Lo que se Esconde entre la Niebla

En el día de mi séptimo cumpleaños celebramos una gran fiesta en la casona de mis abuelos. Fue un día maravilloso, disfrutando de los dulces, las risas, los juegos y la alegría de contar con mis amigos. Pero la noche fue todavía más increíble.

Me acosté reventado y me cobijé entre las mantas, deseando que su calor me adormeciera viajando entre felices sueños y esperando que la mañana tardara en llegar, porque necesitaba muchísimas horas de descanso.

Cerré los ojos y, aunque las imágenes del día revoloteaban traviesas e inconexas en mi cabeza, debí caer rápidamente dormido, porque desperté asustado y desorientado en medio de la noche.

Por un instante, creía estar todavía en la fiesta, rodeado de la algarabía estruendosa de la celebración. Sin embargo, el silencio era contundente y la oscuridad de la habitación solo se veía profanada por rendijas de luz que se atrevían a penetrar por entre las cortinas. Supuse que la luna, en su máximo esplendor, batallaba contra las tinieblas de la noche. Su brillante intensidad gritaba invitándome a escudriñar por el balcón.

La curiosidad y la valentía, que me daban mi inocente mocedad, me hizo levantarme y curiosear el exterior y lo que vi, primero me aterró y luego me cautivó. Una inmensa, turbia y blanquecina niebla había creado un impresionante paisaje que me impedía ver más allá de los cristales. Los jirones, de ese extraño humo, bailoteaban en el aire y la luz de la luna, atravesando esas extrañas colgaduras, creaba increíbles coreografías. Una extraña voz, que resonaba en mi cabeza, me impelía a salir fuera.

Como amante de las aventuras y, sin el miedo que da la adultez, abrí las puertas del balcón. Sin los límites del cristal, la vaporosa criatura, que flotaba ingrávida, penetró sin permiso en la habitación. Me sentí efusivamente secuestrado en un abrazo tenebroso, pero increíblemente acogedor. De forma inconsciente, el terror se transformó en curiosidad y el recelo en osadía. Con decisión, atravesé la falsa seguridad de los postigos y me adentré en la niebla. Algo o alguien me insuflaba una extraña valentía que en otras ocasiones siempre eché en falta.

Al principio, el frío me hizo tiritar bajo mi escueto pijama, la humedad me hacía sentir como si me hubiera lanzado a una piscina. Luego, poco a poco, el entusiasmo, la excitación y la temeridad de la aventura fueron calentándome la sangre. Empecé a corretear entre los apenas visibles árboles y descubrí un mundo fabuloso e insólito.

Imágenes ocultas entre la bruma se fueron haciendo nítidas y aparecieron maravillosas criaturas como salidas de cuentos de hadas: un potrillo saltando divertido, blanco como la nieve recién caída, con un cuerno colorido en la frente; un cervatillo, levantándose sobre sus patas traseras, tocaba una hermosa melodía con su flauta; una pandilla de enanos, alborotando con su estruendosamente risa, se daban empujones y caían al suelo en una cómica representación; una bellísima joven, de larguísima melena del mismo color que el agua, nadaba en un pequeño lago y, de vez en cuando, mostraba su escamosa y brillante cola de pez; una miríada de pequeños insectos emitían luces de colores, que al verlos de cerca resultaban ser diminutos seres voladores; un caballo extendía sus enormes alas blancas con intención de elevarse en un vuelo magistral; una espléndida águila se giró para mirarme, mostrando su insólita cabeza de mujer…

Fotomontaje creado sobre un fondo de un bosque verdoso lleno de neblina.
Entre los árboles se pueden ver, difuminados y casi escondidos, un unicornio alado, un par de hadas, una sirena que flota en el aire, un fauno y un enano.
Toda la composición está realizada a partir de las imágenes acreditadas al final de la entrada.
Créditos de las imágenes usadas para el fotomontaje al final de la entrada.

No salía de mi asombro y disfrutaba con cada aparición como si estuviera en una misteriosa y excepcional feria de rarezas fantásticas. Saltaba, bailaba, gritaba, reía con cada criatura. Para mí era una extensión de la fiesta que había disfrutado durante ese extraordinario día.

De repente, en la neblina emergió una gran voz sin boca.

—¡No temas, pequeño! Bienvenido al mundo de Fantasía —me dijo con entonación profunda y grave, pero dulcificando la inflexión de cada sílaba hasta transmitirme una increíble calma—. ¡Déjame que te enseñe!

Era tal la belleza y la fascinación por lo que estaba descubriendo que, en lugar de salir corriendo asustado, asentí complacido y me mostré deseoso de conocer más cosas de ese fantástico mundo. Así, el etéreo cuentacuentos me fue relatando historias en donde todos estos personajes tenían su protagonismo.

