Abocado a la Muerte

Imagen, en forma de ilustración digital, del interior de una caja de madera. Más larga que ancha. Simulando un ataúd antiguo.
La vista está dirigida desde el interior de uno de sus lados más estrechos. Dónde iría la cabeza o los pies.
Imagen de PIRO4D (Pixabay)

Unos golpes estridentes me sacaron del sueño. La oscuridad era tan espesa que me aplastaba. Intenté levantar mis brazos, pero toparon con una superficie dura, rugosa y cerrada. Tampoco podía moverlos hacia los laterales. El lugar en dónde me encontraba era solo un poco más ancho que yo. Mis piernas tampoco disponían de espacio para moverse y el hormigueo las resucitaba lentamente, con dolor. Al reposar los brazos de nuevo, noté debajo de mí la humedad de la tierra. No obstante, la realidad me implosionó el cerebro. Estaba encerrado en una caja, ¿acaso un ataúd? ¿Ese era mi destino? ¿Ser enterrado vivo?

Mi cuerpo se empezó a bambolear. Me estaban transportando hacia algún lugar indefinido. Lo curioso de todo es que no sentía pánico. Ni siquiera miedo. Podría ser por efecto del tiempo que me había llevado durmiendo. Me encontraba tranquilo y descansado. Tampoco notaba la falta de oxígeno en el exiguo habitáculo. Sin embargo, mi boca empezó a sentirse seca y estrecha, como la caja.

Durante el trayecto, anduve entre la vigila y la ensoñación. Mi cuerpo se mantenía muerto. La mente, en cambio, se desbocaba entre imágenes inconexas y absurdas. El corazón, por otro lado, permanecía en el más tranquilo de los letargos. El estómago tampoco daba señales de actividad, pero la sed me secuestraba el conocimiento.

Cesó el movimiento y noté como depositaban la caja, suavemente, sobre alguna superficie, plana y equilibrada. El silencio seguía siendo burdo e incómodo, colmado por mis desordenados pensamientos. Nuevos ruidos me sacaron del sopor llenando el angosto espacio de mi cautiverio. Esperé angustiado que la tierra empezara a caer sobre el féretro y sepultara mi existencia. Sin embargo, después de una leve calma, tres enérgicos golpes llamaron sin esperar respuesta. Luego, volvió la tétrica paz.

Esperé unos eternos segundos y volví a empujar la tapa. Esta vez cedió fácilmente. Una estrecha fisura, en el lateral, fue dejando entrar una minúscula gota de claridad. Entorné los ojos, ante la mortal visión. Sin embargo, la tenue luz de las antorchas generaba en el entorno una placentera iluminación. Abrí del todo la caja y paladeé la noche.

Me incorporé y, no sin dificultades, salí del ataúd. Mirando a mi alrededor comprobé que estaba en un mausoleo, desierto y sombrío. De forma súbita y lacerante, los recuerdos invadieron mi cabeza, reorganizando mi memoria y mis vidas. Solo pararon cuando unas voces perturbaron el silente exterior.

Había llegado la hora de alimentarme.

Relato escrito para la propuesta literaria VadeReto de este mismo blog.
Estas son las condiciones de este mes:
El protagonista de la historia se despierta en un lugar oscuro, desconocido y, aparentemente, encerrado. Hay que crear un relato que de respuestas a las preguntas que le asaltan.

