El Circo de la Bruma

Montaje realizado para la entrada.
Sobre un fondo de noche estrellada, se ve la carpa de un circo difuminado tras la bruma.
Una chica, con ojos luminosos, sostiene su preciosa cara entre sus manos (a la derecha). Lleva maquillados, tímidamente, ojos y labios como un clown.
Las líneas discontinuas de una carretera se simulan a la izquierda, teniendo como destino una luna llena, también difuminada.
Montaje realizado a partir de las imágenes de Antranias, Victoria_Borodinova, Duncan Miller, FelixMittermeier, (Pixabay)

Dentro solo se percibe soledad, cansancio, apatía, tristeza. Fuera, la oscuridad lo oprime y, esa infinita línea blanca que va saltando de forma constante, hipnotizándolo, le invita a dar una cabezada. Mantener los ojos abiertos es una batalla insufrible. De nuevo una noche de kilómetros de carretera. De nuevo una noche que se aleja de su familia. De nuevo una noche que falta a la promesa más importante de su vida. La promesa que les hizo a sus hijos.

«Es una reunión importantísima y no puedes faltar a ella», le había dicho su jefe y él, fiel esclavo de la empresa e ingenuo aspirante a un ascenso, se había despedido de su familia y se había vuelto a embarcar en un viaje de negocios hacia el otro confín del estado.

Esta vez ha sido el Halloween. Les había prometido a sus hijos acompañarlos en sus batidas de trato o truco. Pero igual que había pasado en los anteriores, y en otras fiestas, una llamada de teléfono había dado al traste con su promesa. No podía seguir así. Su trabajo era importante. Era el sustento de su familia y la oportunidad de aspirar a una vida más tranquila y cómoda, pero se estaba jugando algo mucho más primordial, el amor de sus hijos y la paciencia de su mujer.

Tan embargado estaba en sus pensamientos que no se había dado cuenta que una espesa niebla se había hecho dueña de la noche. Los faros del coche se reflejaban en esa cortina que le impedía ver con claridad a menos de un par de metros.

Creyendo divisar algo entre la bruma, frena bruscamente. Pone las luces de emergencia y baja la ventanilla. Intenta divisar algo, pero es casi imposible ver nada. Decide bajarse del coche aún a riesgo de ser atropellado. De pronto, unas siluetas apenas se hacen visibles. Con el titilar de los intermitentes se muestran como pequeñas figuras con andares ridículos. No los puede contar, pero está seguro que son muchos y empiezan a rodearle. Cuando uno de ellos se expone a los faros puede ver que es un enano. ¡No! No está seguro. Es un ser pequeño, que parece humano, pero está deforme y desfigurado. Se asemeja a los gnomos de los cuentos que lee su hija. Le tiende una mano y, ante su sorpresa, no tiene miedo. Se la coge y se adentra con él en la niebla. Los demás los envuelven y acompañan en una comitiva tenebrosa.

Sin darse cuenta, se están adentrando en el bosque al que cercenaba la carretera. Extrañas luces parecen señalarle el camino. Se detiene y las mira fijamente, al pasar cerca de ellas, viendo con asombro que son pequeñísimos seres luminiscentes que se mantienen en el aire con sus pequeñas alas. ¿Hadas? Debe haberse quedado dormido y está soñando. Un pinchazo en el trasero le hace continuar andando y pensar que duele demasiado para estar en un sueño.

De vez en cuando, ve unos extraños carteles que se hacen visibles de forma tenue y desaparecen rápidamente.

¿BUSCAS DIVERSIÓN?

¿QUIERES VIVIR EXPERIENCIAS FANTÁSTICAS?

¿TE GUSTARÍA PERTENECER A LA TROUPE MÁS INCREÍBLE NUNCA IMAGINADA?

Y finalmente, antes de salir a un inmenso claro del bosque, las hadas rodean un último cartel consiguiendo iluminarlo plenamente:

EL CIRCO DE LA BRUMA

Se queda embobado ante la belleza del anuncio, pero un nuevo empujón lo hace salir del bosque y contemplar una impresionante carpa llena de colores y un ensordecedor encanto.

