Va de Reto (Noviembre 2019)

En primer lugar, tengo que agradecer y felicitar a todos los que han participado en el primer VadeReto. Cuando se empieza un nuevo proyecto son muchas las incertidumbres y, sobre todo, la duda de si tendrá o no sentido su existencia. En este caso, no puedo estar más contento. Primero, por el número de participaciones y, segundo, por la calidad de los relatos presentados. Mis más sinceras felicitaciones a todos.

El segundo lugar, quiero agradecer a todos los que de una forma u otra habéis apoyado esta iniciativa y la habéis promocionado. En un proyecto como este, donde se invita a la participación de los demás, es esencial darse a conocer. Sois muchos los que me habéis mencionado en la Redes. Un millón de gracias.

En tercer lugar, antes de atacar definitivamente el reto de este mes, quiero daros una noticia que espero os guste. Dije el mes pasado, que este Reto sería un juego y no un concurso. Es decir, todos los participantes lo harían por amor a la literatura, por jugar con las letras, y no por la consecución de un premio. Por un lado, ni me apetece, ni me veo capacitado, para decidir cuál relato es mejor o más válido que otro. Por otro, no tengo libros publicados que pueda regalar o sortear. Sin embargo, después de pensarlo y hablar con otros autores. He encontrado la forma de premiar vuestra participación en VadeReto.

voy a hacer un sorteo. Este se celebrará el día 5 de enero de 2020. A él accederán todos aquellos que hayan participado en el VadeReto al menos dos veces. Desde Octubre hasta la fecha indicada. ¿Qué voy a sortear? Pues un libro editado en papel. Daré la oportunidad de elegir entre varios ejemplares de distintos autores. Además, pondré en contacto al afortunado con el autor para que éste le dedique dicho ejemplar y se lo mande directamente a su domicilio. Todos los gastos estarán cubiertos. ¿Cuáles serán los libros ofrecidos y sus autores? En esta entrada podréis ver sus portadas y sus sinopsis:

Sorteo VadeReto

Dicho esto, vayamos a la propuesta de este mes.

En primer lugar os presento el material disponible para construir vuestro relato.

Escenarios:

1.- Un jacuzzy o el spa en toda su extensión. (PublicDomainPictures, de Pixabay)
2.- Una cama o la habitación al completo. (Ferenc Keresi, de Pixabay)
3.- Un gimnasio o específicamente alguna de sus máquinas. (David Mark, de Pixabay)
4.- Una piscina de bolas o todo el chiquipark. (PublicDomainPictures, de Pixabay)

Personajes:

1.- Un delicado e inocente bebé. (Pro File, de Pixabay)
2.- Una bondadosa y entrañable anciana. (Free-Photos, de Pixabay)
3.- Una atractiva y dulce chica. (Rondell Melling, de Pixabay)
4.- Un ingenioso empollón de clase. (Doug Sumowski, de Pixabay)

Objetos:

1.- Una apetitosa manzana. (S. Hermann & F. Richter, de Pixabay)
2.- Un imprescindible y venerable libro. (DarkWorkX, de Pixabay)
3.- Un lindo y candoroso cachorro. (Ilona Krijgsman, de Pixabay)
4.- Utensilios de dibujo y pintura. (Bodobe, de Pixabay)

¿Cuál es el relato que tenéis que perpetrar?

La base de la historia es la siguiente: Acabáis de quedaros encerrados dentro del escenario. Podéis contar cómo y por qué o empezar el relato desde ahí. Pensáis que estáis solos. Sin embargo, uno de los personajes aparece escondido con vosotros en ese escenario. Pronto os dáis cuenta que es alguien mucho más terrorífico de lo que aparenta. Buscáis frenéticamente algo que os ayude a salvaros y/o salir de allí. Buscando os encontráis con uno de los objetos.

Dado el mes en el que nos encontramos, podríais englobar la historia dentro del género del terror. Sin embargo, si queréis llevarlo al cómico, al romántico o a cualquier otro, es vuestro relato. Sacadle el máximo partido.