Una Mascarada Menoscabada

La música sonaba atronadora. Violines, violas, cuchelos, piano… intentaban sobrevolar el murmullo y sobrevivir a los gritos de la multitud. Mendelssohn, Brahms, Tchaikovsky, Haendel… ningún clásico se salvaba de rivalizar con las sonoras carcajadas de arlequines, piratas, hadas, animales antropomorfos, montruosas criaturas, sarcolopendras… Todos danzaban, saltaban, corrían y se divertían en el gran salón del castillo de Zima. Como cada año, nadie quería perderse la tradicional Fiesta de Máscaras del conde Leznable. No era el mejor anfitrión que se podría desear para una agradable celebración, pero la comida y la bebida era gratis y este día todo el mundo tenía acceso al castillo. Solo había dos condiciones: ir disfrazado y no estar en la lista de negra del condado. Lo primero fue fácil, mi disfraz de Fred Astaire, el más experto bailarín de todos los tiempos, destacaba entre todos los asistentes. Lo segundo, más fácil todavía. Era la primera vez que pisaba el condado. Solo tuve que hacerme pasar por un vecino difunto. Estaba perfectamente de salud, pero tuvo la desgracia de tener mis mismas características físicas. Ya no tendrá que pagarle impuestos al conde.

Imagen de Sophia Hilmar en Pixabay

Tenía una misión muy clara, aunque imprecisa. Asesinar al jefe de la policía. El muy inepto se había propuesto acabar con la mafia local y la mafia local no estaba muy dispuesta a facilitarle el trabajo. Además, tenían todo el dinero que pudieran necesitar y que mejor forma de emplearlo que contratando al mejor asesino a sueldo del planeta. Bon, Anselmo Estrabón. Para servirles a ustedes. Si tienen dinero para pagarme, por supuesto.

Todo parecía sencillo hasta que conseguí entrar en el castillo y comprobé que hasta los agentes de seguridad iban disfrazados. Teniendo en cuenta que era un sujeto de mediana estatura, rechoncho, patizambo y de edad madura, solo se parecía a la inmensa mayoría de los ricachones del pueblo. ¿Qué iba a hacer? ¿Arrancarles la máscara uno a uno? Preguntarle al oído, ¿es usted el jefe de la policía? No, tenía una forma más sutil de resolver el problema. Gracias a mis grandes dotes detectivescas, había conseguido descubrir la forma en la que se reconocían los agentes encubiertos de la ciudad. Usaban consignas rimadas. Sí, era una forma muy peliculera, pero, por lo visto, tenían hasta un club de poesía montado. No sería yo el que criticara su afición literaria. Así, solo tendría que acercarme a mi objetivo y cantarle la primera parte de la contraseña. Aquel que me contestara adecuadamente se ahorraría esa noche quitarse la purpurina de la cara.

Con mi elegante frac negro, mis botines relucientes, un filardelo corinto y una máscara que me tapaba media cara, me adentré en el salón principal. Empecé a andar, contoneándome, como lo haría el célebre bailarín y, cuándo solo había avanzado unos metros, alguien me llamó:

—¡Eh, tú! El estirado. ¿Qué haces sin bandeja?

Me giré sorprendido, sin entender nada, y me encontré con un armario empotrado de cuatro puertas que también vestía frac y pajarita. Idéntico al mío.

—¿Qué coño haces deambulando por la fiesta como si fueras un invitado?

—Y… ¿Usted es…? —le dije intentando no partirle la boca delante de toda la gente. Mi misión era más importante que mi orgullo.

—¡Dios, otro empanado! ¡El maître, imbécil! El responsable de que no te paguen ni los gastos como no andes rápido para la cocina y te pongas a servir copas!

¿Servir copas? ¿Me había cargado a un camarero para entrar en el castillo? Bueno, no era mal asunto. De esa forma, pasaría todavía más desapercibido y tendría excusas para acercarme a los invitados sin parecer un acosador. Salí titubeante del salón buscando la cocina.

—Por ahí no, ¡atontao! Gira a la izquierda y al final de pasillo. Cada vez mandan a becarios más tontos. —El menda era un tipo grande y fuerte, pero su amabilidad me sugería que podría no llegar al final de la fiesta.