La niebla sigue presente, no deja ver claramente nada, pero lo poco que atisba le hace estremecer. Una gran cantidad de figuras han ido apareciendo entre la bruma: Un perro que no ladra, ruge, porque su cabeza es claramente la de un león; una bella dama, vestida de gasas, que tiene grandísimos ojos de búho y manos y cola de rata; un caballo con cuernos de rinoceronte y orejas de elefante; un viejo, con chistera y bastón, del tamaño de una rata; un águila de dos metros de altura con cabeza de serpiente; un avestruz con dos cabezas humanas que no paran de parlotear…

Sin dejar de andar, se va adentrando en el pasillo que le van dejando y que le lleva ante una figura majestuosa que parece esperarle a la puerta del circo. Es una mujer de una belleza asombrosa. Sus ojos centellean con los colores del ópalo. Su mirada le hace olvidar el pavor y lo fascina. Su tez es exquisita y acaramelada. Su figura sinusoidal y sugerente.

—¡Bienvenido seas, desconocido! —Su voz es aterciopelada, dulce y susurrante.

Con el movimiento de las manos lo invita a entrar en la carpa. Su cuerpo se mueve involuntariamente y se adentra en un mundo, tan fantástico, lleno de magia y fantasía, que le hace dudar entre el sueño y la locura. Lo que ve es indescriptible, portentoso, deslumbrante, narcótico. Como un zootropo, las incesante secuencia de imágenes giran vertiginosas a su alrededor. Irrumpen en su cabeza y es incapaz de discernir la alienación que lo está invadiendo. Sin embargo, se siente feliz, reposado, cautivado por tanta belleza.

Ella le escolta y él percibe que van de la mano. Su calidez le genera una seguridad y una complacencia como hacía mucho que no sentía. Quizás, desde que era un niño y se refugiaba entre los brazos de su madre. Cuando la mira, su mente se queda en blanco y solo puede sonreír y seguir disfrutando de la alucinación que le embarga.

No sabe cuánto tiempo ha transcurrido, ni es capaz de reseñar todo lo que ha visto. Se encuentra de nuevo fuera de la carpa y todos, arracimados a su alrededor, parecen esperar algo.

La mujer está frente a él. Le coge las dos manos y le está hablando. Tarda unos segundos en poder volver a la realidad y prestarle atención.

—¡Tienes que elegir! —le está diciendo.

—¿Cómo? —contesta confundido—. No entiendo…

—Tienes que decidir si te quedas con nosotros o te vas. Has de hacer tu propia elección.

Su delicada voz y sus resplandecientes ojos lo tienen totalmente hechizado.

—Has podido vivir lo que significa pertenecer a nuestra familia. Sin embargo, solo tú puedes decidir si quieres formar parte de ella.

Por un instante, se siente aturdido. ¿Familia? ¿Pertenencia? ¡Él tiene la suya! Duda. ¿La tiene?

Inconscientemente, se mete la mano en el bolsillo buscando su pañuelo. Ha comenzado a sudar y temblar. Al sacarlo, su cartera cae al suelo. Abierta de par en par, muestra las fotos de sus hijos, sonrientes, bellos, inocentes. ¿Familia? Se repite a sí mismo. Vuelve a mirar a la mujer y también a todos los que lo rodean. Ya no ve figuras bellas, caras sonrientes, gestos amables.

—¡¡¡NOOO!!! —grita descontrolado y sale corriendo de nuevo hacia el bosque.

En una vorágine de emociones sigue desbocado y no se detiene hasta que sus temblorosas piernas y su punzante corazón lo obligan implacables. Sigue en medio de la niebla y no ve absolutamente nada a su alrededor. Está perdido, abandonado en medio de esa espesura. ¡No! En realidad está perdido en su propia vida.

Unas extrañas luces estroboscópicas llaman su atención. No tiene nada que perder porque cree haberlo perdido todo ya. Se dirige hacia ellas y comienza a escuchar unos murmullos.

