apariencia se camufla con el azul del cielo, todos notan su presencia. Poco a poco, las caras se van girando y la contemplan con júbilo. Ahora, las palmas, los cánticos, las sonrisas están dirigidas a ella. Algunas caras le parecen conocidas, pero por mucho que lo intenta es incapaz de reconocerlas.

Como en una ensayada coreografía, van creando un pasillo que la orienta y le enseñan el camino. No lo duda, bailotea en el aire al son de los aplausos que no escucha, pero adivina, y se adentra entre el gentío hasta una zona espaciosa donde se encuentra una especie de altar. Sobre él yace un joven, de unos veinte años. Está acostado, bocarriba, y aunque lo aparenta no está muerto, pues su pecho se agita, aunque muy levemente. No ha perdido la lozanía de su piel y su cara se muestra tranquila. Su boca simula una tímida sonrisa.

La gente se ha arremolinado formando un corro alrededor de ambos. Ahora están totalmente quietos y callados. Expectantes. Durante unos pocos segundos, el silencio se adueña de la escena y la burbuja se mueve incierta y confusa. Se acerca al chico y, sin saber qué hacer, lo mariposea cuan largo es. Le roza las piernas, el pecho, las mejillas. Cuando en su ofuscación comienza a temblar, amenazando con romperse, el muchacho abre la boca intentando coger una última aspiración. Todos se cogen de las manos y levantan los brazos. En ese justo momento, la azulada y transparente esencia comprende.

Cogiendo velocidad, se eleva ligeramente y, comprimiéndose todo lo que puede, se precipita en la boca del chico. El aire contenido en la burbuja le infla el pecho y le hace dar un ligero estremecimiento. Sus brazos y piernas tiemblan tenuemente, para después volver a quedarse rígido. Todos aguantan la respiración, aunados con él en una incierta eternidad.

Al fin, este abre los ojos y comienza a coger bocanadas de aire, angustiado, presuroso. Dos chicas, de aproximadamente su edad, se abalanzan hacia él y lo reconfortan, mientras todos estallan en una algarabía de gritos, cánticos, aplausos y lágrimas de alegría.

Imagen de una puesta de sol en la playa, desde la orilla. Donde se ven las olas rompiendo en la arena.
El cielo crea una ligera simetría horizontal con el mar, pero cambiando las espuma de las olas rompientes por hilachas de nubes.
La foto está manipulada para forzar los azules sobre los demás colores.
Imagen manipulada a partir de la original de David Mark en Pixabay

El proceso siempre es brusco, doloroso, agresivo, enérgico…

Los recuerdos van explosionando dentro de mi cabeza. Como fuegos artificiales, las imágenes que antes parecieron despedirse, regresan impetuosas para llenar los huecos de mi memoria. Son tantas y tan intensas que tardan en recolocarse.

Logro incorporarme con dificultad y contemplo anonadado la ruidosa fiesta. Toda la ceremonia me abruma, me ciega, me ensordece, pero siento una inmensa felicidad.

Con los nuevos ojos voy reconociendo a mis compañeros, que danzan a mi alrededor. Ahora puedo escuchar nítidamente el bullicio, la música, los gritos, las risas… la bienvenida.

Poco a poco, todos se acercan a felicitarme. Me abrazan, me besas, me dan la mano.

La claridad y belleza de tantos colores me hacen lagrimar.

A pesar de haberlo hecho tantas veces, la renovación es desgarradora. Siempre tardo en tomar el control de mi nuevo cuerpo, de mi nueva existencia renacida.

Cuando lo consigo, me levanto y me uno a la fiesta. Soy joven de nuevo y mi cuerpo está lleno de energía, vitalidad, fuerza, intensidad… Tengo una vida entera por llenar.

Muchos la buscan, la desean, la ambicionan, pero no es fácil la inmortalidad.

Este relato sirve como pretexto para la propuesta del VadeReto de este mes:
Crear una historia relacionada con el color Azul.

VadeReto (Junio 2021)

Descripción del logo.-
De fondo, una mesa de escritorio, con avíos de escritura: Cuaderno abierto con borrones, una cartera, un cubilete con lápices, un despertador y, destacando, una pluma roja de ave dentro de un tintero. Todo esto queda enmarcado por una corona de laurel dorada. La parte exterior, queda oscurecida. En la parte inferior, aparece en horizontal, una cinta, también dorada, donde aparece escrito el texto "VadeReto" y debajo de éste el mes abreviado y el año, dentro de un rectángulo plateado.
Nota.- En esta ocasión he modificado el fondo para que parezca una superficie acuosa. Como si el logo estuviera flotando en una piscina.