Seguí diligente la indicación del ropero andante y me infiltré en la cocina. Allí faltó poco para que me metieran una bandeja por la boca. Todo el mundo parecía estresado. Unos corrían entre los fogones, gritando, dando órdenes. Otros entraban y salían con platos inmensos llenos de camandreos de todos los colores y otras deliciosas y apetitosas viandas. Alguien me puso una bandeja en las manos, otro empezó a llenarlas con copas de cristal y, un tercero, las colmó de un líquido amarillento, dorado y burbujeante, que supuse era champagne. A duras penas pude salir con ella de la cocina sin que tuvieran que comprar una cristalería nueva.

Con una mano debajo y otra aguantando el borde de la bandeja, penetré de nuevo en el salón. Nada más verme, seis invitados sedientos se lanzaron como depredadores sobre las copas. Intenté mantener el equilibrio, pero el peso de la batea, los arreones de los ansiosos borrachos y mi torpe habilidad como camarero, hicieron que empezara a trastabillar hacia el centro del salón. La gente me dejó espacio y me vi solo, en medio de la pista, mientras todos formaban un corro a mi alrededor. Empecé a emular un patético ballet, cómo si realmente fuera el danzarín actor del que iba disfrazado. Daba vueltas inverosímiles, evitando in extremis que el champagne alimentara la grandísima alfombra. Los asistentes se empeñaban en corear cada uno de mis movimientos. Gritaban jocosos ¡Uuuyyy! y bramaban sarcásticos vítores del tipo: ¡Que le den un par de aros y una pelota! ¡Que le pongan unos patines! ¡Que lo vistan con un tutú!

Mientras, con guasa y sorna, la orquesta había empezado a interpretar Entry of the Gladiators. Yo intentaba recomponer mi prodigioso estilo de baile, cuando una señora de edad indeterminada se abalanzó hacia mí. Sus torpes andares e irregulares hechuras parecían demostrar que estaba muy cercana del doble cero. Se envalentonó y quiso convertirse en mi pareja de baile. Me agarró por la cintura, desde la espalda, y juraría que intentó meterme mano. Sería vieja, pero tenía una fuerza increíble. En el segundo bandazo que me hizo dar, terminó por romper la belleza de la danza. Di un traspié y los dos salimos desequilibrados y a trompicones hacia el gentío. Todos se atropellaron intentando apartarse y haciéndonos un pasillo. Vi como, inexorablemente, nos encaminábamos hacia una gigantesca fuente de carne en salsa, que en ese momento entraba en el salón, portada por cuatro camareros. Perdí de vista la bandeja. Sonaron cristales, gritos, insultos… Por el rabillo del ojo vi llegar al aparador con frac que era el maître. No lo dudé ni un instante. Aproveché que la mitad de los invitados estaba en el suelo, haciendo break dance y patinaje artístico, y me escabullí de la forma más sigilosa y rápida posible. Afortunadamente, no había perdido la máscara. No paré hasta que encontré los aseos y me escondí en uno de los reservados. Allí, logré recuperar la respiración y reordenar mi estratégico plan, ahora ligeramente descompuesto gracias a la nonagenaria Ginger Rogers.

Estaba empezando a pensar que este trabajo se me estaba yendo de las manos, cuando la suerte se dignó a sonreírme. Dos personas entraron en el cuarto de baño con una conversación frenética.

—Búscame a ese engendro del demonio y sírvemelo al punto y sin guarnición —masculló entre dientes el hambriento visitante. Por lo visto el castillo también ocultaba incidentes paranormales.

—Enseguida pongo a los hombres en su búsqueda, Jefe. —¿Jefe? ¿El destino me regalaba a mi víctima en bandeja? Bueno, dada mi habilidad con ella, mejor que sea en una cesta con asas.

—Hazlo con total discreción. No quiero que el conde nos despelleje vivos, aunque después del numerito de ese inútil vestido de camarero, miedo me da el finiquito. —Seguía masticando cada palabra que decía. Por lo visto no le gustó mi coreografía.

—Sin problemas, Jefe. Nadie se dará cuenta ni de que existimos.

