Un Paso Hacia el Abismo

Imagen de un puente al amanecer.
Predominan los tonos azules y metálicos. El puente se ve salir desde el lado izquierdo hasta el centro de la imagen. En la parte frontal superior se ve el cielo azul con nubes difusas, presentando las primeras luces del amanecer. La mitad inferior está ocupada por las aguas en las que se sitúan los pilares del puente, de tonalidades azules y grises oscuras. En la parte inferior izquierda se ven unas piedras inmensas que llevan la mirada hacia la base del puente.
Imagen de Kanenori en Pixabay.

La suave brisa de la mañana le acariciaba el pelo y le secaba el sudor de la frente. Le había costado mucho, muchísimo decidirse, pero ahí estaba. Nerviosa, pero decidida; temblona, pero confiada; capaz, valiente, arrojada… A quién quería engañar, ¡estaba aterrorizada!

Se asomó a la barandilla del puente y miró hacia abajo. La distancia le produjo un convulsivo vértigo. Las aguas del río, que allí aguardaban tranquilas, le parecían hambrientas. Pequeñas olas brotaban espontáneas, como incitándola a doblegarse. Cerró los ojos y respiró profundamente, en un intento por buscar en su interior la fuerza suficiente y la determinación que, hasta hace unos minutos, tan impetuosa le parecía. No la encontró.

Miró a su alrededor y los vio. El mutismo del gentío que la rodeaba creaba una atmósfera aún más sombría que la difusa luz de la mañana. La miraban impasibles, aunque expectantes. En unos veía transmitirle una invisible vitalidad para hacerlo. Otros parecían aún más asustados que ella.

Volvió a coger aire, intentando atiborrar sus pulmones hasta hacerlos reventar de confianza, y lo soltó como un torrente, arrojando con él todos los demonios y miedos que se aferraban en su interior.

Con dificultad se agarró al andamiaje y se subió a la barandilla, tan estrecha que la obligó a realizar un acrobático equilibrio y a punto estuvo de caer. «¡No, todavía no! Necesito unos minutos más» pensó. Recuperó la entereza y miró hacia el frente, evitando vislumbrar el abismo y, de nuevo, pensó en el por qué… y este sí lo encontró. Su vida era tan monótona, aburrida, absurda y carente de sentido que necesitaba dar este paso. Quizás después se encarnara en una persona más valiente, más decidida, más capaz, en definitiva, más feliz.

Cerró los ojos y, abriendo los brazos como un ángel celestial, lanzó un estentóreo grito y se dejó caer al vacío.

La gente corrió presta a asomarse al borde del puente, lanzando exclamaciones que denotaban más regocijo que aflicción. La veían alejarse hacia las profundidades expectantes ante el momento culminante de la caída, ante el inexorable desenlace.

Mientras, ella se hundía desamparada hacia el abismo, bebiendo el aire que cada vez adquiría más velocidad, haciéndole imposible abrir los ojos y dificultándole la respiración. Sin embargo, el miedo la había abandonado. Su pánico se había transformado en un estado de paz y libertad que le hacían sonreír el alma.

Cuando quedaban escasos metros para tocar con su cabeza el agua, una descomunal fuerza la inmovilizó, durante apenas unas décimas de segundo. Inmediatamente después, volvió a impulsarla hacia arriba, alejándola del trágico destino y atrayéndola de nuevo hacia el puente.

Arriba, la gente atronaba con sus gritos y aplausos. Saltaban y se abrazaban por el éxito de la hazaña.

Abajo, rebosante de energía, ella se desgañitaba bramándole al mundo que lo había conseguido. Que se había renovado. El eco repetía incansable sus gritos. Se sentía renacida mientras se mecía al antojo de la cuerda elástica que la mantenía atada a la vida. Sí, decididamente, había sido una increíble experiencia hacer puenting.

Este relato ha sido escrito para la propuesta del VadeReto de este mes:
Crea una historia que tenga como escenario un PUENTE.

