MI MUJÉ ES ROnKERA

Mi Primo Venancio, el de la tita Martirio, tiene un problema. Él es un poco rancio el muchacho. Machote él, rústico como el que más, sí vale, basto como un preservativo de esparto. Que le vamo a asé. El hombre no ha salío pa desfilá en la pasarela Cibeles. Pero es que tampoco lo pretende.

Mi Primo, como decía, se casó con una muchacha de bien, guapa ella, fina ella, muy puesta ella. Vamo una señorita de película española de los años 60. La que se lleva más tiempo en el cuarto de baño maquillándose que una Comparsa en despedirse. Pues eso, que durante el día es todo primor, dulsura, coquetería y buenas hechuras. Pero cuando toca la hora de irse a la cama … No pa eso no… Pa dormí…

Ellos se acuestan los dos a la vez pa que ninguno se quede dormío en el sofá viendo la teletonta y luego haya que llamá a los Servicios Sociales  pa llevárselo a la cama. No se acuestan ni mu temprano, ni mu tarde. Pa podé haserlo juntitos.

El pobre de mi primo Venancio tiene el sueño de vidrio, vamo que se le rompe con ná. Que se cuela en la habitación un mosquito enano y a él se le ponen en seguía los ojos como dos huevos fritos. Con la cara más espantá que la nani de la niña del exorcista.

La mujé de mi primo no, ella a los veinticinco segundos de haberse metío en el sobre ya entra en un coma postraumático que no la despierta ni la Tormenta de la Virgen de la Cueva, un  terremoto en HugoShima y dos mil Bubucelas africanas cantando a la vez Asturias Patria Querida. Vamos que la mujé se duerme a gusto y descansa a pierna suerta. Eso está bien. No es un poblema.

El poblema lo tiene mi primo. Porque su mujé es ROnKERA. Que noooo, que no le gusta la música ni el Rock&Roll ese. No. ¡Es Que Ronca! Que de su boquita de piñón dibujada como terciopelo en su dulce carita … sale la sirena del Vapó del Puerto amplificada en Dolby Sorraund entrando en el Muelle un día de Niebla.

QUE-RON-CA. Que se le produce una transformación que vaya a tomar por ichi los Hombres-Lobo de las  películas del Jolibú. QUE-RON-CA Que por el día es una dulce Caperucita Roja, ¡Pero por la Nocheeee!. Por la noche es una mezcla entre bigfoot y un yeti siberiano. QUE-RON-CA Que ella se viste como la Princesa Pocajontas pero duerme como un camionero borracho dentro de un container de paredes de hojalata. QUE-RON-CA Que el otro día se colo un mosquito en la habitación y el pobre reventó del estrés. QUE-RON-CA La semana pasá, el vecino de abajo le dijo una mañana, que hiciera el favó de apagá la campana del extractor de la cocina por las noches. Que ahora con el veranito y las ventanas abiertas se escuchaba to en el patio. Y que buscara una más sencillita. Que eso no era una campana, era la torre de la Catedral tocando a misa de doce un Domingo de Ramos. Pero como si en lugá de congregá a la gente les estuviera formando la bronca. ¡Que la mujé de mi Primo RON-CA!

Ella dice que es un problema de narí y ha ido al médico. Y éste le ha dicho que tiene dentro cuernetes y vegetaciones. ¡¡Vegetaciones!! ¡¡La Selva entera tiene ahí metía!! Pero con rinocerontes, elefantes y leones.

Y claro el pobre de Venancio, (no se si les he dicho que es mi primo), pega más saltos en la cama que uno de los componentes del Circo del Sol. Que cada vez que intenta cerrá los ojos se activa a su lao la alarma de incendios de la Central Nuclear de Masachuse … y se le tienen que habé reventao ya diez o doce neuronas. Porque el pobre duerme menos que un guardia-jurao con huelga japonesa.

¡Y por la mañana! Como se levanta ese mushasho por la mañana. Cuando se va al cuarto de baño y se mira en el espejo ve al hermano de Mick Jagger y cualquier día se mata en defensa propia. Las ojeras le llegan a las rodillas y le sirven pa meté la cartera, el monedero y los dos recambios de gafas pa leer. Sus ojos están más coloraos que un alemán en la playa La Caleta.

Y claro va bajando la escalera de su casa que es un hipopótamo del río Nilo a la hora de la siesta. Abriendo la boca se traga to los mosquitos del rellano. Por eso cuando sale y se cruza con la vieja del quinto, la muyyyy … vieja. Después de darle los buenos días se vuelve por lo bajini y comenta: “Será lacio el tío, con esa cara vinagre que tiene. Que mala hechura gasta el gachó. Sabrá llevao toa la noche de jarana y ahora en el trabajo se quedará dormío”.

Ja, en el trabajo. El pobre es guía en un Museo de Arte y como está tan cansao, cuando se lleva a un grupo de turistas le pega diez vueltas por la misma sala. Estos no saben si es que tienen los cuadros repetíos o es que los artistas andan escasos de inspiración.

El mushasho se quea dormío en toas las esquinas y mientras se acuerda de un anuncio del IKEA que dice: “compre camas separadas, para dormir como le de la gana”. Piensa: Camas separadas… Camas separadas… A casa de mi mare me voy a ir a dormí… pero la siesta, eh?
….

Anuncios