Dicho esto, el sonido de la puerta indicó que el subalterno se había marchado del aseo. Era mi oportunidad de terminar el trabajo y largarme de aquel maldito castillo. Busqué en mi fajín interior, mi mochila encubierta, el “Shemicida del Silencio”. Así lo llamaba yo. Era ideal para acallar sujetos deseosos de despedirse del trajín diario. Abrí la puerta del reservado muy lentamente, enrollé cada extremo del cable en una mano y salí dispuesto a culminar mi trabajo.

El destino era un cachondo. Delante de mí, mirándose al espejo con cara de bulldog amargado estaba el armario-ropero. Contemplaba mi reflejo con ojos desorbitados. Solo tenía dos opciones: terminar lo que había empezado o desaparecer como si fuera Houdini. Como lo segundo no lo había practicado convenientemente, me decidí por atacarle.

Sin esperar a que reaccionara me encaramé a su espalda y le pasé el cable por el cuello. Aquel tío tenía más pescuezo que un buey de Aquitania. A duras penas podría cruzar el hilo para estrangularlo. El gigantón se irguió y empezó a sacudirse como un chucho mojado. De nuevo inicié un estrambótico baile con pareja singular. El armatoste quiso enseñarme todos los rincones de los servicios, sobre todo las paredes. Tengo suerte de ser canijo, liviano y moverme con rapidez. De esa forma, pude librarme de terminar empotrado en los azulejos cada vez que los embestía con su espalda. Parecía la coleta de Beyoncé.

Poco a poco, con esfuerzo y perseverancia, conseguí que el cable rodeara todo su cuello, pero ni por esas. La próxima vez me busco un lazo de cáñamo de dos metros. No sé si por efecto de mi mortífera arma o porque le estaba faltando el resuello por el bailoteo, el titán parecía decaer en sus embestidas. En la única oportunidad que tuve, apoyé mis pies sobre uno de los lavabos y lo lancé contra el váter que estaba enfrente. La maniobra resultó y terminamos entrando en él. Bueno, sería más correcto decir que él terminó con la cabeza dentro del váter y yo encima pateándolo para que no se levantara. Aproveché y pulsé la cisterna varias veces. Si no moría estrangulado lo haría ahogado. Al fin, dejó de agitarse. Lo asfixió el agua o algo que había ya en el inodoro. A duras penas tuve tiempo de descansar. Cuando acababa de guardar el cable de nuevo en su habitáculo secreto escuché una voz a mis espaldas.

—¡Uy! ¿Qué le ha pasado al maître? ¿Está indispuesto?

Me giré y por poco me dio un infarto. Detrás de mí estaba Batman. Su aspecto enclenque y penoso me hizo suspirar y recordar que estaba en una fiesta de disfraces. Al final la fortuna no era tan cabrona conmigo. El superhéroe de imitación china tenía mis mismas hechuras. No perderé el tiempo contando como lo noqueé, en realidad, tan solo hizo falta un puñetazo, pero ya tenía un nuevo disfraz. Mirándome en el espejo no pude desdeñar que me quedaba muchísimo mejor que al tipo que yacía en el suelo.

Cuando llegué de nuevo al salón, no había indicios de mi maravilloso espectáculo vodevil. Tendría que contactar con este servicio de limpieza para mis fiestas veraniegas. La gente seguía bailando, bebiendo y comiendo. Como dijo aquel ilustre emperador: «Mientras haya viandas no habrá malas propagandas». ¿O quizás fue un político? En fin, el escenario estaba dispuesto para que Batman hiciera su triunfal entrada.

Por ventura, nadie se fijó en mí y pude otear el ambiente en busca de mi objetivo. Como dije antes, en este condado se alimentaban bien. Era más difícil encontrar a un canijo que a un camarero con la bandeja llena. Evidentemente, los evité como a la lepra. Ya había tenido suficiente amistad con el servicio por una noche. Me acerqué al primer gordinflón que tenía cerca, disfrazado de papagayo, e improvisé un santo y seña rimado. Sutilmente, le susurré al oído:

Cuando el sol despierta,
el pájaro se inquieta.
Es el momento de volar,
para pareja encontrar.

