La Travesía Imposible

Fotografía de una pisadas, de pies descalzos, sobre un suelo liso de arena.
Imagen de chezbeate en Pixabay.

Pie izquierdo, pie derecho, pie izquierdo, pie derecho…

Siempre mirada al frente, sin pensar en el camino por andar. Nunca mirar hacia atrás, lo pasado está pisado.

Las huellas que voy dejando son testigos mudos de mi paso por este desierto de arena. Su sinuosa irregularidad va mostrando mi errático recorrido, pero también, mi empeño por no cejar en el intento.

Pie izquierdo, pie derecho, pie izquierdo, pie derecho…

Hace rato que trastabillo andando, porque ya no tengo suficientes fuerzas para correr. Porque, qué más da, me queda demasiado camino por delante y, como dice el poema, lo importante es llegar.

El sol todavía se está desperezando y sus entumecidos rayos aún no calientan demasiado. Sin embargo, temo que antes de llegar a mi destino se mostrará en toda su magnificencia y cada bocanada necesaria de aire será sustento y dolor.

Pie izquierdo, pie derecho, pie izquierdo, pie derecho…

Intento divisar el horizonte, pero se me hace tan difuso y distante que a punto estoy de llorar. Menos mal que puedo contenerme, porque entre las lágrimas, el sudor y la arena voladiza que se me pega, ardorosamente, a la cara se me habría formado un engrudo que ríase usted de las prótesis de los trolls en el Señor de los Anillos.

Pie izquierdo, pie derecho, pie izquierdo, pie derecho…

Mis andares recuerdan aquellos tiempos de farra nocturna que terminaban subiendo las escaleras de mi casa a cuatro patas, porque el equilibrio se había quedado tirado junto a la barra del tercer pub que había visitado. Luego, hacía virguerías para meter la llave en la cerradura, pero esa es otra historia.

Pie izquierdo, pie derecho, pie derecho, pie izquierdo, mano derecha, mano izquierda, frente, nariz, bocazo en la arena…

Caído de bruces, cuan largo soy, saco la nariz enterrada e intento escupir los granos que se me pegan a la lengua. «¡Ferá fofible!» farfullo. Me miro las zapatillas y confirmó que los cordones se han aliado para abrazarse y provocarme tan estilístico batacazo.

Me pongo de rodillas y me sacudo la arena que ha quedado pegada en la ropa, pero al intentar ponerme de pie y proseguir mi andadura, un monstruo negro, peludo y de inmensas patas salta sobre mí. Caigo volviéndome a revolcar, cual croqueta casera, por la arena. «Fu fufetera fare» balbuceo, volviendo a toser y escupiendo arena como un aspersor, mientras veo como la inmensa mole peluda se aleja trotando.

—¿Qué, un día duro, eh? —Me espeta un tipo que me sobrepasaba corriendo y luciendo un modelito de lo más fashion.

Lleva pantalones cortos, rojo llameante, sobre otros negros, largos y muy ajustados. En la parte superior, un top amarillo deslumbrante, sobre una camiseta de mangas largas verde mareante. Para que no le falte nada, unas gafas de sol que le ocupan casi toda la cara y una gorrilla azul celestón. Es un catálogo pantone en movimiento.

Después de recuperar la ceguera que el sol, en complicidad con el payaso micolor, me ha provocado, logro incorporarme para continuar la odisea. Sin embargo, una bicicleta está a punto de atropellarme y solo me salva el aviso de su bocina, que nada tiene que envidiar al claxon de un tráiler.

Cuando una vieja con su andador también me adelanta, al mismo tiempo que me saca la lengua, pienso en abandonar. «¡¡Ya no puedo más!!». Pero una muchachita, con la ropa tan diminuta y ajustada que no me deja mucho a la imaginación, me hace reconsiderarlo. Al ver sus andares, y su anatomía trasera, me yergo vigorosamente, como si me hubiera tomado cinco litros de Bluecow o Perrorade y me incorporo a su estela.

Eso sí, rezongando por lo bajinis:

«¡¡¡No me vuelvo a levantar temprano para ir a correr por la playa!!!».

Relato escrito para la propuesta del VadeReto de este mes, en este mismo Blog:
Crea la historia que te inspira la fotografía de unas dunas de arena e incluye en el relato la palabra DESIERTO.