En la mañana, mis abuelos me encontraron entre los árboles, acurrucado en el suelo cerca del balcón, arropado entre la hojarasca algodonosa y cálida, plácidamente dormido. Alertados al no encontrarme en la cama, había salido aterrados a buscarme. Al ver que no había sufrido ningún daño, me abrazaron, me besaron y me hicieron prometer que nunca más abandonaría la protección de la casa y el abrigo de la habitación. Por respeto a ellos y a su amor, así lo hice.

Cuando les conté mi aventura nocturna, sonrieron benévolos y me aseguraron que todo había sido un sueño, aunque yo no quise creerlos. Respeté la promesa echa, pero no dejé cada noche de asomarme a los cristales de la imaginación. Deseaba conocer nuevos personajes, nuevas historias, nuevas aventuras. Por la mañana lo transcribía todo, frenética y apasionadamente, en mis cuadernos, creando este fantástico e insólito diario de CuentaCuentos.

Este relato se corresponde con la propuesta para el VadeReto de este mes:
Crea una historia que se escenifique en la NIEBLA.

Créditos de las imágenes usadas:
– Fondo de la cabecera y del fotomontaje de Darkmoon_Art en Pixabay.
– Hada Alada de Stefan Keller en Pixabay.
– Enano de piedra de Wolfgang Eckert en Pixabay.
– Hada Bailarina de SilviaP_Design en Pixabay.
– Sirena de Dina Dee en Pixabay.
– Unicornio/Pegaso de Elaina Morgan en Pixabay

30 comentarios en “Lo que se Esconde entre la Niebla

  1. Pingback: VadeReto (ENERO 2022).- | Acervo de Letras

    • Ya sufrimos bastante con la realidad, Nuria. La imaginación debe dejarnos disfrutar de los sueños. Esta es la única manera que tenemos los adultos de regresar a ese mundo, leyendo o escribiendo.
      Gracias por tus comentarios.
      Un abrazo. 🤗😊👍🏼

      Le gusta a 1 persona

  2. «… que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son.» ¡Pobre Calderón, si supiera la cantidad de veces que nos acordamos de él! A veces en los sueños de 7 años da miedo entrar, porque los ogros y los monstruos son realidad. Pero en tu sueño envuelto en niebla como en el más bonito papel de regalo de cumpleaños, da ganas de meternos y mirar, mirar y disfrutar de unicornios, pegasos, gnomos, sirenas, harpías y hadas. ¡Y encima, escuchando cuentos! Es que yo no quiero salir. Por favor, déjame que me quede un ratito mas.

    Le gusta a 2 personas

    • Por desgracia para muchos, los sueños se trastocan en pesadillas y los niños, parte frágil, pero fundamental de nuestra vida, deberían de poder soñar libremente disfrutando de su inocente imaginación.
      Es curioso, porque hoy en día los niños quieren convertirse rápidamente en adultos, cuando los mayores queremos volver o seguir siendo niños. Lo peor son los que los empujan a romper con su niñez, por culpa de las tivishow, la tecnología o la falsa educación. Deberíamos dejar que los niños se comporten y disfruten siendo niños.
      Quédate en mi bosque neblinoso el tiempo que quieras y vuelve a él siempre que lo necesites, mi niña trujaman.
      Se me está ocurriendo… 🤔 ¿Y si…? 🤔 ¿Dentro de unos meses hacemos un VadeReto que llene este bosque de maravillosos cuentos de hadas? Seguro que nuestros corazones niños lo disfrutan. 😜
      Muchas gracias por tus palabras, Marlen.
      Disfrutemos juntos de la imaginación. Un abrazo. 😊🤗🥰

      Le gusta a 2 personas

      • Tienes toda la razón, Jose. Vivimos en unos tiempos en los que todo debe ser «YA» y acelerar la vida tiene sus consecuencias. ¡Qué poca niñez les dejan a los niños! Creo que ellos, que aún no han perdido su intuición natural, saben en qué casa aún vive Fantasía y por eso hay lugares a los que les gusta volver y gente con la que les gusta estar y jugar.
        ¡Tus ocurrencias son geniales! Siiiii, quiero un VadeReto dentro de un bosque encantado. Sólo tengo que transcribir alguno de los cuentos que me invento para mis sobrinos. O mejor aún, abrir la puerta para que el mismo bosque me muestre lo que esconde.
        Gracias a ti por tus palabras y por lograr que nos divirtamos con el hada Imaginación. ¡Ah, y por describirme como niña! Siempre me sentiré identificada con ese piropo. Un abrazo de estrellas.

        Le gusta a 2 personas

  3. Hola Jasc, ¡qué precioso relato! Siempre en tus cuentos hay algo positivo y fantástico. Acaba uno sonriendo y con una sensación grata. Quiero destacar que adema´s de que la historia es muy buena, has logrado un cuento muy sensorial. Me ha gustado mucho. Gracias por tus retos y por el cariño que pones en ellos. ¡Un abrazo!