El interpelado se giró sorpresivo y me dijo con retintín:

—¡Oyoyoyyy! Pues con esas hechuras no vas a encontrar ni a una golondrina ebria, precioso.

Dudaba que esa fuera la respuesta correcta, pero, ante su sinuoso contoneo, decidí hacer una huida elegante. Dejé al guacamayo saludando con una mano y me dispuse a seguir buscando.

Ante mí apareció un gorila. Se golpeaba el pecho como si estuviera en una película de Tarzán.

—Yo serrr monada —me dijo, imitando a un indio sioux con acento teutón. ¿Estaría dándome la contraseña?

—Si quieres, te invito a una limonada —le rimé de forma cantarina.

El tipo se separó dos pasos y me miró de arriba abajo y de abajo arriba. Con la cabeza metida en aquel grandísimo melón simiesco, no sabía si se estaba riendo, llorando o le estaba dando un ataque epiléptico. Estaba claro que lo mío no era la poesía.

Después de varias tentativas más sin ningún éxito. Me propuse hacer uso de mi portentosa psicología detectivesca. Busqué al más rollizo de los comensales. Era un arquetipo muy socorrido, pero suele ser el modelo más fidedigno de jefe. Lo divisé sin dificultad a lo lejos, evidente, y… ¿no podía ser tan simple? Iba vestido del policía que siempre persigue a Charlot. Otra cosa no, pero original, tampoco. Estaba bailando sin gusto y con varias chicas orbitando a su alrededor. Estaba claro que no aceptaría de buen grado que me interpusiera como satélite. Después de pensarlo, se me ocurrió hacer uso de mi disfraz. Me envalentoné y me acerqué simulando algo de embriaguez.

—¡Hostia puta! ¿Pero qué haces tú aquí, pingu? —Para los neófitos en temas superheróicos, el pingüino es uno de los enemigos más antiguos e irritantes de Batman.

La bola vestida de uniforme no pareció entender el chiste y su cara mostraba todo menos amabilidad.

—¿Qué estás diciendo, imbécil? —En esa fiesta, mi persona no había sentido aprecio en ningún momento—. Voy de policía, no de pingüino. —Intenté redirigir la broma para ver si conseguía llevarlo a mi terreno.

—Jajaja Ya lo sé, hombre. Era una broma entre colegas. ¡Ya sabes! —Le guiñé un ojo. Luego me di cuenta que llevaba máscara—. El Pingüino, el enemigo de Batman. Tú… yo… unas birras. Revivir aventuras…

—¿Tú… Batman? Más bien pareces un murciélago borracho con capa. —Su carcajada y el comparativo hirió mis sentimientos, pero lo que más me enervó fue el tonito y su dedo señalándome. Me estaba cabreando bastante su actitud de superioridad y eso me dio otra idea.

—¡Qué gracioso! Pues tú pareces… el hermano gordo de Pavarotti, pero después de haberse comido tres vacas. —Dio resultado. Escupió el champán que había intentado beber y miró a las chicas que, a su vez, lo observaban atónitas. No lo hice dudar. Le saqué la lengua y empecé a correr.

Aquello era demasiado cómico. El policía de películas mudas persiguiendo a un Batman escuálido y paticorto. La gente, por supuesto, se apartó y nos dejó el camino libre para la persecución. Los cabrones de la orquesta no perdieron la ocasión y empezaron a interpretar Yakety Sax. Tenía que llevármelo a algún sitio discreto dónde cargármelo. El problema iba a ser conseguir que me siguiera persiguiendo sin que antes reventara por falta de oxígeno.