¿Quién dijo miedo? Bueno, en este caso se supone que sí. Divertíos buscando la forma de unir todas las piezas y construir vuestra historia. Las bases son usar solo un elemento de cada bloque. Si creéis que podéis sacarle más jugo usando varios, quién soy yo para limitaros.

Como siempre y solo de manera orientativa. Podéis emplear un mínimo de 100 palabras y un máximo de 500. Sin embargo, podéis extenderos lo que os haga falta.

Vamos mis valientes, vuestra imaginación es vuestro barco y las letras el viento que os llevará hasta buen puerto. Afilad vuestras plumas y escribid esas increíbles y maravillosas historias que habitan en vuestras cabezas.

Saludos y buen provecho.

Mi Relato para el VadeReto: Un Gimnasio Interdimensional

La sala está llena de espejos y mi imagen se repite indefinidamente en todos las paredes. No puedo evitar mirarme en ellos con deleite y autocomplacencia. Haciendo posturitas típicas de musculitos de gimnasio. Mostrando bíceps, tríceps, abdominales,…
Y subiendo y bajando pectorales creyendo que eso vuelve locas a las mujeres, cuando en realidad, resulta un gesto cómico. Llevo cerca de dos horas ejercitándome y no siento fatiga ni cansancio…

Continúa aquí:
https://jascnet.wordpress.com/2019/11/09/un-gimnasio-interdimensional/

41 pensamientos en “Va de Reto (Noviembre 2019)

  1. Pingback: AL ACECHO – Viviendo Entre Dos Mundos

  2. Hola a todos.
    Aquí os dejo mi participación en el Va de Reto de este mes. No he podido cumplir con la cantidad de palabras sugeridas, por eso os enlazo a mi blog, donde he publicado la historia.
    Gracias por la oportunidad y ya contaréis qué os parece.

    AL ACECHO

    Apretó los dientes con fuerza. El sudor le empapaba la frente, el pecho y la espalda. Gotas de sudor corrían salpicando el suelo. Parpadeó para evitar que le atacase aquel ardor furibundo cada vez que una gota de sudor le entraba en los ojos.

    Ladeó la cabeza al percatarse de aquellos zapatos que se habían detenido tan cerca de su cara. Le parecía haberlos visto en algún otro lado, pero no podía recordar dónde. Bajó en una última flexión cuando se quedó a oscuras. El golpe seco de una puerta al cerrarse con estrépito se escuchó reverberar en la sala de pesas. Intentó levantar la cabeza cuando sintió un dolor recorriéndole desde los dedos hasta el centro de la espalda. Se dejó caer boca abajo contra el suelo gritando de agonía. El crujido de huesos rompiéndose tras el eco de aquellas mancuernas al rebotar contra el suelo se mezclaba con unos chillidos aterradores que provenían de lo más profundo de su garganta.

    El resto lo podéis leer en el siguiente enlace:

    https://viviendoentredosmundos.wordpress.com/2019/11/09/al-acecho/

    Le gusta a 2 personas

  3. Pingback: Cacahuete – Grimmebulin

  4. Hola. Me he pasado un poco en la longitud. Pero os dejo aquí mi participación:

    Nada más despertar, noté que algo no iba bien. ¿Por qué me dolía todo el cuerpo y me notaba como hundido en algo extraño? ¿Qué demonios le había pasado a mi cama?

    Abrí y cerré los ojos varias veces, aquello no tenía ninguna explicación, estaba en una piscina de bolas. ¿Una piscina de bolas? No recordaba haber ido a ningún sitio semejante, la noche anterior no había bebido alcohol,ni había consumido drogas. Más aún me había ido a dormir pronto.

    Aquello pues debía ser un sueño, intenté despertarme, pero no pude. pues decidí salir de aquella piscina, las bolas me generaban una sensación incómoda, pero me percaté pronto de algo, no había ninguna puerta, no parecía que hubiera nin guna forma de salir.