Buenos días/tardes/noches sean…

Dicen los entendíos que el veranito empieza con el Solsticio de Verano y acaba con el Equinoccio de Otoño. También que empieza el 21 de junio y termina el 22 de septiembre, eso siempre que hablemos del hemisferio norte, si se trata del hemisferio sur hay que pegarle una vuelta.

En realidad, para cada uno, el verano llega cuando puede empezar a disfrutar del buen tiempo; ponerse ropa corta y fresquita; ir a la playa, si le coge cerca; y sobre todo, tomarse unas bien merecidas y deseadas vacaciones.

En mi tierra, bendito paraíso, cuando llegan estas fechas, los colores inundan el entorno y nos embriagan con su belleza. El amarillo que crea días límpidos y luminosos, pero también amenaza con quemarnos si no somos precavidos; el azul del espléndido cielo que se nubea con sutiles motas blancas y grises; el verde azulado del mar que nos rodea y nos baña de sal; el naranja matizado de sutiles tonalidades rojas, amarillas, violetas… que pinta las impresionantes puestas de sol, como las de La Caleta

Por eso, para este y futuros VadeReto se me ha ocurrido jugar con los colores. No solo con su interpretación pictórica. La belleza de sus tonalidades, sus connotaciones positivas y negativas, la representación simbólica, las referencias sociales, religiosas o políticas. Todos los colores encierran muchos significados, tantos como historias puedes imaginar con ellos.

Pues ahí vamos…

Este mes tenéis que escribir un relato basado en el AZUL.

Para ayudaros en la inspiración tenéis el enlace precedente y este sobre El Significado del Color Azul. También os muestro varias fotografías, pero tampoco tenéis que tomarla como foco de vuestras historias, o sí. Lo que os apetezca.

Una niña, rubia, despeinada y de ojos azul intenso. Su expresión es de duda o meditación.
Imagen de Pezibear en pixabay.
Una rosa azul intenso, entre índigo y cobalto, sobre un fondo también azul, más claro y con diversas tonalidades, pero desenfocado.
Imagen de GLady en pixabay.
Una medusa solitaria nada hacia la superficie del mar. La imagen está vista desde abajo y se ve como el sol crea una ventana de luz en la superficie.
Imagen de Free-Photos en pixabay.

Dicho esto, azulejaos de añiles, índigos, cobaltos, garzos, zarcos, celestes, turquesas, marinas, cerúleos, lapislázulis, azures…

¡Cuéntanos algo que nos cambie de color!

¡Que las musas pinten vuestra inspiración!

Besos y achuchones múltiples.
😊😉😘😘😘

Ensoñación Innata

Abro los ojos, pero no soy capaz de vislumbrar nada. Por mucho que lo intento, la tenebrosa oscuridad me convierte en un ciego involuntario. ¡No, no puede ser! Me rebelo y me obligo a rechazar esta angustiosa sensación. Agudizo los sentidos para intentar captar algo que me haga salir de esta engañosa alucinación. ¡Quiero captar al menos un sonido! Sin embargo, el silencio se empeña en magnificar mi soledad y acrecentar mi miedo. Intento moverme y mis brazos y piernas se niegan a obedecerme. ¿Qué demonios me está pasando? ¿Será el tránsito hacia la muerte?

Encierro mi ansiedad y me afano en acompasar mi respiración para no empezar a gritar. Tengo que racionalizar mis sentidos. No puedo dejar que me dominen y que, aunque simulen ausencia, gobiernen cada nervio de mi cuerpo.

Cuanto hasta diez… Dejo un par de segundos tras cada inspiración, profunda e intensa… Aguanto el aire en mis pulmones y dejo que la serenidad inunde cada una de mis células… Exhalo muy despacio, controlando cada gota de aire que abandona mi cuerpo… Lo repito varias veces hasta que noto como me relajo y vuelvo a asumir el control de mi organismo.

Pruebo de nuevo, pero no comienzo esta vez por la vista, sino por los oídos. Me concentro en captar el más mínimo murmullo, susurro, chasquido, crujido… ¡Noto algo! Parece un ligero roce. Cuando soy capaz de concentrar toda mi atención en él lo reconozco: es el viento. Es un brisa tan tenue que no me extraña que antes no la haya percibido. Me dejo abrazar y logro sentir cómo me acaricia la piel. Me produce un pequeño escalofrío que se convierte en alborozo. ¡Estoy vivo!