Seguía corriendo, pero, de vez en cuando, me volvía y le hacía algún gesto ordinario con mis manos. Entonces, el poli reanudaba la persecución rebotando por los pasillos como una bola de pinball. En algún momento, incluso, cuando parecía que iba a abandonar definitivamente la caza, le mostré mis posaderas. Aquello me estaba divirtiendo una barbaridad.

Batman corriendo, figura de Lego.
Imagen de gregstepien75 en Pixabay

Como suele pasar en estos casos, la comicidad se me fue de las manos y no me di cuenta que estaba saliendo a los jardines del castillo. Allí me esperaban un Thor, con un martillo de goma flácida; un Ironman, con el faro de una bicicleta pegado en el pecho; un Spiderman, que sería imposible de aguantar con telas de arañas, aunque fueran de acero; y otro con un abrigo marrón, una pasada negra en la frente y un palo de fregona en las manos. ¿De qué coño iba disfrazado este tío? Estaba claro que en el condado eran unos frikis del copón, pero los disfraces los traían los chinos.

—¡Aquí no queremos gentuza de la D.C.! —me soltó el tío de la fregona. ¿Decé? ¿Se refería al grupo de rock? ¿O sería el acrónimo de Dementes y Criminales?

—¡Vamos a convertirte en ratita pisada, murciélago canijo! —me gritó el tío con complejo de bicicleta.

—¡Te voy a abrir la cabeza! —dijo de forma original el nota del martillo.

El falso spiderman no dijo nada, creo que se estaba asfixiando dentro del traje de lycra cuatro tallas más pequeño que su oronda barriga.

Los cuatro intentaban rodearme para algún juego que no me estaba empezando a gustar. En esas, llegó el pingüino al jardín. Farfullaba y tenía la cara más roja que la capa de Superman. ¡Leche! ¿Me estaría volviendo friki yo también?

Todos se le quedaron mirando y se olvidaron de mí. Empezaron a llegar más invitados de la fiesta que habían sido atraídos por mi espectacular actuación. Al fin, uno de ellos, exclamó gritando:

—¡Le está dando un infarto!

Acto seguido, el pingüino puso los ojos en blanco, rodó por el suelo, como una peonza, y terminó cayendo muerto. Bueno, no era precisamente el plan que había urdido, pero me venía de maravillas. Objetivo eliminado. Trabajo limpio, discreto y efectivo.

Unos gritaban pidiendo un médico, otros una ambulancia, alguno al doctor Estaño. ¿Qué extraño? Y la gente del servicio gritaba ¡¡¡El condeeee!!! Lo estarían reclamando para que decidiera a quién había que llamar. No me apetecía nada encontrarme con él, así que, decidí que era el momento idóneo para que Batman desapareciera de la escena. Además, necesitaba quitarme ya la lycra y la máscara. Me estaban dando unas ganas tremendas de liarme a ostias con el que se cruzara en mi camino.

Al día siguiente, decidí tomarme la jubilación por anticipado y darme unas maravillosas vacaciones en alguna isla paradisíaca del Caribe. De esas que están más perdidas que una cacerola en el IKEA. Lo habría hecho de sumo gusto de forma voluntaria, pero las noticias que venían en el periódico del condado me impelieron a adelantar los trámites.

La Gaceta del Condado
EL CONDADO SE VISTE DE LUTO POR LA TREMENDA PÉRDIDA
Durante la tradicional Fiesta de Máscaras, que se celebra todos los años en el castillo de Zima, ocurrió un desgraciado accidente. El conde Leznable III, el presuntuoso, falleció de un ataque al corazón. El señor del castillo fue incapaz de soportar la extensa carrera a la que le retó un tipo disfrazado de Batman, que se empeñaba en llamarlo pingüino. En la foto se le ve rodeado de superhéroes. El jefe de la Policía del Condado, German Teca, manifestó a este medio: «A mí no me engañan. Esto es una sucia maniobra de la mafia local para evitar que los empapele. Esta semana tendrán noticias muy jugosas». Les tendremos informados.