    ¿Qué era aquello? ¿El comienzo de una novela de Stephen King?

    El resto lo podéis leer aquí:
    https://www.wattpad.com/805702216-la-piscina-de-la-locura

    Le gusta a 2 personas

    • Hola, Mario.
      Aunque te he comentado en Wattpad, también te lo hago por aquí.
      Maravillosa la forma en que has usado los tres elementos para crear tu historia. Además, la piscina de bolas no era fácil de encajarla en un relato de terror. Sin embargo, lo has hecho de forma genial.
      Has creado un clima asfixiante y terrorífico y el toque final es muy ingenioso.
      Además, has hecho un guiño al nombre del reto. 😉👌🏼
      Enhorabuena y muchísimas gracias por tu participación. Espero verte por aquí a menudo y disfrutar de tus relatos. 😊👍🏼
      Un abrazo

      Me gusta

  5. Pingback: Cumpleaños al pasado | El Blog de Lídia

    • Madre mía, ¡¡¡qué regalazo!!! 😱😱😱
      ¡¡¡Pero qué imaginación tienes!!! 😍😍😍
      Qué manera más creativa, divertida e ingeniosa de usar los tres condicionantes.
      Además, me encantan tus finales. Siempre les das un giro especial con sorpresa.
      La próxima vez que me meta en un jacuzzi, 😳😏, me acordaré de esta historia.
      Para todos los que lleguéis aquí no puedo dejar de recomendaros los micros de Auxi recreados en vídeo:
      https://www.youtube.com/channel/UCmyUe8usDIbXT7o65deA4hg
      Os encantarán.
      😉👌🏼
      Muchísimas gracias, Auxi, por participar y regalarnos esta maravilla.
      Te espero en el siguiente.
      😉😘

      Me gusta

  6. ¡Hola, familia! ¡Kahitano del sú!

    Aquí dejo mi participación (parte) en el reto de este mes y, si os llama la atención y queréis leerla completa, quedáis invitados a mi rinconcín:

                                                           LAS PAREDES DE ANTES
    

    Entro a la habitación, aflojándome la corbata de camino hacia la cama. Por suerte la penumbra hará que mi color azul asfixia pase inadvertido. Bueno, qué más da, si estoy solo. Es ya bastante tarde y el ambiente en Cuky’s es bastante tranquilo, como es habitual aquí. Por eso es mi hotel favorito. Activo el hilo musical con el mando a distancia y una relajante melodía chill—out suena desde alguna parte, envolviendo la sala, en la que ya percibo el olor a incienso.

    Visito Cuky’s cada vez que los negocios me traen hasta Caitan City. Lo cierto es que adoro esta ciudad, que destila gracia y simpatía por sus calles y sus gentes.

    Me sirvo un agua brava de la pequeña nevera que hay frente a la cama y me acerco a la ventana con la intención de deleitarme en la embaucadora vista nocturna de la ciudad. Después de un día de estresante trabajo no hay nada que me relaje más. Es la primera vez que me hospedo en esta habitación y desde aquí el panorama no tiene desperdicio.

    La tenue luz de las farolas se proyecta sobre el asfalto y en el horizonte, los tejados recortados contra la creciente noche, conforman un entorno idílico. En pleno invierno, la actividad en las calles es escasa, sobre todo a las diez y media de la noche. Solo atisbo la figura de una mujer que permanece inmóvil en la acera, con la mirada clavada en mi ventana. Debe de rondar los ciento veinte años, bastante más que su permanente. Lleva el cabello a la altura de los hombros y sus gafas hacen que sus ojos parezcan mucho más grandes de lo que en realidad son. ¿Por qué está ahí con el frío que hace, mirando fijamente a mi ventana? ¿Espera a alguien? Probablemente.

