Había una Vez…

Delante del fondo de una puesta de sol en Cádiz, estoy yo con David en brazos, pero forzado a una silueta. He manipulado el borde para que se vea espumoso y antiguo.
Fotografía propia tomada hace ya un puñao de años.

Había una vez un niño que se dormía mirando las estrellas y escuchando las historias de trotamundos y exploradores incansables; magos, brujas, hadas y criaturas indomables; aventureros curiosos y temerarios. Todos se enfrentaban a criaturas monstruosas y colosales, empresas y fortalezas que parecían inexpugnables, andanzas imposibles con destinos implacables. Cuando el telón de sus ojos lo hacía viajar a las tierras de la fantasía, soñaba con igualar esas gestas, cruzar el mundo para descubrir gentes y lugares maravillosos y vivir sus propias hazañas, saliendo siempre triunfante de todas sus aventuras. Cuando la mañana se abriera ante él, ya se enfrentaría a la realidad del mundo despierto.

Había una vez un alumno que disfrutaba más aprendiendo que estudiando. Sus porqués siempre iban seguidos de un cómo o de un quién y no se cansaba de preguntarle a la vida, porque sabía que el que pregunta no solo amplía sus conocimientos también se cuestiona su lugar en el mundo y aprende a convivir en él en armonía, tolerancia y alegría.

Había una vez un hijo que comenzó a crecer deprisa, más aprisa de lo que sus padres deseaban, porque el bebé se iba haciendo un hombre y ellos se veían más viejos. Siempre temerosos de que el mundo real fuera más peligroso que su propio mundo fantástico, lo amaban y protegían, pero sin dejar de proporcionarle las fortalezas necesarias para saber afrontar los problemas y superarlos.

Había una vez un pequeño guerrero que comenzó a desafiar sus propias batallas. Combatiendo entre números y letras, teoremas incomprensibles y lecciones complejas y tediosas. Lidiando con enemigos intangibles o insospechados, pero ganando amigos eternos e incondicionales. Bregando con balones indomables y canastas imposibles. Confuso entre la veleidad del triunfo y la triste enseñanza de la derrota. Cuando ganaba sólo sonreía si también veía sonrisas en las caras de sus compañeros, porque para él el triunfo del grupo era mucho más importante que el propio. Su certeza era que el trabajo en favor del equipo siempre era mucho más productivo y placentero.

Había una vez un soñador que con los ojos abiertos se atrevió con las aventuras soñadas. En ellas no había magia ni materias de naturaleza fantástica, sino la ciencia que te hace aprovechar el talento y la inteligencia; no había criaturas fantásticas, aunque sí fantásticas criaturas; no había montañas llenas de ogros, brujas y hechizos encantados, pero sí caminos abruptos que parecían encantados de volverse más escarpados e incluso hizo aparición un monstruo, de tamaño microscópico, que resultó ser mucho más terrorífico que los mismísimos gigantes; no tenía capa, ni escudo, ni espada para defenderse, pero sí corazón, coraje, decisión y fortaleza para combatir todos las adversidades que le surgían y derribar los imposibles muros que se le aparecían en el camino.

Hubo una vez un niño que dejó de serlo para convertirse en un hombre. Apuesto, brillante, sesudo, instruido, cultivado, talentoso… Admirado, respetado y querido por todos, hasta por sus competidores. Sus amigos se convirtieron en familia y su familia en amigos, porque el simple hecho de compartir con él ciertos momentos hace que estos se conviertan en especiales.

Hay ahora un hombre, que una vez fue niño, que es un magnífico FÍSICO, de maravilloso físico. Que tiene el mundo y el futuro por delante para seguir comiéndoselo con papas. Puede que sus padres sean más viejos, porque el tiempo no pasa en balde, pero rejuvenecen y engordan de satisfacción y orgullo contemplando cómo consigue lo que se propone, por muy ardua y costosa que sea la empresa.

Porque el que fue un niño, y ahora es todo un hombre, ha demostrado ser más grande que los héroes con los que soñara. Él mismo se ha convertido en un héroe sin capa, sin necesidad de artificios fantásticos. Capaz de combatir a los monstruos que en la vida real nos asechan. Haciéndolo con fortaleza, pero sin arrogancia; con valentía, pero con prudencia; con simpatía, pero sin perder la dignidad; con autoridad, pero siempre con humildad.