NOTA.- Palabras inventadas para el reto:
cuchelos, sarcolopendras, filardelo, camandreos, shemicida


Relato publicado en el Reto Literario «Reto de Lubra: Baile de Máscaras» de Jessica Galera (@Jess_YK82)

Datos del Reto:
Infíltrate en el castillo de Zima, durante la Fiesta de Máscaras, para cumplir una misión. Describe el escenario y los personajes y explica tu objetivo.

Condiciones:
# Alguien cree que eres un sirviente de la mansión. Quizás puedas aprovechar eso o quizás te traiga algún quebradero de cabeza.
# Te ves obligado(a) a recitar un poema: 4 líneas con rima.
La Máscara Negra:
# Durante la fiesta, deberás caerte de forma ridícula.

# Haz aparecer cinco palabras que no existan, inventadas por ti.

Con Paciencia No Hay Arrebato

Imagen que muestra la carta y el dado propuesto para el reto.
En el dado aparece una mano y en la fotografía, una señora de pelo blanco que dormita sentada en una silla junto a una mesita con una tetera y una taza. De su cabeza sale algo parecido a un árbol y en cada rama unos cartelitos.
Carta y dado para el reto. Imágen de Lídia.

La abuela Maia tenía el don de la sabiduría y de la paciencia. Cuando la veías dormitar, podías imaginar sus pensamientos germinando y creciendo como las ramas de un árbol. Tenía un truco infalible para calmarnos. Cada vez que nos enfadábamos y la cólera nos hacía perder los estribos, nos ponía en la mano un fósforo, nos miraba, con esos ojos llenos de dulzura e indulgencia, y nos susurraba: «La próxima vez que la ira quiera controlarte, enciende la cerilla, espera y mira cómo se consume». No fallaba, al terminar, ya no nos acordábamos de por qué nos habíamos enfadado.

Maia es diminutivo de Maya. Procede del griego y tiene el significado de «madrina, nodriza, ama».

Microrrelato para el Reto Literario «Escribir Jugando«
de Lídia Castro (@lidiacastro79)
Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer la imagen del dado: mano/manos
Reto opcional: Que aparezca la palabra: Cerilla.

Mucho Más Que Uno

Imagen metafórica de una pareja. Usando la técnica del "modern art", un hombre y una mujer, desnudos, de cintura para arriba, se encaran.
De sus cabezas salen algo parecido a ramas y mariposas.
Todo con colores muy fuertes.
Muy impactante.

Nos amamos y nos odiamos. Nos buscamos y nos perdemos. Nos estorbamos cuando estamos cerca y nos echamos de menos al alejarnos. Nunca entenderemos que este juego que nos traemos entre manos se llama AMOR. Nunca podremos estar solos, porque somos muchas vidas dentro de nuestra propia y única existencia.

Audio propuesto para la inspiración del reto.
Hugh Laurie – Unchain My Heart (YouTube)

Microrrelato publicado en el Reto «Emociones en 50 Palabras«
de Sadire Lleire (@SLleire)

Este reto consiste en escribir, cada mes, un microrrelato o poesía inspirado en la imagen o el sonido propuesto, pero con tan solo 50 palabras.

A Través del Cristal

Fotografía de una preciosa puesta de sol en la playa de La Victoria, Cádiz.
A la izquierda de la foto se puede ver parte de la escalinata de bajada a la playa y a la derecha el sol ocultándose entre las nueves y el horizonte.
Puesta de sol en la playa de La Victoria (Cádiz). Fotografía propia.

Nuestra vida es efímera y, quizás, por eso queramos inmortalizar escenas para el recuerdo. Contemplando una de las puestas de sol más bonitas del mundo, fui testigo de ese gran error. La sensación de que el pasillo entre la vida y la muerte se estrecha y te asfixia, hasta que la tenue luz de la luna te aleja de la oscuridad, no se puede disfrutar a través de la pantalla del móvil que tienes entre tus manos. No entiendo cómo pueden privarse de sentir este maravilloso espectáculo.