    Podéis leerlo completo aquí: https://jessi-ga.wixsite.com/fantepika/post/las-paredes-de-antes

    Le gusta a 4 personas

    • Bueno, que puedo yo decirte, Jess, que no te haya dicho ya.
      (Además de lo que te he comentado en tu blog 😉)
      Parece imposible que me sorprendas, a estas alturas, con tu imaginación y creatividad. Sin embargo, abandonando momentáneamente tu increíble fantasía épica, nos regalas este maravilloso relato de terror dónde has integrado tan genialmente los tres objetos que condicionaban la historia.
      Cómo tú sueles decirnos, NECESITO una novela de terror escrita por ti. Por favor, haznos este regalazo. 🙏🏼🙏🏼🙏🏼
      Ya sabes que para mí es un grandísimo placer contar contigo en #VadeReto. Tú eres muy culpable de que exista y me ayudaste a crearlo. 😍🥺
      Gracias por participar. Gracias por escribir. Gracias por tanto.
      😉👍🏼👌🏼
      😘😘😘

      Le gusta a 2 personas

    • Juer, hermana, suscribo lo que ha dicho Jose, novela de terror ¿para cuándo? Ais es que yo no puedo con estos relatos que no se hacen libros. Propongo un reto anual de 200 páginas jejeje, total, para Jessica sería un suspirín y para nosotros un librazo que leer jejejeje. Ahí lo dejo… 😛 😛 😛 ¡Fabuloso como siempre!

      Le gusta a 1 persona

      • Arsa y toma, palillos de goma. Diana se ha quedao corta. ¡¡¡200 páginas!!! 😄 😄 😄
        Pues ya sabes, hermana, tenemos que usar la táctica JK. Darle mucho la vara hasta que la escriba. 😜

        Me gusta

    • ¡Lehna! Cuánto me alegro de que el relato te haya ayudado con ese ánimo si no andaba muy allá. De eso se trata, de generar sentimientos y en caso de que uno esté un poco así, que las letras sean capaces de sacarte una sonrisilla. ‘Muchas gracias, preciosa. Un lujo encontrarte en una iniciativa tan bonita y divertida como esta. ¡MUACK!

      Le gusta a 2 personas

    • Cuánta razón tienes, Lehna. Leer a Jess te transporta a mundos mágicos dónde puedes evadirte de los problemas y vivir otras vidas.
      Para mí es maravilloso haber atravesado esta puerta donde poder crear historias que contagien emociones. Sin embargo, no dudes que tú también formas parte ya de esta familia.
      Cuándo estés baja de ánimo, llámanos, que intercambiaremos unas risas y buenas historias. 😉👌🏼👍🏼😘

      Le gusta a 1 persona

  7. Hooolaaa!
    Aquí mi aportación al interesante reto de este mes:

    Me despierto y me encuentro maniatado.
    Recuerdo…
    La chica del bar, la conocí hará unas horas… ¿Qué hora es?… En fin: era tan linda, que parecía una creación de William-Adolphe Bouguereau… Sencilla, de rostro bondadoso, de sonrisa humilde y pícara a la vez, como la protagonista de un cuadro costumbrista… ¿Pero qué hago maniatado?
    …Un ruido… debajo de la cama: mi peor pesadilla desde que tengo uso de razón.
    CRIIII… CRIIIIC… CRIII…
    Es horrible, como un insecto gigante que quisiera salir de su madriguera para martirizarme; aunque ya lo hace. Tengo la piel erizada y me pica la nuca y el cuero cabelludo. ¡Dios, cómo quisiera desatarme para darme paz!
    De pronto asoma la cabeza de alguien desde debajo de la cama: es ella. Por un momento me he asustado imaginando… ¿Pero qué hacía allí?, ¿se había caído?…
    Sonrío. Respiro: la dulce creación de William-Adolphe… Sus ojos, bellos como dos soles azulados, relucen de manera especial. Su boca, como dos lunas menguantes ribeteadas de halo y bellamente confeccionadas para que casen a la perfección, me sonríen enseñándome los dientes, que en la penumbra relucen… Los colmillos son demasiado largos… y no paran de crecer…