P.D.: Cabecera creada a partir de la Imagen de Kevan Craft en Pixabay

VadeReto (SEPTIEMBRE 2022).-

Descripción del logo: Fotografía de fondo de la silueta de un puente sobre el cielo de un atardecer. El puente es una estructura metálica en forma de arco doble, aunque se ve totalmente negro debido al contraluz, que se eleva desde el primer plano, hacia la mitad de la parte derecha, para perderse en perspectiva hacia el fondo, en la parte inferior izquierda. En la parte superior aparece el texto "VadeReto", en rojo, con relieve y con trazo blanco bordeándolo. En la zona inferior, una cinta dorada, a modo de banner, con un par de pliegues, lleva grabado encima el mes en curso del presente año, en rojo, seguida por una pluma de ave, también roja. La imagen queda formando un cuadrado, con los textos centrados horizontalmente.
Para ir a los relatos participantes, pulsa AQUÍ.

Buenos días/tardes/noches sean…

Le decimos adiós al verano y a las vacaciones, quién las tenga, y damos inicio a una nueva etapa, curso, fase, período… como queráis llamarla. Porque septiembre es un mes de transición, es un puente hacia un comienzo agridulce, alegre para unos, triste para otros.

El colegio y el curro es un delimitador más certero que el mismo calendario. En diciembre se cierra oficialmente el año, pero en septiembre es cuando notamos, realmente, que ha terminado lo bueno y empieza lo malo, ¿o era al revés?

Para los niños, por mucho que les guste volver a reunirse con los compañeros de clase y aprender cosas nuevas, pegarse el día en la playa o el sofá no es comparable a levantarse temprano todos los días y tener que atender a profesores y materias que, en esos momentos, no les parecen interesantes. Lo mismo pasa con los que interrumpieron sus labores ocupacionales. El calorcito, la playita, el chiringuito, el descanso… Las posibles vacaciones, son ansiadas y lloradas en este mes, porque a lo güeno todo el mundo se acostumbra.

Aunque en ambos casos, puede ocurrir lo contrario: niños locos por alejarse del control paterno y adultos deseosos de esconderse de nuevo en el trabajo. Hay de todo como en las antiguas boticas.

De todas formas, estamos en un puente de emociones que nos hace mirar hacia atrás con añoranza o cansancio, y hacia delante con temor o esperanza.

Eso es lo que tienen los puentes, comunican dos mundos, dos realidades, dos destinos.

¿Qué, vais cogiendo el hilo?

¡Exacto! El protagonista escénico o metafórico del VadeReto de este mes es:

EL PUENTE

Un puente, dorado, parte del primer plano y se pierde en la entrada de un bosque. No se ve el final y una difusa niebla salpica toda la imagen. Predominan los tonos amarillos y naranjas, dándole a la fotografía un aspecto mágico y fantasioso.
Imagen de Larisa Koshkina en Pixabay.

En vuestra historia debe aparecer este elemento arquitectónico, bien en su forma física o bien en su aspecto simbólico, y al menos una vez la palabra PUENTE.

Porque un puente también es una persona que permite unir a otras dos; un objeto que nos pone en contacto con otro mundo, otra época, alguna persona o un recuerdo; una idea que nos posibilita una transformación en nuestra vida.

Aunque en nuestro país, cuando alguien escucha la palabra puente, en lo primero que piensa es en varios días de vacaciones seguidos. 😉

Algunas palabras que pueden explicar el concepto de puente son: comunicación, cambio, conexión, enlace, contacto, esperanza, expectativa… Aunque también puede representar cosas tan opuesta como unión o separación. Un puente puede ayudar a conectar dos mundos o a mantenerlos separados.

Estas son solo algunas ideas para animar vuestra imaginación. Lo interesante siempre será que dejéis volar la vuestra para crear historias increíble y fantásticas. Como siempre hacéis.

Citas:

«La grandeza del hombre está en ser un puente y no una meta».


«Construimos demasiados muros y no suficientes puentes».


«Los mejores profesores son aquellos que saben transformarse en puentes, y que invitan a sus discípulos a franquearlos».


Así que, estableced un puente con vuestra musa. Atravesadlo y colaros más allá del camino que os muestra. Pero que ese puente nunca separe nuestra maravillosa familia acervolense.

Besos Múltiples, Abrazos y Ashushones.
😊😉😘😘😘

P.D. Imágenes de fondos:
Peter H en Pixabay para la cabecera;
Kevan Craft en Pixabay para el logo.

RELATOS PARTICIPANTES:
(por orden de participación)

______________________________________
El primer enlace corresponde a la publicación en el blog personal (cuando lo haya),
el segundo, al comentario de aviso en esta entrada
para que podáis expresaros, comentar, interpretar o lo que os apetezca sobre el relato.