El hombre, que antes fue niño, es el hijo que todo padre quisiera tener; es el yerno que muchas desearían; el alumno que satisface a cualquier profesor; el amigo que desea todo amigo. Pero también el que nunca dejará de ser nuestro niño, mi niño. El que dio y da sentido a mi vida. El motor que hace latir mi corazón y por el que siempre estaré orgulloso de haberme convertido en padre.

¡Felicidades, David Sánchez, licenciado en Física y en la Vida!

P.D.: Cabecera creada a partir de la Imagen de JCK5D en pixabay

28 comentarios en “Había una Vez…

  1. Se me saltan lágrimas de la alegre emoción al leerte, qué bonitoo…
    ¡¡¡ Enhorabuena Jascnet por tener este hijo tan maravilloso !!!
    Que tiene unos padres q lo han ayudado a crecer en libertad, pues es a través de la libertad donde no hay trabas ni límites físicos ni sensoriales y donde el crecimiento se hace ilimitado…
    Con las alas preparadas para volar y que sus padres lo vean para propia satisfacción, y de todas las personas que lo rodean y lo quieren…
    Enhorabuena por las palabras que describen la historia vivida desde q vio la luz este niño tan querido
    Un abrazo enorme, besos

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡¡Wuuuaaauuuauuu!!! Y aquí, señoras y señores, el padre orgulloso se sube al escenario para poner su corazón sobre la mesa, para contar al mundo entero esas cosas que pocas veces se dicen, pero que bullen en el corazón, esas que dan sentido a tantos días y noches compartiendo el universo con su hijo, en las buenas y en las malas, en el mundo maravilloso de la fantasía y en la maravillosa cruda realidad.
    ¿Se lo has mostrado? ¿Le has mirado la expresión, al leerlo? No dejes de hacerlo. Seguro que es el espejo perfecto del orgullo y el respeto.
    ¡¡Felicitaciones amigo Jose!! No todos los días uno toca la fibra más sensible de quien te lee. Y felicidades también al flamante «Licenciado en Física y en la Vida» David Sánchez, todo un orgullo para sus padres, familia y amigos.
    ¡¡Disfruta!! No todos los días uno descubre que, al fin y al cabo, a veces las cosas salen bien, ¡¡muy bien!! ¡¡requetebien!!
    Un abrazo de corazón a corazón, con la emoción a flor de piel, amigo Jose.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Acaba de leerlo! 🥰🥰🥰
      Tiene que haber llegado una polvareda porque se nos ha metido a los tres algo en los ojillos. 😅🥺🥺🥺
      23 hermosos tacazos que cumple hoy, el muchacho. 😍😍😍
      Tenemos la suerte de que él siempre ha sido, es y será un proyecto bien asentado que nos regala alegrías multiplicadas con satisfacción.
      Toda una inversión de vida.
      😊😊😊
      Muchas gracias por tus comentarios, Marlen.
      🤗☺️😘👍🏼

      Le gusta a 1 persona

  3. Conociendo un poco al padre no hay duda de que el hijo merece todas esas palabras cargadas de sentimientos y emociones, y merece leerlas y sentirse a su vez orgulloso. Porque hay cosas que deben decirse y deben saberse.
    Enhorabuena amigo mio, comprendo perfectamente esos sentimientos porque yo acabo también de licenciar a un vástago, aunque en mi caso hemos cambiado las palabras por un gran abrazo y unas cuantas cervezas (mientras pude seguir el ritmo).
    Y como algo merecía uno también, ayer completé las satisfacciones con un fabuloso concierto de Malikian, imagino que tu darás cuenta del crédito en el Falla o en alguna de esas plaza que Cái llena de arte por estas fechas.
    Abrazo enorme!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Bueno, en realidad es doble felicitación, porque hoy es su cumpleaños.🎂 😜👍🏼
      Su graduación fue hace un par de semanas y, por supuestiiiisimo, nos pegamos varios cervezones, además en Granada, ya sabes, con tapeo garantizado. 😂😝
      Hay que celebrar todo lo que se pueda. 🥂
      Muchas gracias por tus palabras, Isra.
      Abrazazo, amigo. 🤗☺️👍🏼🍻🍻

      Me gusta

  4. Compare que te digo que no sepas?? Que escribes como lo ángeles?? Que todo lo que dices es verdad y tienes un niño que vale oro? Muchísimas felicidades por todo, por su cumple, por como escribes y a ver si ya nos tomamos la que nos debemos jajajaja. Un abrazo de los gordos.