—¡Ey! ¡Aquí está!

Unas manos lo cogen de los brazos, lo sacan del bosque y lo devuelven a la carretera. Varios vehículos están detenidos en ella.

—Parece desorientado y estaba deambulando por el bosque —exclama otra voz.

—¡Vamos! Tienes una herida en la frente y pareces conmocionado —le requiere otra.

Aturdido, ve como las luces se corresponden con un coche de policía y una ambulancia. Lo llevan hacia esta última. En un atisbo de lucidez, consigue ver su coche. Está empotrado contra un árbol.

—¡Te ha tocado la lotería del Halloween, amigo! —le susurra la voz amiga—. Ha sido tu día de suerte y parece que te han dado otra oportunidad.

—¿Otra oportunidad? —balbucea.

—¡Desde luego! ¡Menudo airbag debe tener tu coche, amigo! No sé cómo has podido salir de él y alejarte andando.

Cuando mira a los ojos del hombre, cree ver el destello del ópalo.

— El destino te invita a seguir viviendo. Con un poco de suerte, en unas horas estarás en tu casa y podrás disfrutar del Halloween con tu familia —le susurra.

La cara del médico se difumina porque las lágrimas se convierten en turbias cortinas.

Mientras lo acomodan en la camilla y, antes de que cierren la puerta, cree ver siluetas difusas, pequeñas y deformes en la niebla, que le dicen adiós.

La ambulancia arranca y solo piensa en una cosa.

¡Otra Oportunidad! ¡La Oportunidad de cambiar su vida!

Microrrelato publicado en el Reto Literario “Desafío Literario especial Halloween
de Jessica Galera (@Jess_YK82)
Crea una historia a partir de los datos del reto.

Animado Albedrío

Fotografía de un parque ornamental japonés.  Un riachuelo divide la pantalla desde el centro hacia la derecha y luego hacia abajo y a la izquierda. El verde domina la zona izquierda, los árboles la parte superior y flores de color rosa la zona inferior de la fotografía.
El clima de la imagen contagia serenidad y relax.
Imagen de ADD en Pixabay.

Como cada mañana, se deleitaba con su paseo mañanero. Le encantaba aspirar el aire recién bañado por el sol y contemplar como la vida se iba despertando entre los árboles. Se sentía alegre y enérgica. Solo el hecho de poder salir y disfrutar de la naturaleza le entusiasmaba y llenaba de vigor. Le encantaba saltar, bailar y correr por la hierba. Eso sí, intentando no llamar demasiado la atención.

El dulce gorjeo de los pájaros se veía interrumpido por los madrugadores visitantes del parque. Unos iban a correr y sus resoplidos y pisadas retumbaban en el silencio. Otros sacaban el perro a pasear y protestaban por tener que recoger sus excrementos. Aunque algunos, definitivamente, lo dejaban abandonado con mal disimulo. Pensarían que eran abono para el albero, porque césped quedaba ya poco.

Se encontró una almendra y se la guardó.

De banco en banco, se paraba a contemplar a la gente. Se alegraba de ver a personas mayores con la energía suficiente para marchar joviales por los senderos en sus excursiones diarias. Todavía era temprano para que los niños invadieran el parque y pusieran a prueba su vitalidad. En realidad, no se veía demasiada gente. Aunque, sí había algunas parejas que engañaban sus agendas para compartir un rato entre los árboles. Algunas parecían amanecer ya en plena fogosidad.

Se encontró un anacardo y se lo guardó.

Un chico y una chica estaban sentados juntos en el mismo banco, pero, en lugar de iniciar un tierno y delicado acercamiento, empezaron a discutir. Se alejó de los gritos sin entender por qué estaban de mal humor en lugar de disfrutar del ambiente tan fantástico, tan lleno de vida.

Encontró una nuez y se la guardó.

Se adentró en un parterre lleno de preciosas flores y se dejó cautivar por sus olores y sus colores. Eso sí, de ninguna de las maneras se permitió dañar a ninguna. Ni siquiera molestó a las abejas que zumbaban recolectando el polen y el néctar de los estambres. La naturaleza había que disfrutarla y admirarla, pero nunca molestarla o lastimarla.