    Si os interesa seguir leyendo… podéis hacerlo en mi Blog, y si queréis, podéis comentar!

    https://noaptoparacuentista.blogspot.com/2019/11/retos-y-relatos-literarios-en-blogs.html

    Saludos a todos!!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Natalia,
      cómo te he dicho en tu blog, has creado un relato deliciosamente terrorífico.
      El terror bajo la cama nos obsesiona desde pequeños e incluso en determinadas noches adultas cuando leemos ciertas historias. 😉
      Has cogido el objeto más complicado, la manzana, y le has dado la vuelta a su mala fama por los textos bíblicos. Aquí regenera la inocencia y la belleza de la chica. 👏👏👏
      ¿Vas a continuar la historia para ver que hacen luego Adán y Eva? 😜
      ¡Ná, es broma! 😉
      Me ha encantado tu relato. Muchas gracias por tu aportación a este humilde VadeReto. Sois vosotros los que lo hacéis muy grande.
      Saludos.
      😉😊😘😘😘

      Me gusta

  8. Pues lo prometido es deuda, hermano. Es una idea loca y que creo que más de uno ha pensado también jajaja, bueno esta es mi especial visión. ¡Gracias por la oportunidad, bro!

    El ejército de las sonrisas

    Una piscina de bolas, una anciana y unos pinceles.

    Despierto como si llevara veinte años dormida y mis ojos se topan con un universo multicolor. No atisbo un pedazo de cielo que no me insulte con aquellas obleas que rasgan sus cromáticas formas al aire. Me falta oxígeno y me escurro entre una especial playa de burbujas, que me tragan y vomitan una y otra vez. Soy una sirena sin escamas, una burda copia de esa libertad que exhibe el mar. Me zambullo de nuevo y la marea me cubre, ¡qué se me traguen las aguas!, maldigo al tibio ambiente que rodea esta cala.
    Los minutos pasan y el aire sigue hinchando mis pulmones. Mis ojos se abren de nuevo y el agua, que perturbaba mis miserias, no aparece por ninguna parte. Desolada, levanto la cabeza y chapoteo en esta charca de bolas como si me hubiera caído de una bolsa de cacahuetes bañados en dulce caramelo policromado. Soplo y una esfera amarilla se aparta para darme espacio. He muerto y he caído en el paraíso de las golosinas enjauladas, en cualquier momento alguien introducirá una moneda y uno de esos chicles caerá por la ranura con una humana chiflada pegada al culo. Me temo lo peor y me chupo la piel de la mano para comprobar que de dulce no tengo nada.
    Un movimiento a mi derecha me advierte de que no estoy sola y escudriño el terremoto que agita las curiosas piedras ovaladas que se han convertido en un túmulo para las miserias de los lunes. ¿Acaso alguien vive en la misma tragedia? Observo con detenimiento el temblor, hasta que una anciana saca su huesudo cuerpo a través de una obertura similar a la mía y le da un cabezazo a una bola para quitarla del medio.
    —¿Un mal día? —le pregunto sabiendo la respuesta. Mi psique tiene una curiosa forma de mandarme al cuerno.
    La vieja sonríe y por el diente que le falta se escapa el aire. Tose, atragantándose con sus pensamientos y saca sus manos a la superficie, liberando con ellas un pincel que baña en un bote opaco del que no puedo atisbar el contenido.
    —¿Y eso para qué es? —insisto, aunque no obtengo respuesta de mi extraña compañera de ultramar.
    La anciana unta la primera bola que tiene delante y dibuja una sonrisa en ella. La miro boquiabierta y me pregunto si quiere fabricarse una cara amiga entre tanta hostilidad. Sin embargo, no suelta prenda y sumerge de nuevo el pincel en aquel mejunje marrón con el que impregna la siguiente esfera, esta vez, azul. Otra sonrisa es dibujada con trazo tembloroso, imprimiendo personalidad a cada una de las bolas con las que va topando. En apenas minutos, nos vemos rodeadas de un ejército de cabezas sonrientes a las que no puedo dejar de mirar con recelo. A pesar de todo, estoy tan acostumbrada al espejo, a pasar por el colador de la sociedad, con lo que emular una sonrisa me cuesta menos que sentirla de verdad. Sonrío a desgana para no destacar y la vieja imprime su dibujo magistral en mi rostro sin que tenga tiempo de reaccionar. Por un momento, soy una bola más de aquella piscina donde las sirenas quedan varadas para siempre.
    —¿Qué es esto? —pregunto de nuevo a la vieja mientras me toco la sustancia viscosa con la que ha trazado su obra sobre mi piel.
    —Sangre y lágrimas —me dice sin dejar de sonreír—. Ninguna felicidad es verdadera si no sacrificas lo que eres y le ganas la batalla al dolor.
    Me trago sus palabras como un plácido veneno, hundo mis manos entre las cientos de esferas que me envuelven y reprimo un grito. «Puedo con esto», me digo y lanzo pelotas de colores al aire, haciendo bailar las sonrisas por encima de mi cabeza. «¡Al diablo con todo!», me pinto una sonrisa en los labios y me sumerjo en el plácido mar de la inconsciencia, esa que me conduce a un universo de colores cuando todo lo que me rodea es tan oscuro y misterioso como la mismísima noche muerta.