P.D.: Cabecera creada a partir de la Imagen de Greg Montani en Pixabay

33 comentarios en “La Travesía Imposible

  1. Pingback: VadeReto (FEBRERO 2022).- | Acervo de Letras

  2. ¡¡¡Ja Ja Ja!!! Empiezo a conocerte y me esperaba algo que me hiciera reír… ¡¡pero esto!! Espera, que voy al baño. ¡Yastá! Es que la vieja con el andador fue demasiado. Me encantaron los balbuceos tosiendo y escupiendo arena.
    Viviendo en pueblo de playa, me conozco a todos los tipos, especialmente al payaso micolor (que de esos, ¡a puñaos!). Pero tienes una gracia para contarlo, que te estoy viendo a ti y a toda la fauna deportivo/playera. ¡Perdón, que nadie se sienta agredido!
    ¡Y yo inventándome un tiburón para impactar al personal! ¡¡Pero si la realidad es muchísimo más acojonante!!
    Gracias por divertirme «Magna fabula factorem». Un abrazo carcajeante.

    Le gusta a 3 personas

  3. ¡Hola Jasc! Qué deleite de relato, ya me estaba imaginando a alguien perdido en el desierto y bueno, el final es de lo mejor. Juegas con nuestras mentes a tu antojo y me encanta que tenga un toque de humor que hace mucha falta estos días. Lo disfruté como no te imaginas. Te dejo un abrazo grande.

    Le gusta a 3 personas

  4. Hola, aquí con mi café, leyendo el relato casi me atraganto con la risa de este final tan apoteósico, Un esfuerzo sobrehumano para demostrar que uno pude seguir a pesar de los inconvenientes, siempre y cuando aparezca algo que nos impulsa. Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 3 personas

    • Me alegro, no de que te atragantaras, pardié, de que hayas disfrutado y reído con mis locuras.
      La verdad es que has dado en el clavo del mensaje subliminal oculto. Te puedo asegurar que lanzarse a correr en solitario, sin ser atleta pofesioná o estar perseguido por un león, es una de las empresas que mayor esfuerzo requieren y que más desarrolla la voluntad y la constancia. Ahora ya no salgo a correr como los locos del Decathlon, mis rodillas tiemblan y lloran ná má que pensarlo, pero hace unos años significó un gran cambio en mi vida. Aunque ahorita me mires de perfil y digas «tesquiyá chavá». 😅😂🤣
      Muchas gracias por tus palabras, Mar.
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    • ¿Una caminadora? ¡¡¿¿Te refieres a un andador como la vieja??!! 😱😱😱
      Supongo que te refieres a uno de esos trastos que se usan en casa. «Una cinta de corré», lo llaman.
      Lo tenía, pero como no llegaba a ningún lao, me aburría 😂😂😂😂
      Ahora tengo una bicistatic, pero tampoco la uso mucho, porque cuando me bajo camino como los comboys. 😝🤣🤣
      Mejor hago caminatas andandito, aunque en Cádiz con el Levante se termina comiendo arena de todas formas. 😂😂
      Gracias por pasarte por aquí y comentar. Un abrazo. 😊🤗👍🏻

      Le gusta a 3 personas

  5. 😂😂 mira que estaba sufriendo por el individuo, concentrándose en las pisadas para no rendirse y hay estaba mi mente dándole ánimos sin sospechar ese giro.
    En cuanto has descrito el modelo fashion me he empezado a situar pero seguía en el desierto no imaginaba el desenlace. Muy bueno, muy ingenioso y sobre todo tronchante.
    Siempre hay un motivo para el sacrificio, y él lo ha encontrado al final 😉 .
    Buenísimo. Qué rato más divertido me has hecho pasar.

    Le gusta a 3 personas

    • 😂😂😂
      En el fondo yo también empecé a escribir la historia así, pero mi mente majarona me tiró para la playa. Se está más fresquito. 😜😝
      Un placer darte un rato de diversión. 👌🏻😉
      Un abrazo. 🤗😊👍🏼

      Le gusta a 3 personas

  6. Bueno, JA. Aprovecho los primeros de mes para ponerme al día con lo del vencido. En eso yo ando como tu playero protagonista a remolque. Te diría que no te hicieras muchas ilusiones con la corredora aunque la persigas no la alcanzaras y si te da un arrechucho ni se enterará y será la señora del andador la que sin mirarte si respiras te haga el boca a boca, es enfermera jubilada y sabe más de inyecciones, pero por intentarlo no se quedará.
    Yo si me imaginaba que andabas desesperado por llegar al primer chiringuito y avituallarte como es debido. Corriendo no, andando lo que comentabas al principio me ha pasado a mí y lo peor es que como la playa no se acababa después tuve que regresar.
    Bueno, ahora tómate algo mientras ideas un plan ACME como el coyote, para atrapar a la correcaminos madrugadora de tu playa. Aunque sea haciendo noche para estar a mitad de camino y cuando pase estés fresco como un gladiolo y no como el día anterior seco cual cardo borriquero.
    Bueno, bien por lo narrado y ese esperanzador final que por el horizonte se va distanciando. 🍻🍻🍻🍻🖐🏼