Con más sosiego, me invito a abrir los ojos sin que me invada el pánico. La vista se me aclara y comienzo a percibir mi entorno, aunque la luz sigue siendo débil y etérea. El amarillo, el verde, el marrón, parpadean ante mí, bosquejándome siluetas.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

La fragancia, limpia y natural, hacen despertar también mi olfato. No tengo dudas, estoy en un bosque. Ya puedo distinguir los árboles que me rodean. También pequeños arbustos que se florean de preciosos y coloridos brotes, alimentando abejas con sus elixires. Las esencias inundan mi boca, degustando sabores a flores, hierba, hongos, tierra húmeda, savia…

Con un esquizofrénico baile, las mariposas cobran vida ante mis sorprendidos ojos y me regalan una bienvenida coreografiada en el aire. Cuando intento acariciar una, noto que mis extremidades siguen sin querer moverse, permanecen entumecidas. Noto las piernas, pero parecen exánimes masas, encalladas y petrificadas. Sin embargo, me encuentro erguido. Soy incapaz de alcanzar con mis ojos los pies, pero puedo comprobar que me sustentan sin problemas.

Cuando, con empeño, consigo visualizar parte de mis brazos, la alarma y la ansiedad comienzan a adueñarse de nuevo de mi ser. Mi piel es rugosa, dura y de aspecto viejo y pétreo. De color pardo con tonalidades verduzcas. Se prolongan hacia el cielo, pero no terminan en manos sino en… ¡¡¡Hojas!!!

Con violenta erupción, el miedo se convierte en terror y un mudo grito muere en mi garganta mientras una terrible pregunta me explota en la mente:

«¿Soy un árbol que soñó ser una persona,
o soy una persona que está soñando ser un árbol?»

Este relato se corresponde con la propuesta para el VadeReto de este mes:
Crea una historia relacionada con los Sueños.

VadeReto (Mayo 2021)

Descripción del logo.-
De fondo, una mesa de escritorio, con avíos de escritura: Cuaderno abierto con borrones, una cartera, un cubilete con lápices, un despertador y, destacando, una pluma roja de ave dentro de un tintero. Todo esto queda enmarcado por una corona de laurel dorada. La parte exterior, queda oscurecida. En la parte inferior, aparece en horizontal, una cinta, también dorada, donde aparece escrito el texto "VadeReto" y debajo de éste el mes abreviado y el año, dentro de un rectángulo plateado.
Nota.- En esta ocasión he añadido nubes alrededor de la imagen para crear un cuadro onírico. Estamos en un sueño.

Buenos días/tardes/noches sean…

Dicen que la vida es un sueño y que no por mucho soñar, amanece más temprano.

Que quién vive sus sueños alarga sus días y que el que no sueña no disfruta de las aventuras que le brinda la vida.

Todo eso está muy bien, pero ¿Qué pasa con el dormir? ¿Por qué algunos tenemos por amigo al insomnio y se empeña en ser más jartible que las llamadas de ofertas telefónicas?

No pegas ojo por la noche y luego te llevas todo el día como un extra de “gualquin dí”.

Ya lo decía hasta Martin Luther King: ¡¡¡Tengo un sueño!!!

En fin, dichosos los que duermen como un bebito sin importarle los sueños en los que ande metido.

Y ¿por qué todo este rollo soñero? Pues porque teniendo en cuenta no repetirme y que es lunes de vigilia, la inspiración me hace proponeros soñar. Pero literariamente. Así que…

El VadeReto de este mes va de SUEÑOS.

Fotografía de un bebé felizmente dormido.
Un cesto de mimbre sin asa le sirve de cama y una mullida manta de hilo blanco le viene como colchón. 
Va vestido con ropita de punto marrón claro y lleva un gorrito con orejas de conejo, como el muñeco que porta en su brazo derecho.
La mano izquierda se apoya en su sien, generando la imagen el mayor de los placeres oníricos.
Imagen de MarvelMozhko en pixabay.

Pero no de tus anhelos y ansias para el futuro. Ni de tus deseos imperiosos e irrealizables.

Cuéntanos un sueño, una historia onírica, una fantasía increíble o una locura imposible. Total, en los sueños todo es posible, ¿no?

Convertíos en el Walt Disney acervolense y hacednos vivir vuestro sueño sin caernos dormidos. Aunque visto la falta de él, lo mismo hasta nos viene bien. 😅😂

Dejad volar vuestra imaginación y soñad entre las nubes, pero no os olvidéis de volver a bajar al suelo.

¡Que la inspiración os coja despiertos!

Besos y achuchones.
😊😉😘😘😘