    Le gusta a 2 personas

    • Wow, hermana. Me es tan difícil explicar lo que este relato me hace sentir.
      😍😍😍😍😍
      Por un lado, tu maravillosa prosa poética me enamora. Ya lo sabes. 😉
      Pero por otro, ¡hay tantos mensajes en tan pocas palabras!
      No solo hay belleza literaria, sino que hablas de la coacción social, de la capacidad de sufrimiento para llegar a la felicidad, de las falsas sonrisas, … 🤷🏻‍♂
      ¡Es un placer tan grande recibirte en este rincón!
      😜👍🏼😘😘😘😘

      Le gusta a 1 persona

  9. Bueno, pues por fin empiezo a ver la luz. Tengo tanto que leer y tantísimo que escribir.
    Voy con el reto de este mes que, como el conejo del País de las Maravillas “no llego, no llego”
    Aquí el aperitivo y luego en el enlace el plato principal, jajaja.
    … del color con que se mira

    Habíamos quedado a través de un chat de contactos. Camisa con mariposas, dijo ella que llevaría, yo una sudadera gris. Quedó en recogerme y llevarme a su casa. Dijo que la próxima cita sería donde yo dijera, pero en esta ocasión sería ella quien escogería el sitio donde iríamos. Condujo durante un buen rato tomando carreteras secundarias hasta llegar a un lugar aislado rodeado de árboles que apenas dejaban ver el precioso chalet que había tras ellos. Pasamos y a oscuras me llevó hasta una de las puertas que, como las demás, estaba cerrada. Abrió y, para mi sorpresa, un inmenso cuarto de baño iluminado por múltiples velas aromáticas, apareció ante mis ojos. Cabina de hidromasaje, jacuzzy, una camilla de masaje y hasta una sauna. Toallas mullidas y toda clase de cremas geles, champús y todo estaba a mi disposición.

    https://vitolosa.wixsite.com/website/post/del-color-con-que-se-mira
    Abraaazos

    Le gusta a 2 personas

  10. Diana, leerte siempre es una pasada. Me repito como la musa, pero es que tu prosa es preciosa. Gracias por permitirme disfrutar de tanto como bien dice Jose en tan poquitos minutos.
    virtudes, me ha gustado mucho tu relato. Si es que lo dicho, hacéis de las letras una maravilla. Gracias a ti también.

