VadeReto (JUNIO 2022).-

Descripción del logo: Fotografía de fondo de la mesa de trabajo de un escritor. Está recortada de forma que solo se ve un primer plano de una máquina de escribir antigua. En la parte superior aparece el texto "VadeReto", en rojo, con relieve y con trazo blanco bordeándolo. En la zona inferior, una cinta dorada, a modo de banner, con un par de pliegues, lleva grabado encima el mes en curso del presente año, en rojo, seguida por una pluma de ave, también roja. La imagen queda formando un cuadrado, con los textos centrados horizontalmente. Nota.- Para el tema de este mes, he superpuesto la imagen de una carta manuscrita.
Para ir a los relatos participantes, pulsa AQUÍ.

Buenos días/tardes/noches sean…

Es una verdad universalmente reconocida que nos gusta hablar más que a un loro prisionero, pero a algunos nos gusta más hacerlo por escrito. Ese es uno de los privilegios de la familia acervolense.

Ahora, con el guasa, las RRSS, el email y toda la tecnología que invade nuestra vida es más propio hacerlo así. Sin embargo. hay una práctica bellísima que se está perdiendo y que fue el modo fundamental de comunicarse de nuestros abuelos, padres y, bueno, también de los que tenemos el coco nevado.

Me refiero a comunicarse por carta postal, la de toa la vía. La que teníamos que echar al buzón, llenos de ilusión, y esperar la respuesta con ansia y mucha paciencia, a manos de nuestro cartero.

Escribir una carta puede parecer sencillo, pero antes no existían emoticones o gif animados que nos ayudaran a transmitir las emociones. Es muy difícil sustituir la expresión de unos ojos, una boca o las mismas manos al hablar. Por eso creo que el arte de emocionar mediante las palabras es una práctica que no debería perderse y seguir usándose, aunque sea de forma esporádica y con contactos muy especiales.

Así que, este mes os propongo lo siguiente:

El relato, la historia que contéis, tendrá que ser narrado a través de una carta escrita.

Porque el VadeReto de este mes es:

¡¡¡La Carta!!!

Composición en la que se ve una carta manuscrita sobre la que reposa una pluma de escritura, con cobertura de plata y una pluma de ave roja en la cola.
Sobre la carta aparece un lacre rojo y la tinta que chorrea de la pluma.
Al rededor, sobre la mesa, se ve el tintero, una vela apagada, el soporte para la pluma y varios libros antiguos.
Imagen de Bru-nO en Pixabay

Así de simple y también de complicado.

Escrita, supuestamente, en primera persona y relatando hechos, aventuras, emociones reales o ilusorias.

Puede ir firmada con nombre, apodo o seudónimo, o dejarla anónima. Podéis dirigirla a alguien en particular o lanzarla al viento para que la lean las nubes.

Puede ser una carta de amor, de venganza, de súplica, de amenaza, de ayuda… lo que vuestras locas y traviesas musas os inspiren.

Citas:

«Escribir esta carta es como meter una nota en una botella…
Y esperar que llegue a Japón».


«Las cartas no son más que un trozo de papel. Aunque se quemen, en el corazón siempre queda lo que tiene que quedar; por más que las guardes, lo que no tiene que quedar desaparece».


«Uno de los placeres de leer cartas antiguas está en que no necesitamos contestarlas».


¡Afilad vuestras plumas! ¡Llenad vuestros tinteros! ¡Desenrollad vuestros pliegos!

¡El cartero está en camino!

Besos Múltiples, Abrazos y ashushones.
😊😉😘😘😘


P.D. Fondo de la Cabecera y del Logo a partir de una Imagen de Peter H en Pixabay. Carta sobreexpuesta en el logo de CocoParisienne en Pixabay.

RELATOS PARTICIPANTES:
(por orden de escritura)