    Le gusta a 2 personas

    • ¡Vaya! La sonrisa, en la cara y en el corazón, me la has sacado tú con tus palabras. 😊😊😊
      La verdad es que últimamente me cuesta sacar mi cachondeo habitual en los relatos, sin embargo, me niego a contagiarme del dramatismo que nos acorrala por todas partes.
      Si conseguí transmitirte esos sentimientos de cariño e ilusión con que lo escribí, ya estoy regalao. 😉🤗
      Gracias por leerme y comentarme.
      Abrazazo. 🥰🥰🥰

      Le gusta a 2 personas

  4. ¿Por qué?
    Esta es la gran pregunta, la más mágica y creativa que tenemos. La que esta sociedad le extirpa a los niños. Desde el dominante influjo mediático que reciben, y que sustituye todos los porqués por mundos donde las cosas son y punto, hasta, oh, si, el sistema educativo, que les roba la posibilidad de querer saber más sobre algo al obligarles a saber lo mínimo de todo.

    ¿Por qué? Una pregunta que me hago cientos de veces al día, válvula de escape de mi espíritu rebelde que, como una olla express, tiene continuamente al monaguillo (en mi pueblo lo llamamos asi) dando vueltas, soltando vapores y escudriñando cada atisbo del mundo que no tiene un motivo.

    Eso he leído en tu historia. Porque lo que hay entre esas nieblas es un impulso innato, fascinante y enriquecedor que se llama La Curiosidad. La ciencia de los porqués.

    Y ahora es cuando este desaparecido en combate te pide disculpas por dejar un comentario que en realidad habla de sus cosas en vez de las tuyas. Poco tiempo y mucho que decir.

    Tu relato es intrínsecamente hermoso y, para mi, un alegato de la curiosidad, madre de todo conocimiento, lo que le concede un enorme valor.

    Ah, aunque esté perdido de todo, que sepas que tengo media niebla escrita, pero no está decente. La terminaré y será, aun fuera de plazo. Me lo debo.

    Un abrazo, muchas gracias por todo lo que haces, y perdón de nuevo por este alarde de pedantería… inevitable, estoy aprendiendo a quererme.

    Le gusta a 2 personas

    • Nada que perdonar, Isra, porque me encantó el comentario. Aquí tampoco hay restricciones en su extensión.
      La verdad es que has resumido maravillosamente la idea del relato y la motivación de los niños (de este y de todos en general).
      La curiosidad es imprescindible para el aprendizaje y coartarla es cercenar su evolución.
      Has escrito varias veces «¿por qué?», creo que con toda la intención del mundo, porque esa es la pregunta que está siempre en los labios de los niños, y la que tenemos que intentar responder, en lugar de mandar a callar, para que ellos satisfagan su curiosidad.
      Lo he dicho en algún comentario, hoy en día a los niños se los arranca de su infancia, llena de fantasía e inquietud, y se los empuja, literalmente, a convertirse en adultos, donde ya la curiosidad muere ante la cruda realidad.
      Menos mal que nuestros niños interiores siguen ahí para devolvernos esa curiosidad innnata que nos permita hacernos muchos por qués.
      ¡Esperemos que por mucho tiempo!
      No te preocupes por la ausencia, aunque te echamos de menos, porque cada momento tiene sus prioridades. Eso sí, regálanos tu relato cuando quieras, sin bulla ni presión, pero no lo dejes de escribir. La familia estará encantada de leerlo.
      La frase con que te despides: «Estoy aprendiendo a quererme» es para ponerla en un marco y asimilarla, todas las mañanas. ¡Qué necesaria!
      Un Abrazo muy grande, amigo, un placer leerte hasta en los comentarios. 🤗😊👍🏼

      Me gusta

  5. Dicen que los sueños son imágenes o historias que crea nuestra mente mientras dormimos, y pienso, porque no también cuando estamos despiertos. Cuanta paz y felicidad habría en cada uno de nosotros si soñáramos con la dulzura de cuento que has escrito. Ese niño siempre pensará que los mundos mágicos existen, reales o no, esa fue su vivencia para recordar. Fantástico. Saludos