    Le gusta a 2 personas

    • 😂😂😂😂😂
      ¿Alcanzar a la corredora? ¿Sabes de la liebre que le ponen a los galgos para que corran? ¿O la zanahoria en el palo a los asnos para que anden? (más acertada esta última por la comparativa 😅😂?
      De ilusión también se vive, JM. O eso dicen. 😝
      Lo de ir de chiringuito en chiringuito es mejor contienda, pero en mi playa están demasiado alejados unos de otro. No creo que llegara al tercero vivo. 🤣🤣🤣
      De todas formas, lo de ligar en la playa es demasiado difícil. O vas casi en pelotas, con lo cual ya has perdido todas las posibilidades (las mías); o, si te paras después de correr, necesitas a un intérprete de signos. 😂🤣
      Como dices, mejor pasear y alegrarte los ojos. No queda otra. 😜
      ¿Te vienes al chiringuito? Un abrazo 🍻🍻🍻🍻

      Le gusta a 2 personas

      • No te des por vencido, vete en patinete eléctrico y así al menos mientras le dure la batería estarás a su altura. 🛴😂
        Otra opción es que la esperes a la vuelta con alguna bebida isotónica. En cuanto a ligar me parece que no se nos arreglaría ni viviendo en Matrix, así que confórmate con que te salude y te agradezca la bebida. Que sabio era Platón en cuanto al amor 😂😂😂
        Estoy casi palabra a palabra sacando la tercera parte por lo que falta lo suyo, pero lo sacaré adelante, o eso espero, si consigo quitarme la imagen tuya con el patinete persiguiendo a las corredoras. 😂🛴😂😂😂🍻🍻🍻🖐🏼

        Le gusta a 3 personas

        • ¿Patinete por arena volaera? 😱😱😱
          Mejor la bebida, pero si no cambia la isotónica por cerveza tampoco vamos a echá el ratito.
          Al final me voy de juerga con la vieja.
          😂😂😂💃🕺
          Enga dale caña a esa buhardilla en la cabaña. 💪🏼💪🏼💪🏼🍻🍻🍻

          Le gusta a 1 persona

  7. ¿Qué buen humor! Cómo me he reído con tu angustia playera. jajaja.
    La verdad es que al principio me has recordado Tuareg de Vázquez-Figueroa. Aquella odisea en el desierto y lo que pasó… uf.
    Después has puesto el toque humorístico con las frases muy literales con la boca llena de arena. Aquí también he recordado un chiste de Forges en los lejanos tiempos de la tele en blanco y negro (yo soy muy vieja)
    -¿tiene algo para matar el gusanillo?
    -Sí, abra la boca.(saca una pistola y le da un tiro)
    -Fufas fafias.
    En fin, que un poco de humor siempre viene bien. Muchas gracias

    Le gusta a 3 personas

    • Jelou, Virtu.
      Uy, Vázquez-Figueroa y Forges. Dos de mis grandes referentes. Uno en literatura de aventuras y el otro en el humor sarcástico, irónico y certero. (Sí, seguro que las fefes me han salido recordando alguno de sus chistes, maravillosos).
      Me alegro que te hayas divertido. Tus risas son un regalo para mí.
      Gracias a ti por leerme y comentar.
      Un abrazo. 🤗😊👍🏻

      Le gusta a 1 persona

  8. Jajaja, pero si al principio creí que ibas en serio Jose, que ibas caminando por el desierto para llegar a un destino de estos que se ven en las películas, jajaja.
    Pero me ha encantado, con todo el humor que sabemos que tienes, y como nos metes en la historia, y nos engañas, pero de una forma muy divertida.
    Gracias por compartir con nosotros estos relatos Jose.

    Le gusta a 1 persona

    • Ya me conoces, Miguel Ángel, a mí y a mi loca cabeza. 😂😂😂
      Me alegro que te haya gustado y te haya proporcionado algunas risas, que buena falta nos hacen.
      Un abrazo. 🤗😊😘👍🏻

      Me gusta

  9. Hola, José, como juegas con nosotros, te hacia en el más profundo desierto. Y me dejas sudando solo de pensar en madrugar para ir a correr.
    ¡Anda, y tira! que te invito a desayunar o a lo que quieras.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Ángel. A mí no me ves en el desierto ni aunque me reencarne en camello. 😝
      Pero al desayuno sí que me apunto, aunque tenga que madrugá.
      Por unos churritos me pongo hasta el modelito del runner. 😂😂😂
      Gracias por tu comentario, un Abrazo. 🤗😊👍🏻

      Me gusta

  10. Jajajaja, te has quedado bien con nosotros Jose. Que arte poder compaginar la imaginación con la gracia gaditana. Has conseguido que también yo paseara a tu lado y presenciara tus desventuras. Que bien me ha sentado leerte. Esta claro que este relato lleva tu sello.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s