    Le gusta a 3 personas

    • ¡Gracias Lehna! Yo sigo dándole vueltas a tu sinopsis del reto de Jess, se me ha quedado clavada en el cogote y eso solo puede significar una cosa: quiero el restooooooo 😉 Pero de momento me conformo con tus preciosos relatos, eres un solete 😀

      Le gusta a 2 personas

      • Hola Diana y todos. me vuelvo a asomar y qué maravilla. Me ha gustado la historia de Vanesa, menuda forma de bautizarse, enhorabuena. karen como siempre nos siembra la semillita de la intriga. Diana, si yo soy un solete, tú eres una luna en cuarto creciente y mejor paro, que comienzo a asociaros con estrellas, constelaciones y demás astros brillantes y titilantes. Yo también quiero ver la historia de Riley y Saoirse y lo que puedo deciros hasta ahora, es que ya tienen a muchos compañeros que a saber de qué bando se pondrán. Gracias a todos, vuestros deseos me están impulsando a atreverme a soñar. Un abrazo gigante.

        Le gusta a 1 persona

  11. Venga, que no se diga que no participo.
    Aunque tendrás que perdonarme si no se entiende bien. La fiebre que hace tonterías… 😉

    Cuando abro los ojos estoy en un infierno. O algo mucho peor. Odio los gimansios, esa gente que sonríe mientras se machaca sudando la gota gorda no son de este mundo. Son extraterrestres, o demonios, o algo peor. Si al abrir los ojos agotado después de un día de estudio estoy en un local lleno de máquinas de pesas y de abdominales, espejos que reflejan hasta la más mínima imperfección es que he llegado a mi infierno particular.

    Me paseo por esa instalación infernal escuchando de fondo una música machacona que pretende que emprenda una lucha inútil contra alguna de las máquinas o que me ponga a correr en esa cinta diabólica. Pero lo sé, en el momento en que me suba a una de ellas, empezarán a funcionar mal y me dejarán atado encima sin poder hacer nada que no sea machacarme. No voy a darles ese gustazo. No voy a montarme en ninguno de esos aparatos ni voy a mover ninguna pesa. Están locos. Como mínimo no hay nadie que pueda verme en esta situación ridícula.

    No hay ninguna puerta por la que salir. Ni por la que haya podido entrar. Este averno parece creado especialmente para mí. ¿Qué debo haber hecho para que me castiguen de esta manera? ¿No dejar copiar a la pesada de Maite? ¿Olvidarme de responder a las preguntas optativas?

    El espejo, porque claro, estos sitios además están llenos de espejos, me devuelve la imagen. Un empollón de lo más típico con sus gafitas y su jersey de lana. Alguien así no debería estar en un gimnasio. Debería estar en una biblioteca.

    Empiezo a sudar más de la cuenta. Agarro el jersey con ambas manos para quitármelo y la figura reflejada en el espejo me sonrié. Pero no se lo quita. Me acerco con cautela esperando que la imagen refleje mi actividad pero en el cristal, mi otro yo me mira con sorna. Mueve los labios, pero no salen palabras de su boca. Intento leerle (¿leerme?) los labios sin entender una sola palabra. Nunca me fijé en esta habilidad. Mi otro yo cada vez hace más aspavientos, como si quisiera que lo entendiera, pero sus gestos exagerados no ayudan. Al final empieza a utilizar los gestos, señalando algo que tengo detrás. Me doy la vuelta. Y allí, en medio de los aparatos hay una mesa con fruta. No sé si estaba antes o ha aparecido ahora que él la ha creado con su dedo. Pero él señala la mesa y luego se señala a sí mismo, como si quisiera que le diera una pieza de fruta. Está chalado… no puedo atraversar un espejo. No soy Alicia.

    Y de pronto lo entiendo todo. Agarro una manzana con fuerza y la lanzo contra la luna. Mi otro yo desaparece hecho añicos que se desparraman como piedras preciosas en el suelo laminado del gimnasio y detrás hay un portal, un agujero abierto hacia lo desconocido.

    Por fin, fuera no hay otro gimnasio.