    Le gusta a 2 personas

  5. Que los hijos nos hagan sentir algo así es grandioso, pero que además lo sepas contar tan bonito tiene muchísimo mérito. Con razón eres un Maestro.
    Enhorabuena al hijo, a los padres y a la familia entera. Porque a veces los cuentos se cumplen y tienen principios (esto no ha hecho más que empezar) felices.
    Un abrazo gordo, Jose Antonio, y un brindis por la vida 🥂🌼😘

    Le gusta a 1 persona

  6. COMENTARIO DE PILAR CÁRDENAS:

    Jose, quizás de todos tus relatos este sea el más alejado al mundo de la fantasía que tanto te gusta, el relato más cierto, el más fiel a la realidad de todos cuantos has escrito, porque tengo la suerte de poder ratificar cada palabra tuya, ya que al igual que te sucedió a ti, hace justo hoy 23 años, una bonita mañana de sábado llegó también a mi vida un regalo, una bendición que me deparaba el destino y al que pusieron por nombre David Sánchez Serrano.

    Ese ser tan chiquitito que me robo el corazón y el alma nada más verlo, me ató a él de por vida.

    Hoy se ha convertido en un hombre, aunque sé que siempre conservará la frescura de un niño, se ha convertido en una persona de una gran humanidad, en una persona honesta, leal y que sabe que hay que trabajar mucho para conseguir los objetivos que se proponga en la vida, se ha convertido en un ejemplo a seguir, y de la que aprendo cada segundo que comparto con él.

    Solo puedo daros las GRACIAS a ti y a tu Santa esposa por haberme hecho este regalo tan maravilloso, jamás podré agradeceros que lo compartáis conmigo.

    Tu relato es una joya Jose, no hay forma más bonita de expresarle tu amor y tu orgullo de padre.

    ENHORABUENA!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Pues no pueden ser más preciosas también tus palabras, Pilarica.
      😍😍😍😍😍
      Celebremos la felicidad que este mozuelo nos da y que podamos disfrutarla mucho tiempo con él.
      Muchas gracias por tus palabras que son un regalo verlas por aquí. Porque sé que te gusta más decirlas en persona y si es alrededor de una mesita con buena comía y bebía y mejor compañía, qué te voy a decí. 😝🥰
      Besos y ashushones, cuñaílla, 🤗😊😘😘😘

      Me gusta

  7. Qué bonito Jose y que emocionante!! Debe ser un orgullo impresionante tener un hijo como David, y estoy contigo en cada una de las palabras que has dicho de él (aunque yo no las hubiera expresado tan bien).

    Porque es verdad, David es un hijo, un sobrino, un amigo, y un largo etcétera , fuera de lo común, es maravilloso.

    Y es un lujo poder disfrutar de estar con él, y nosotros que lo vemos menos, poder compartir con él los pequeños momentos que tenemos. Es excepcional, y si yo fuera padre, también querría tener un hijo como él. Porque por supuesto que es muy inteligente y aplicado, por eso ha llegado a tener esa carrera de FÍSICO, pero lo que más destaco de él es como es él, simplemente, una persona humilde y sencilla, buena, que se vuelca con su familia y sus amigos, y como tú dices con esa mentalidad de equipo, pensando siempre en el bienestar de todos y no en el suyo propio.

    Así que felicidades a tí, y a María José por vuestro niño, que ya es todo un hombre, y un “PEAZO DE FÍSICO.”

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Pues qué le voy a contá yo a los titos adoptivos que ellos no hayan vivido y disfrutado también. 🥰👍🏼
      Él es el modelo ejemplarizante de eje alrededor del cuál se une la familia: la de sangre, la de amistad, la de vivencias…
      Cada gota de amor que recibe la multiplica y la reparte encantaísimo.
      Y es que, como decimos por aquí, este niño es un BASTINAZO 😍😍😍😍
      Muchas gracias por tus comentarios, Miguel Ángel.
      Un abrazo con espuma. 🤗😊👍🏼🍻🍻🍻🍻

      Me gusta

  8. Qué bonito leer este hermoso homenaje a tu hijo. Todo el texto está cargado de emociones, sobre todo de amor y orgullo, de remembranza. Los hijos son un gran reflejo del trabajo que hacemos como padres, su logro es, en parte, tuyo. Felicidades a ambos, enhorabuena….

    Le gusta a 1 persona

    • Buenos días, Ana.
      La verdad es que uno intenta sembrar en él todas las buenas semillas posibles, pero hay tantos obstáculos en la vida que le pueden hacer coger el camino equivocado. Por suerte es un tío fuerte, inteligente y con personalidad. Se está labrando un hermoso camino que espero tenga un futuro maravilloso.
      Muchas gracias por tus palabras, Ana. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s