La Sabiduría de la Naturaleza

La tristeza los mantuvo ocultos mientras la raza dominante exterminaba sin contemplaciones. Abandonaron su entorno, con asco e ira, y se escondieron a la espera. Cuando los destructores se tuvieron que encerrar por miedo a un enemigo mucho más pequeño, más insignificante, pero más implacable, más temible, la naturaleza les devolvió la alegría y, como una bandada de flechas que atraviesan sin permiso, tomaron posesión de la tierra. Las llamadas bestias y fieras volvieron a dominar el mundo y la naturaleza no se sorprendió. Sabía que estas cuidarían mejor de ella, porque su apariencia era sombría, pero sus corazones límpidos.

Microrrelato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: una flecha/un carcaj
Reto opcional: Que aparezca una de las seis emociones básicas:
sorpresa, asco, miedo, alegría, tristeza o ira.

Este micro ha sido galardonado con la mención especial del Optimvs mensi.

Muchas Gracias, Lídia. 😍😍😍

Con Paciencia No Hay Arrebato

Imagen que muestra la carta y el dado propuesto para el reto.
En el dado aparece una mano y en la fotografía, una señora de pelo blanco que dormita sentada en una silla junto a una mesita con una tetera y una taza. De su cabeza sale algo parecido a un árbol y en cada rama unos cartelitos.
Carta y dado para el reto. Imágen de Lídia.

La abuela Maia tenía el don de la sabiduría y de la paciencia. Cuando la veías dormitar, podías imaginar sus pensamientos germinando y creciendo como las ramas de un árbol. Tenía un truco infalible para calmarnos. Cada vez que nos enfadábamos y la cólera nos hacía perder los estribos, nos ponía en la mano un fósforo, nos miraba, con esos ojos llenos de dulzura e indulgencia, y nos susurraba: «La próxima vez que la ira quiera controlarte, enciende la cerilla, espera y mira cómo se consume». No fallaba, al terminar, ya no nos acordábamos de por qué nos habíamos enfadado.

Maia es diminutivo de Maya. Procede del griego y tiene el significado de “madrina, nodriza, ama”.

Microrrelato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: mano/manos
Reto opcional: Que aparezca la palabra: Cerilla.

Coartada para una Reunión

Izquierda, una carta que muestra: Una niña pequeña intenta levantar una pesada y enorme caja, envuelta en papel de regalo rojo con cinta blanca. 
Derecha, un dado mostrando en su cara superior: una estrella fugaz.

Se acaba enero y un paquete solitario aparece en la mesa del salón. Un regalo que espera ser recogido sin demasiada premura. ¿Cuesta hacer la llamada? En absoluto. ¿Es para una amistad que se perdió? Tampoco. ¿Quizás se nos olvidó invitarle? Ni mucho menos.

En realidad es una simple e inocente excusa. Como las Navidades, que nos sirven de pretexto para aparentar felicidad y solventar enfados y desacuerdos.

Esa caja envuelta, que parece lujosa y pesada, pero está vacía, es una estrella que con su luz manda un mensaje: «Te espero cualquier día del año, tenemos que celebrar nuestra amistad».

Microrrelato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: una Estrella
Reto opcional: Que aparezca la palabra: Enero.

La Danza de la Luna

Gibis siempre había soñado con bailar. Sus piernas eran demasiado largas, pero su resignación muy corta. Lucía una tiara de cristal que halló una noche de luna llena. Cuando el astro incidía sobre la diadema, la noche se tornaba día y la convertía en la mejor bailarina de la región. El efecto solo duraba una noche cada veintiocho días, sin embargo, para ella era más que suficiente. El resto del mes se contentaba con pasear por la nieve y verse reflejada en el lago. Allí podía contemplar a una de las criaturas más bellas del planeta. Un impresionante Ibis escarlata.

Microrrelato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: una tiara.
Reto opcional: Que aparezca una antítesis, es decir, una pareja de contrarios como: blanco/negro, día/noche, claro/oscuro, bien/mal…

Viajar sin Billete

Solíamos jugar en aquel callejón sin preocuparnos de ningún problema, pero una tarde de tormenta, un impresionante rayo sonó tan cerca que nos asustó. Buscando cobijo terminamos dentro de un local. Al principio nos quedamos quietos, con miedo, pero luego iniciamos nuestra particular exploración del lugar. Allí descubrimos aquella máquina. No era un videojuego normal. En la pantalla salía un libro que iba mostrando una increíble historia que te atrapaba sin concesión. Desde aquel día, cambiamos el callejón por la lectura. Nos reuníamos para leer y nunca nos faltaron aventuras que disfrutar. Habíamos descubierto una puerta a la imaginación.

