VadeReto (Mayo 2020)

Logo del VadeReto correspondiente al mes en curso.
Las letras de "Va de Retro", bañadas en oro, se sitúan sobre un libro abierto de color amarillo, con páginas vacías. La segunda "r" de Retro simula caerse para dejar el verdadero nombre del reto.
El libro reposa sobre un marco circular plateado, con relieves de laureles triunfales.
En la parte de abajo, dentro de un rectángulo gris, y en color rojo, aparece el mes y el año, de forma abreviada..

Buenos días/tardes/noches sean…

Este mes llego un poco tarde, pero… como tampoco tenemos bulla 😜.

También seré breve. Siempre intento que nuestro VadeReto sea distinto al anterior y, si es posible, diferente al resto. Aunque ya hemos hecho alguno a partir de una imagen, esta que he encontrado es impactante y sugiere demasiadas cosas:

Su apariencia es la de una imagen triste, sin embargo, podéis darle un giro a la escena y llevarla al terreno que más os apetezca. Dejad volar vuestra imaginación y sacad esa historia que os inspira la fotografía.

Nada más. Espero que todos estéis bien y que este confinamiento esté ya a punto de terminar. Nuestras vidas necesitan regresar a una tímida normalidad.

Y, como siempre, lo más importante, no os olvidéis de DISFRUTAR escribiendo.

Mi Relato para el VadeReto:

No es Fácil Ser un Superhéroe
Después de un duro día de batallas siempre me gusta sentarme a pensar sobre mis sufridas aventuras. A veces, creo que no merecen la pena tantas magulladuras, moratones y heridas en el cuerpo, pero, cuando veo la sonrisa en la cara de aquellos a quienes he conseguido ayudar, las ilusiones se me recargan y me empujan a seguir luchando contra los malvados…

Aquí el relato completo

18 pensamientos en “VadeReto (Mayo 2020)

  1. Buah, quería participar y me ha salido algo cortito, pero emotivo, espero jejeje. Aquí os dejo a mi superhéroe:

    UNA CAPA DE MIEDOS

    Quería dejar de rodar de casa en casa, de puerta en puerta. La maleta maltrecha por cada viaje llevaba impregnados en cada roce, miles de recuerdos de vidas que no eran suyas. Pasaba por aquellas familias como una sombra. Lo miraban a los ojos, sonreían, pero nunca se quedaban con él. Descubrían su piel oscura, sus ojos negros como el carbón, sus pequeñas manos temblorosas llorando en silencio. Pero nadie le había robado una sola palabra.

    Se sentaba en el parque con la vista perdida mientras los niños de su edad jugaban a la pelota. Cruzaba las manos sobre su regazo y contaba los días. Sabía que antes de llegar a diez ya habría cambiado de hogar de nuevo. ¿Cómo se podía ser feliz cuando se carecía de rumbo?

    Se sentó sobre su maleta de cartón y aguardó al coche que se lo llevaría a otra casa. La pareja que lo había acogido ni siquiera lo había acompañado fuera. Ya no le molestaba la soledad, ni el trueque que realizaban con su persona porque había entendido al fin cuál era su lugar en el mundo.

    Era un superhéroe.

    Su piel oscura era un antifaz para protegerse de sus enemigos, ocultando al verdadero Hassan que nunca debía revelar a nadie su identidad. Había llegado a sus vidas para traerles felicidad y sonreían al verlo, sus rostros se llenaban de paz y alegría e infundía esperanza a sus corazones solitarios. Temía confesar su condición sobrenatural por ello guardaba silencio de casa en casa, de puerta en puerta.

    Había sido seleccionado por el universo para atender las súplicas de aquellos que no podían traer niños al mundo y él era el encargado de hacerlos felices, por poco tiempo, no podía quedarse en un solo hogar y olvidarse del resto. La vida de los superhéroes era muy complicada. Apenas tenía tiempo para él, siempre viajando.