    Le gusta a 4 personas

    • Heeeeeyyyyyy, Karen, qué bien que viniste!!! 😊
      Pues sí, los gimnasios son lugares de tortura y sufrimiento, pero a veces, el cuerpo, la moda y la salud mandan. ¡¡¡Mandan llorar mucho!!! 😭😭😭
      Interesante y original el relato, peroooooooooooooo…
      ¿¡Cómo nos vas a dejar asííííííííííí!?
      Tiene que seguir contando que pasará cuando traspases ese portal. ¿Encontrarás a mi bebé transformado? ¿Llegarás a un mundo de dragones? ¿O te habrás teletransportado a Horizonte? 😂😂😂
      Gracias por participar, Karen.
      Ya sabes dónde tienes otro rincón, ahora junto a la chimenea, para venirte a leer.
      😍😘😘😘

      Me gusta

    • Uff por eso nunca piso esos sitios, llenos de peligros y espejos. Los espejos no son de fiar, siempre te devuelven la mirada 😉 ¡Interesante relato! Y casi terrorífico uhhhh, lo del agujero tras el espejo es lo que necesito yo para escapar de vez en cuando, uno al lado del curro me iría de perlas y ya, hasta me daría igual aparecer en un gimansio jijijiji

      Le gusta a 2 personas

  12. Este es el relato que me ha propuesto Vanesa (@vanesa_mayfair) para el VadeReto.
    Como, ahora mismo no puede registrarse, lo escribo yo en este comentario:

    Ya estaba todo preparado en el hotel “Eterna” para el primer sacrificio de sangre de Istar, una hermosa joven que había sido convertida a la oscuridad y que formaría parte de la antigua orden de los Vampiros.
    Los humanos se acicalaban en sus habitaciones para la cena ajenos a que en otra sala secreta ella ponía su mano en un antiquísimo libro jurando cumplir cada una de las reglas escritas desde hacía siglos.
    Entró en el salón y todos estaban sentados en sus mesas, humanos y vampiros.
    Su sonrisa iluminaba la sala al igual que su hermoso vestido escarlata.
    ¡Debía realizar su primer sacrificio!
    Se acercó aproximó a una de las personas de la sala y la invitó a acercarse. En ese momento elevó su voz diciendo:
    —¡¡¡Sangre a la Sangre!!!
    Y la oscuridad se cernió escuchándose solo gritos de terror.

    Para aquellos que piensen que Vanesa no se ha acercado a las normas del reto ni de casualidad, me ha dicho lo siguiente: «A ver, lagartijo. Eres tú el que me ha encerrado en mi habitación para que te haga el dichoso reto. Gracias a que lo he escrito, como un libro, me he librado del empollón, que eres tú. O lo publicas o te dejo con menos sangre que un sueco metío en harina».
    Y como yo soy muuuu valiente, pues aquí está publicado.

    Le gusta a 4 personas

    • El relato es precioso, maravilloso, exquisito, original, terrorífico, … Me quedo sin palabras, Vanesa. Tiene todos los elementos pedidos en el reto, y si le falta alguno, no te preocupes que se lo pongo yo. 😜
      Si diera algún premio, (que no lo doy, no te vayas a enfadar 😨, Vampira), te aseguro que sería para ti.
      La mellada de oro, la copa de Luropa, la banda de terciopelo del ejército del inframundo, … si quieres te lo busco en el chino de abajo de mi calle, que el nota tiene de tó.
      😂😂😂😂😂
      Ahora, en serio. Que todos sepan que esta es la primera vez que Vanesa escribe y la he obligado a hacerme una historia. Da igual que no se ciña a las normas del reto, es una Vampira, ella va por libre. Espero que esta publicación sirva para que se anime a escribir muchísimos más.
      😘😘😘

      Me gusta

    • ¡Me súper encanta Vanesa! Un relato digno de una vampira jejeje. ¡He pillado el guiño! Muchísimas gracias, tesoro. De vampira a vampira: “La sangre tira, la sangre llama”, ya lo entenderás jijiji. Sigue escribiendo, no pares porque yo quiero leer esa historia enterita 😉

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s