Encontró varias semillas más y se las guardó.

Un segundo de distracción y un enorme perro le lanzó un ladrido que le hizo saltar varios metros del susto. Mirándolo de reojo, corrió lo más rápido que pudo y se encaramó a un árbol. Con solo dos saltos consiguió llegar hasta la copa. Desde arribó miró al perrazo y se burló de él. Es lo que tienen estos cuatro-patas barrigones, buena vida, mucho genio, pero poca agilidad.

Decidida a no arriesgarse más, se balanceó de rama y rama y, pasando de árbol en árbol, llegó hasta su casa. Guardó todos los frutos secos, que había encontrado, en su almacén y luego se fue al dormitorio para despertar a sus pequeños retoños. Solo se veían sus enormes y peludas colas que le servían como mantas.

—¡Vamos perezosos, arriba, que ya es de día! —Tocando palmas y dando pellizcos los hizo despertarse.

Después de un fructífero desayuno, todos se asomaron entre las ramas para disfrutar de la jovialidad del parque en primavera.

Relato escrito para la propuesta literaria VadeReto de este mismo blog.
Estas son las condiciones de este mes:
Escribe un relato que hable sobre la Jovialidad.

VadeReto (Octubre 2020)

Descripción del logo.-
De fondo, una mesa de escritorio, con avíos de escritura: Cuaderno abierto con borrones, una cartera, un cubilete con lápices, un despertador y, destacando, una pluma roja de ave dentro de un tintero. Todo esto queda enmarcado por una corona de laurel dorada. La parte exterior, queda oscurecida. En la parte inferior, aparece en horizontal, una cinta, también dorada, donde aparece escrito el texto "VadeReto" y debajo de éste el mes abreviado y el año, dentro de un rectángulo plateado.

Buenos días/tardes/noches sean…

El VadeReto de este mes es más sencillo en su presentación, aunque puede ser que más complicado en su realización.

Me explico.

Vamos a hacer una colaboración con Esti Gutiérrez (@estigutierrez_) y su proyecto #SdeSentir, en tuister. ¿De qué trata? Pues sencillamente de escribir sobre un sentimiento. ¿Parece fácil? Pues no lo sé. Vosotras/os me diréis.

Y el sentimiento en el que la he embaucado este mes es:

JOVIALIDAD

Un diseño, algo loco, con la palabra JOVIALIDAD sobre fondo amarillo de burbujas. Las letras se alternan en colores negro y blanco y también se desplazan en altura. Quedando arriba las letras impares en negro y abajo las pares en blanco.
Diseño loco de JascNet a partir del texto “Jovialidad” sobre un fondo de PublicDomainPictures en pixabay.

Por si tenéis dudas sobre su significado, aquí os dejo lo que dice la RAE y lo que comenta una página de psicología. Por supuesto, vosotras/os podéis hacer vuestra propia interpretación.

No se trata de complicarse la vida, sino de dejar volar vuestra imaginación y que fluya vuestra historia.

Moved vuestras neuronas y hacedlas bailar. Yo les voy a echar 3en1 que buena falta le hacen.

Espero que el mes nos traiga mejores noticias y esperanzas. Disfrutad con la escritura que es barato y desgrava (en la Hacienda de nuestras Vidas 😉).

Saludos, abrazos, codito-codazo y mano en el pecho. ☺

Esta es mi participación:

Animado Albedrío
Como cada mañana, se deleitaba con su paseo mañanero. Le encantaba aspirar el aire recién bañado por el sol y contemplar como la vida se iba despertando entre los árboles. Se sentía alegre y enérgica. Solo el hecho de poder salir y disfrutar de la naturaleza le entusiasmaba y llenaba de vigor. Le encantaba saltar, bailar y correr por la hierba. Eso sí, intentando no llamar demasiado la atención.

Continúa aquí:
https://jascnet.wordpress.com/2020/10/27/animado-albedrio/