    Por las noches, cuando las luces se apagaban, el héroe dormía y Hassan se quitaba el disfraz para que saliera el niño. Se encaramaba a la ventana y soñaba que volaba alto, alto, hasta las mismísimas estrellas. Poseía una capa de luto, del único funeral al que había asistido, el de sus padres. Su capa de miedos, como él la llamaba, tenía incrustadas docenas de estrellas fugaces caídas del cielo y miles de lágrimas que había ido recolectando con el tiempo.

    En sus sueños solo había dragones y monstruos con los que luchar espada en mano. No conocía a ningún otro héroe que pudiera derrotarlos a todos, domarlos para poder jugar la noche siguiente y esconderlos bajo su cama. Ese lugar oscuro y misterioso, que lejos de temer, amaba con locura. Porque sus mejores amigos tenían garras y escupían fuego, escamas verdes de lagarto y brillos mágicos.

    Todo cuánto necesitaba Hassan cabía en aquella maleta raída por cuyas rendijas se escapaban los sueños. Y cada vez que miraba a aquellas personas que debía hacer felices se sentía fuerte y poderoso, destruyendo al villano de la tristeza que se colaba por los pasillos. A veces lo escuchaba llamar a la puerta, cuando no estaba preparado para luchar contra los miedos. Lo sentía filtrarse por las paredes, lamer las ventanas y envenenar a aquellos que solo deseaban ser felices. Sin embargo, Hassan luchaba lo mejor que podía. Nunca se había rendido en aquella misión portentosa y su corazón nunca resultaba herido.

    Era un ángel con capa negra, que llamaba a la puerta, besaba sus almas y desaparecía en silencio. Era un héroe invisible y olvidado, con un corazón tan grande que brillaba como los pedazos de estrellas que guardaba entre sus manos…

    Le gusta a 4 personas

  2. Pingback: VadeReto (Mayo 2020) – El Destrio

    • Hola Israel, pues para ser un problema te has montado un reto de 10.
      Tenemos tantas libertades en peligro, que la creativa debería ser una obligación, por muy ofendiditos que haya en el mundo. 🤷🏻‍♂️
      No estoy seguro, pero creo que es la primera vez que veo que alguien se atreve a responder a la imagen de un reto con otra imagen. Usando además la de un genial ilustrador a quién también admiro y cuyas ilustraciones, como bien dices, son por sí solas una gran historia contada. 😍😍😍
      Me has dado idea para un futuro VadeReto usando a este artista. 😉
      Enhorabuena por tu maravilloso relato y muchísimas gracias por regalarlo para este VadeReto.
      Un Abrazo.

      Le gusta a 2 personas

      • ¿Que sería de la creación sin libertad? Es más, ¿qué seria de nosotros sin ella?
        Este es un arte fugaz. Las vanguardias solo necesitan una cosa para convertirse en clásicos: tiempo.
        Así que no hay que tener temor, ni encorsertarse en cánones, ni autolimitarse por un exceso de respeto a las normas. A Sadire le doy más de un disgusto en su reto desde que me aburrí de contar palabras. Y en el tuyo, imagen por imagen, una historia que en realidad es una metahistoria, o tal vez una protohistoria, pero todos los elementos están ahí y la trama tan clara que no se ve.
        El día que dejas de experimentar te vuelves repetitivo. Adoro equivocarme e intentarlo.
        En cuanto a Rockwell, encantado de tirarme a esa piscina. Mi favorito es uno de sus autorretratos, jamás un cuadro dijo tanto….
        Un gran abrazo

        Le gusta a 2 personas

  3. Pingback: Los héroes también tienen pesadillas | Viviendo Entre Dos Mundos

  4. Hola a todos.
    Espero que estéis bien en la medida de lo posible. Os dejo mi participación de este mes junto con un abrazo enorme para todos.