    Le gusta a 2 personas

    • Gran verdad en lo que dices.
      Sería maravilloso poder evadirse de la realidad, de vez en cuando, con un simple pestañeo.
      Algunos soñamos despiertos, pero no es lo mismo. Además, los porrazos duelen. 😅😂
      Muchas gracias por tus palabras, Mar.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  6. Hola Jose, hace unos días que comenté tu relato y por causas muy importantes que ahora no vienen a cuento, he tenido el correo un poco descuidado. Y ahora miro y no tengo ninguna notificación de tu blog, cosa que me extrañó por lo que voy y miro y mi comentario no está. ¿Qué pasó?
    Bueno vuelvo a comentar que me pareció que la imaginación de un niño no tiene límites, que si dice que ve seres fantásticos, pues quizás sea verdad. Es una edad donde no existe la maldad (salvo en casos contados) es una edad que no vuelve y que a nosotros ya adultos nos gustaría revivir de vez en cuando aunque nos tachen de locos.
    Precioso cuento, lo mismo hay a quien le gustaría que se lo contaran para poder soñar.
    Un abrazo muy fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    • Jelou, Virtu.
      A lo primero te he respondido en el otro comentario.
      Con respecto a la fantasía de los niños, ya sabes, es tan maravillosa y potente que les pueden hacer vivir lo que creen ver. Hay muchas historias sobre los amigos imaginarios o invisibles y similares. De todas formas, hay «expertos» que dicen que los niños tienen acceso a ese otro mundo que se nos oculta a los adultos. Tal vez por eso, nuestros niños interiores nos siguen abriendo ese portal de la imaginación a los que gustamos de inventar historias.
      Sé que eres una maravillosa CuentaCuentos para tus niños y me hará muy feliz que uses los míos en tu repertorio. De hecho, te propongo que se los cuentes al mundo entero: grábate leyéndolos y publícalos en tu blog. 👌🏻😉
      Yo tengo esa idea de transformar lo escrito en audio, pero nunca me decido. Ya veremos.
      Un abrazon grandón. 🤗😊😘😘😘

      Le gusta a 1 persona

    • Jelou, Virtu.
      Aunque no me acuerdo como lo configuré, hace ya tiempo de ello, creo que sí, porque no se puede comentar como anónimo. Supongo que no te había pasado antes, porque, normalmente, se guarda la sesión y la siguiente vez que entras ya tienes el usuario listo. Puede ser que hayas cambiado algo, o que se haya cerrado la sesión, o que mi blog ande de cachondeo, que tampoco me extraña. 😅😂
      De todas formas, al pulsar sobre el botón de «publicar» debería haberte avisado.
      Si tienes cualquier problema de interacción con el blog no dejes de escribirme al email y contarme. 😉😁
      🤗😘😘😘

      Le gusta a 1 persona

  7. Pues ya sabes, están muy de moda los podcasts así que anímate y hazte uno contando cuentos.
    Yo te puedo aconsejar una página que enseña a los principiantes: ABISMOfm
    Es la página que lleva Xavi Villanueva y que grabó mi cuento «La entrada de los gladiadores»
    Ánimo campeón, tú puedes.

    Le gusta a 1 persona

    • Ufff, 😅😂😂
      No, un podcast es mucha tela. Necesita tiempo, dedicación y trabajo. Con el blog tengo de sobra, de momento. Me refería a poner el audio como una de mis entradas. Pero, vamos, que es uno de tantos proyectos pendiente sin claro destino. 😉
      De todas formas, le echaré un vistazo a tu recomendación. Gracias 😊
      Yo ya no soy campeón ni del cinquillo. 😂🤣
      Un abrazo, Virtu. 🤗😘

      Le gusta a 1 persona

  8. Hola, JA. Me alegro de que participes en tu reto y no seas como el capitán araña que embarcaba a todo cristo y luego él se escaqueaba. El tono entre ensoñación y fantasía es la parte fuerte que a quienes lo leemos rápidamente nos evoca recuerdos de época similar. Yo en aquellos años y alguno menos ya había conocido ese universo gracias a la 🍻🍻 me dejaron solo en casa y… No cuento más para no ser un mal ejemplo en estos tiempos 😂😂😂
    Seguro que este mes de febrero, o a principios del siguiente, volvemos a brindar. 🍻🍻🍻🖐️

    Le gusta a 1 persona

    • Hombre, como siempre digo, el VadeReto es un auto empujón, principalmente, para mí mismo. De hecho, es casi lo único que escribo, pero me mantiene activo. Llego casi siempre a lo justo, pero lo importante es llegar aunque sea a cuatro patas o rodando. 😅😂
      Sin la ensoñación me habrían echado ya del pishiquiátrico. 😝
      Yo también tuve una de chiquetete, con el anís en una nochebuena, fui cachondeo de tol mundo. Menos mal que no me quedaron recuerdos. 🤦🏻‍♂️😂😂😂
      Te estaremos esperando, JM. Por ti alargamos el febrerillo. 😜
      Un abrazo 🤗🍻🍻🍻🍻

      Le gusta a 1 persona

      • Bueno, siendo así más te vale o como faltes a alguna yo mismo te echaré tabasco en los bordes del vaso para que te pique cada trago de cerveza.
        Algún día te contaré la mía cuando acabé con el mueble bar a muy temprana edad 😂😂😂😂 🍻🍻🍻🍻🖐️

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s