Relato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: un rayo.
Reto opcional: Que la historia contenga la palabra: lectura.

El Corazón Prisionero

Sacando la cabeza por la trampilla pude contemplar una espléndida sala llena de columnas. Cada una contenía una hornacina con un tesoro. Llamó mi atención una jaula con barrotes de oro que iluminaba toda la sala. Me acerque sigilosa y escudriñe dentro. Llorando acurrucada había un hada de alas bellísimas e iridiscentes. Sin dudarlo un momento, viendo sus lágrimas y desconsuelo, la saqué de su prisión y me la llevé. Justo cuando salía del túnel, tras un impresionante estruendo, todo el palacio se vino abajo. Tarde comprendí que el hada era el Pilar que sustentaba, con su magia, la montaña.

Relato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: una jaula.
Reto opcional: Que la historia contenga la palabra: Pilar.
(no tiene por qué usarse como nombre propio)

La Belleza en la Decadencia

La primera vez que escuché la expresión Wabi-Sabi quiso el destino llevarme hasta una pequeña plazuela. Las paredes desconchadas se engalanaban con flores y las grietas se ocultaban tras cascadas de Wisterias de increíbles colores. Un cerezo decadente proporcionaba, sin embargo, una impresionante Sakura Fubuki, pero lo que más llamaba mi atención era la imagen que imperaba en la fuente encastrada en la plaza.

—¡Es Izanami! —me ilustró una anciana ataviada con un precioso Yukata al verme admirarla. Diosa de Creación y Muerte.

—¡¿Cómo es posible semejante belleza?! —proclamé.

—Haz lo que puedas, lo demás déjaselo al destino —respondió.

Relato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: una fuente.
Reto opcional: Que la historia contenga la palabra: Izanami
(Nombre propio. Diosa de la creación según la mitología japonesa).

Encantado de Perderte

Entró en la biblioteca, sacó la llave y abrió el mohoso candado que guardaba los libros prohibidos. Cargó con un enorme volumen y lo soltó sobre la mesa. El polvo inundó la sala haciendo toser las estatuas familiares. Leyó el título “Grimorio, Impossibile Amans”. Lo abrió por una página marcada y buscó: «Hechizo para hacer perder la cabeza». Con una pluma entintada añadió debajo de los ingredientes. “No meter la cabeza en la olla, esperar a que el líquido enfríe y darlo a beber”. Dejó el libro, se sentó en su butaca y encendió la radio desde su bastón encantado.

Relato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: un candado.
Reto opcional: Que la historia contenga la palabra: grimorio.

El Camino de la Luna

Relato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)

Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: una rana.
Reto opcional: Que la historia ocurra durante el Solsticio de Verano.

El reflejo de la luna me había conducido hasta la oscura cueva en la que me encontraba. Siguiéndola me había ido internando en lo más profundo de su interior y mi ansiedad y mi imprudencia me llevaron a no pensar en las consecuencias. El croar de una rana me alertó del final del túnel que ascendía de forma inexorable. Cuando conseguí salir a la luz, tres caras enigmáticas e inquisitivas me miraban desde ojos sin vida. No sabía cómo, pero había ido a parar al interior del caldero de las brujas. El Solsticio de Verano me auguraba un triste destino.

El Señor del Tiempo

Relato para el Reto Literario “Escribir Jugando
de Lídia Castro (@lidiacastro79)

Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: un cofre/un tesoro.
Reto opcional: Que la historia contenga la palabra: sueño/s

Las calles eran un torbellino de tránsito. Vehículos y peatones querían llegar a alguna parte, pero no parecía que conocieran sus destinos. Desde el exterior de la esfera un anciano de larga melena y barbas blancas contemplaba el escenario con preocupación. «¡Qué barahúnda! Un rato al libre albedrío y se enzarzan en una frenética demencia». De un cofre sacó un artilugio mezcla de reloj y molinillo de café. Al mover su manivela, todas las figuras de la esfera se fueron ralentizando hasta adquirir una velocidad más pausada y moderada. «Mucho mejor. Con prisas no se consiguen cumplir los sueños».