Fotografía de una puesta de sol en la playa de "La Caleta", Cádiz.
El sol se oculta entre las nubes, que tapan la parte superior de la fotografía, y el mar, dónde se balancean varias barcas.
A los lados, el Castillo de San Sebastián, a la izquierda, y el de Santa Catalina, a la derecha.
Puesta de sol en la playa de La Caleta (Cádiz). Fotografía propia.

Microrrelato publicado en el Reto «5 Líneas» de Adella Brac (@adellabrac)

Este reto consiste en escribir, cada mes, un microrrelato en 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas: (Manos, entiendo y pasillo.)

MicroTuit #04

Imagen de Ntnvnc (pixabay)

Teníamos que evolucionar y solo había un procedimiento. Cuando la envoltura carnal fuera eliminada, nuestra real naturaleza saldría a la luz y dominaríamos la Tierra. Teníamos que renacer. Habíamos estado esperando demasiado tiempo. ¡El momento había llegado! [Fuente]

Escribe un microrrelato en un solo tuit inspirado en la imagen.
Propuesto por Fernando Llordén (@escritorllorden)

VadeReto (Febrero 2020)

Logo del VadeReto correspondiente al mes en curso.
Las letras de "Va de Retro", bañadas en oro, se sitúan sobre un libro abierto de color amarillo, con páginas vacías. La segunda "r" de Retro simula caerse para dejar el verdadero nombre del reto.
El libro reposa sobre un marco circular plateado, con relieves de laureles triunfales.
En la parte de abajo, dentro de un rectángulo gris, y en color rojo, aparece el mes y el año, de forma abreviada..

Buenos días/tardes/noches sean…

Febrero es el mes del Carnaval, los disfraces, las fiestas locas y desenfrenadas… Días de desenfreno y descontrol… Se pone uno alegrito, para disfrutar sin tapujos ni cortapisas de la fiesta, sin pensar en cómo podrá terminar la juerga.

El VadeReto de este mes empezará tras una de estas noches desaforada con un final inesperado…

Imagen base para la composición de Pexels (Pixabay)

El protagonista de vuestra historia se despierta y se da cuenta que está en un lugar oscuro, desconocido y, aparentemente, encerrado. Muchas preguntas le explotan en el cerebro sin compasión:

¿Dónde está? ¿Cómo ha llegado allí? ¿Quién lo ha encerrado? ¿Por qué? …

Cread vuestra historia de forma que deis respuestas a todos las preguntas o solo a las que creáis oportunas. Tenéis plena libertad de creación: personaje, género, ambientación…

Como siempre, os propongo un mínimo de 100 palabras, pero la extensión es toda vuestra.

Dadle rienda suelta a vuestro intelecto para esclarecer la oscuridad que se cierne sobre nuestro personaje.

P.D. Segundo reto para poder participar en el sorteo del primer cuatrimestre del 2020. La lista de libros disponibles la podéis consultar en el siguiente enlace:

Sorteo VadeReto

Mi Relato para el VadeReto:

ABOCADO A LA MUERTE

Unos golpes estridentes me sacaron del sueño. La oscuridad era tan espesa que me aplastaba. Intenté levantar mis brazos, pero toparon con una superficie dura, rugosa y cerrada. Tampoco podía moverlos hacia los laterales. El lugar en dónde me encontraba era solo un poco más ancho que yo. Mis piernas tampoco disponían de espacio para moverse y el hormigueo las resucitaba lentamente, con dolor. Al reposar los brazos de nuevo, noté debajo de mí la humedad de la tierra. No obstante, la realidad me implosionó el cerebro. Estaba encerrado en una caja, ¿acaso un ataúd? ¿Ese era mi destino? ¿Ser enterrado vivo?

Continúa aquí: Mi cuerpo se empezó a…