Con Paciencia No Hay Arrebato

Imagen que muestra la carta y el dado propuesto para el reto.
En el dado aparece una mano y en la fotografía, una señora de pelo blanco que dormita sentada en una silla junto a una mesita con una tetera y una taza. De su cabeza sale algo parecido a un árbol y en cada rama unos cartelitos.
Carta y dado para el reto. Imágen de Lídia.

La abuela Maia tenía el don de la sabiduría y de la paciencia. Cuando la veías dormitar, podías imaginar sus pensamientos germinando y creciendo como las ramas de un árbol. Tenía un truco infalible para calmarnos. Cada vez que nos enfadábamos y la cólera nos hacía perder los estribos, nos ponía en la mano un fósforo, nos miraba, con esos ojos llenos de dulzura e indulgencia, y nos susurraba: «La próxima vez que la ira quiera controlarte, enciende la cerilla, espera y mira cómo se consume». No fallaba, al terminar, ya no nos acordábamos de por qué nos habíamos enfadado.

Maia es diminutivo de Maya. Procede del griego y tiene el significado de “madrina, nodriza, ama”.

Microrrelato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: mano/manos
Reto opcional: Que aparezca la palabra: Cerilla.