    Los héroes también tienen pesadillas

    La tarde ofrecía una brisa cálida, un sol brillante y un cielo claro donde las nubes jugaban a crear formas divertidas.
    Se asomó por la ventana y la vio en el jardín trasero. Salió corriendo de su habitación con Manchas siguiéndole muy de cerca. Descendió por las escaleras brincando a cada dos escalones y sonrió triunfal cuando aterrizó con ambos pies sobre la pequeña alfombra que su madre mantenía a los pies de la escalera.
    —Quieto ahí, Mike —dijo su madre cortándole el avance con los brazos en jarra—. ¿A dónde vas?
    —Nela está en el jardín, mamá —dijo como si aquello fuese razón suficiente.
    —De acuerdo, pero solo un rato, ¿eh? Luego vendrás y harás tus deberes.
    El niño asintió con la cabeza y salió disparado antes de que su madre pudiera cogerle para llevar a cabo el tedioso ritual de aplacarle el pelo rebelde y meter su camiseta por dentro de sus pantaloncillos cortos.
    Se percató de que tenía los cordones de una zapatilla sueltos y se agachó para atarlos con un lazo doble. Tras ocuparse de eliminar cualquier cosa que pudiera representar un peligro para una eventual escapada fugaz, se aproximó al jardín de su vecina.
    Manchas maulló con fuerza. Se arqueó y sacó las zarpas. Él sabía por qué; también lo había visto y estaba demasiado cerca.

    El resto, en el siguiente enlace:

    https://viviendoentredosmundos.wordpress.com/2020/05/16/los-heroes-tambien-tienen-pesadillas/

    Le gusta a 2 personas

    • Precioso cuento Lehna.
      Los niños que leen siempre viven grandes e increíbles aventuras.
      Por eso creo que el mejor regalo para los peques es un libro que incentive su imaginación y le haga divertirse viviendo esas fantasías.
      Enhorabuena y muchas gracias por tu aportación al VadeReto.
      Besaco gordote.

      Le gusta a 1 persona

      • Hola Jose y todos. Llevas muchísima razón. Los libros son fuente de tantas cosas maravillosas; imaginar, una de las más deliciosas. Gracias a ti, siempre, por permitirnos participar en estos retos. Me alegra mucho si te ha gustado el cuento. Un besotote gordote para ti y todos.

        Le gusta a 2 personas

  5. Pingback: No es Fácil Ser un Superhéroe | Acervo de Letras

  6. Hola Jose:
    Por fin me decido a escribir, nunca es tarde. Aquí dejo mi pequeña aportación.
    LA MALA SOMBRA
    Siempre he escuchado que las sombras llegan en la noche, pues a mi aquella sombra se me aparecía a cualquier hora del día, no importaba si el sol estaba en su cenit o la luna en su fase de llena o nueva. Cada mañana al abrir los ojos allí estaba. Por lo general era un ser alto, negrísimo, con grandes brazos que casi le arrastraban, con un sombrero de copa y una capa negra como la noche que al abrirla mostraba un interior rojo como la sangre.
    https://vitolosa.wixsite.com/website/post/la-mala-sombra

    Le gusta a 2 personas

  7. Pingback: VadeReto (Mayo 2020) – jm vanjav hasta en 500 palabras+

  8. Bueno, como siempre esperando hasta última hora me ha pillado tu reto. Así que mientras veo el bueno, el malo y el feo que ahora está en la Paramount me he decidido a crear mi relato para no faltar a esta cita mensual:

    Aquí ahora confinado y solo en casa me vienen a la memoria recuerdos de aquella otra vez…

    En mi ya lejana niñez, mi carácter introvertido y retraído me hacía estar casi siempre solo. Nadie quería estar conmigo y cuando algo de tiempo libre tenía jugaba con la única compañía de mi imaginación.

    Y para quien tenga curiosidad aquí se encuentra el resto de la narración:

    https://jmvanjav.wordpress.com/2020/05/31/vadereto-mayo-2020/

    Le gusta a 1 persona

    • Precioso relato, JM.
      Has trasmitido tu historia con mucha dulzura y emoción. Nos haces sentir cariño por ese niño que enfermó y fue recluido. También nos transportas a esa soledad que pasó obligada y su forma de transformar esa dolencia en aventuras que contar. La maravillosa inocencia.de la edad, pero también su inteligencia de supervivencia.
      Felicidades por el relato y muchas gracias por tu participación en el VadeReto.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s